Elecciones

Los independentistas no llegan a la mitad de los votos a una semana del 27-S

La candidatura de Mas se acerca a la mayoría absoluta de escaños, pero necesitará a la CUP para gobernar

Los independentistas no llegan a la mitad de los votos a una semana del 27-S
MARIANO CALLEJA - Madrid - Actualizado: Guardado en: Elecciones

Por mucho presupuesto público que pongan en su estrategia,los independentistas siguen sin lograr superar la barrera del 50 por ciento en la estimación de voto de los catalanes. Una cifra que, para sus pretensiones secesionistas y plebiscitarias, sería básica, pero que les sigue resultando inalcanzable. Al menos en las encuestas que se conocen hasta ahora. En la última de GAD3 realizada para ABC, las dos candidaturas que defienden abiertamente la ruptura de España y la secesión de Cataluña, Junts pel Sí y la CUP, sumarían el 47,1 por ciento de los votos, aunque la ley electoral les permite obtener una mayoría absoluta de escaños en el Parlamento autonómico. Artur Mas ya ha advertido de que esa mayoría en diputados, que no en votos, le sería suficiente para iniciar su proceso de independencia.

La lista «unitaria» Junts pel Sí, que incluye a CDC y a ERC, ganaría las elecciones del 27 de septiembre con un 40,7 por ciento de los votos, y 65-67 diputados, muy cerca de la mayoría absoluta en el Parlamento catalán, que se sitúa en 68 escaños de un total de 135, según la encuesta de GAD3. Esta aparente victoria no lo es tanto si se compara con los resultados que sumaron esos dos partidos en las elecciones de 2012, y sobre todo si se calibra dentro del objetivo que se marcó Artur Mas: aglutinar todo el voto independentista para exhibir una hipotética mayoría en Cataluña.

Pues bien, lo cierto es que CDC, que en 2012 se presentó junto a Unió, y ERC sumaron en las pasadas elecciones un 44,4 por ciento de los votos, y un total de 71 diputados. El retroceso resulta evidente, aunque se les sumara ahora el 1,9 por ciento de los votos que lograría Unió, según GAD3, y que se traducirían en una horquilla de 0 a 2 diputados para esta formación. Pero además, si el objetivo de Mas era lograr una gran mayoría independentista en una sola lista, salta a la vista que no lo está consiguiendo, en la recta final de la campaña.

La encuesta de GAD3 se realizó entre el 14 y el 18 de septiembre, es decir recoge el impacto de las declaraciones de los líderes mundiales en apoyo de la unidad y fortaleza de España, y también la advertencia rotunda de la Comisión Europea, que preside Jean-Claude Juncker, sobre la salida inmediata de Cataluña de la Unión Europea si llegara a ser independiente, y la necesidad que tendría de ponerse a la cola para solicitar su entrada. La trascendencia del inédito aviso de la banca, sobre su salida de Cataluña si se consuma la secesión, no se refleja en cambio en la encuesta, al menos en toda su intensidad, ya que se produjo este mismo viernes.

Extrema izquierda

La candidatura de Junts pel Sí, que encabeza Raül Romeva y que tiene entre sus miembros a Artur Mas, necesitaría a la Candidatura de Unidad Popular (CUP), para exhibir una mayoría absoluta. Su problema es que esta formación de extrema izquierda no está por la labor de votar a favor de la investidura de Mas, que es independentista, pero no de izquierdas. Los siete o nueve diputados que lograría la CUP serán imprescindibles para las pretensiones del actual presidente de la Generalitat, aunque sus votos, el 6,4 por ciento, sigan siendo insuficientes para llegar al menos a ese 50 por ciento.

Los demás partidos, contrarios al proceso independentista que quiere impulsar Mas, sumarían el 48,4 por ciento de los votos, por delante que Junts pel Sí y la CUP. Como principal partido de la oposición en el Parlamento autonómico catalán se situaría Ciutadans, con un 14,1 por ciento de los votos y una horquilla que va de 18 a 20 diputados, más del doble que los que obtuvo en las elecciones de 2012 (nueve escaños). La progresión de la formación de Albert Rivera e Inés Arrimadas resulta llamativa, ya que en las autonómicas de 2010 logró tan solo tres diputados, con un 3,4 por ciento de los votos.

Ciudadanos, que recoge parte del antiguo electorado popular (el 13 por ciento) y algo menos del socialista (el 10 por ciento), pasa así por delante del PSC, el PP e ICV, que en estas elecciones se presenta junto a Podemos en Cataluña sí que es Pot.

Fugados a Podemos

El PSC de Miquel Iceta sería la tercera fuerza en el Parlamento autonómico, con un 11,9 por ciento de votos y entre 14 y 16 escaños. Pierde dos puntos y medio desde 2012, y hasta seis diputados. Casi uno de cada diez de sus antiguos votantes se fuga a Cataluña sí que es Pot (Podemos más ICV), y otro de ellos, a Ciudadanos.

El PP ha remontado en la campaña, según admiten en el partido y en el Gobierno, pero sigue lejos de los votos de 2012, cuando llegó a los 19 diputados, con un 13 por ciento de las papeletas. Ahora, según GAD3, lograría 12 o 13 escaños, con un 10,2 por ciento de votos.

Podemos confirma que no está en su mejor momento y que su despegue se ha frenado. Su marca catalana, Cataluña sí que es Pot, lograría un 10,3 por ciento de votos y 12 o 13 diputados, pero en 2012 ICV, que forma parte de esa candidatura, ya obtuvo un 9,9 por ciento de los votos.

Unió, el antiguo socio de CDC, podría desaparecer del Parlamento catalán, ya que la encuesta le da solo entre cero y dos diputados.

Toda la actualidad en portada

comentarios