Elecciones

Fuera de España, y de todo el mundo

El futuro que le espera a una Cataluña independiente en el ámbito internacional es de todo menos prometedor

Si Cataluña se independizara, tendría que pedir el reconocimiento de la ONU
Si Cataluña se independizara, tendría que pedir el reconocimiento de la ONU - efe

Una declaración unilateral de independencia por parte de Cataluña provocaría su salida inmediata de numerosos organismos internacionales, gran parte de ellos, ligados a Naciones Unidas o a la Unión Europea, tal y como señala un reciente informe de la Fundación Alternativas, coordinado por el catedrático de Derecho Constitucional y exsecretario de Estado para la UE, Diego López Garrido. Cataluña saldría de todos los tratados internacionales suscritos por España y tampoco estaría en citas multilaterales tan variadas como el G-20 o las Cumbres Iberoamericanas en las que están presentes Estados reconocidos. En muchos casos, las repercusiones de tipo económico serían grandes y los que más las sufrirían serían los ciudadanos catalanes. Estos son algunos de esos organismos internacionales en los que Cataluña dejaría de estar presente.

Naciones Unidas

La dificultad de ser reconocido miembro

El primer paso que tendría que dar una Cataluña independiente sería comenzar un proceso para ser reconocida internacionalmente como Estado. No bastaría con que algunos otros países le dieran su reconocimiento. Para ser admitido en la Organización de Naciones Unidas tendría que aprobarlo el Consejo de Seguridad, con los votos de nueve de sus quince miembros, entre ellos los de los cinco con derecho a veto. Es difícil pensar que Estados Unidos, Rusia, China, Francia o Reino Unido vayan a apoyar a Cataluña en contra de España, que además hasta 2017 es miembro no permanente del Consejo y también vota. También necesitaría los dos tercios de votos de la Asamblea General de la ONU.

Solicitantes como Palestina o la República Árabe Saharaui Democrática esperan desde hace décadas su reconocimiento y viven hoy como una especie de «pseudoestados». Como consecuencia de ello, Cataluña dejaría de estar en otros organismos vinculados a Naciones Unidas, como la Unesco, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial del Turismo (OMT), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) o la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Unión Europea

Un reingreso imposible

Tal y como acaba de confirmar un portavoz de la Comisión Europea, un territorio escindido de un país miembro se autoexcluiría de la Unión Europea. Tendría que ponerse a la cola de los aspirantes y cumplir todos los requisitos para ser aceptado primero como candidato y después como miembro. Su ingreso tendría que hacerse con el voto unánime de los países que forman la UE, entre ellos España, que votaría en contra. La salida de la UE supondría, entre otras cosas, que Cataluña saldría también del euro y del Banco Central Europeo, aunque siguiera utilizando esa moneda. Además, no podría tener el arancel común del que hoy se benefician sus exportaciones. También dejaría de formar parte del Convenio de Schengen de libre circulación de personas. Si quisiera volver a estar en él, tendría que solicitarlo y ser admitido por unanimidad.

OTAN

Sin el paraguas de la Alianza Atlántica

Aunque la OTAN no tiene unas normas claras sobre la escisión de un territorio de un Estado miembro, lo que sí esta claro es que para la adhesión se precisa del consenso de todos los aliados, muchos de los cuales son los socios de la Unión Europea y difícilmente se opondrían a España para favorecer a Cataluña. En cualquier caso, el territorio catalán quedaría fuera del paraguas protector de la Alianza Atlántica, en caso de agresión exterior.

Organización Mundial del Comercio

Pagarían más aranceles

Si Cataluña se desgaja de España saldría inmediatamente de la Organización Mundial del Comercio, lo que supondría que los productos catalanes tendrían que pagar elevados aranceles y serían, por tanto, mucho menos competitivos.

Banco Central Europeo

Se quedaría sin financiación del BCE

Tampoco tendría presencia en el Banco Central Europeo y, por lo tanto, no la tendría en todo el sistema del euro, la moneda única establecida por la Unión. Tampoco, como es lógico, podría estar representada en el Eurogrupo. No tendría acceso a la financiación del Banco Central Europeo, del Mecanismo Europeo de Estabilidad o del Banco Europeo de Inversiones.

Fondo Monterario Internacional

Sin programa de rescate

La Generalitat tendría que asumir la ingente tarea de construir un Estado sin un programa de rescate del FMI. Sin la ayuda de este organismo, tendría dificultades para encontrar otras fuentes de financiación. Al salir del FMI también abandonaría el Banco Mundial.

Toda la actualidad en portada

comentarios