Medios y Redes

Medios y Redes

«2010 fue el año del rearme de los enemigos de la prensa en internet»

El Comité para la Protección de los Periodistas presenta en Madrid su informe anual sobre el estado de la libertad de prensa en el mundo

Día 16/02/2011 - 10.06h
El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ en sus siglas en inglés) de Nueva York ha presentado su informe anual de ataques contra la prensa en la sede de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), en Madrid. Borja Bergareche, consultor europeo del CPJ y subdirector de ABC, ha denunciado que el número de periodistas arrestados en 2010, 145, «es el mayor desde 1996, y se debe a la tenacidad de China e Irán en detener periodistas, con 34 cada uno entre rejas».
Policias arrestan a Mohamed Abdul Quddus, reportero del Comité de Libertades Civiles y miembro del Sindicato de la Prensa, en las revueltas de Egipto

En relación a Cuba, Bergareche se ha congratulado de la reciente excarcelación del periodista Héctor Maseda, de 67 años de edad, si bien ha recordado que aún quedan tres periodistas en las cárceles cubanas. «En este sentido –ha manifestado- el pasado día 9 enviamos una carta al presidente Rodríguez Zapatero recordando su responsabilidad en la suerte de estas personas y exhortándole a que exija a las autoridades cubanas que cumplan con el compromiso adquirido con la iglesia católica y con España de liberar a todos los presos políticos».

Además, ha recordado la precaria situación económica en la que viven algunos de los disidentes cubanos exiliados en España hace ahora dos años, entre los que había dos periodistas, Alejandro González-Raga y José Gabriel Ramón Castillo: «Trinidad Jiménez, entonces secretaria de Estado para Asuntos Iberoamericanos, les transmitió un mensaje del presidente, "no os dejaremos solos"; sin embargo, las Administraciones les han ido dejando en el olvido», ha denunciado.

Encarcelados bajo acusaciones genéricas

De los 145 informadores llevados a prisión (nueve más que en 2009), la mitad trabajaba en medios digitales. La tendencia preocupante que abordan en el informe se refiere a que 72 de los periodistas encarcellados fueron recluidos bajo la acusación genérica de «atentar contra la seguridad del Estado», la «coartada» de moda en «el popular deporte de encerrar periodistas».

El informe del CPJ refleja que 44 periodistas murieron el año pasado por causa de su trabajo (consulta aquí la base de datos del CPJ), una cifra parecida a la que contabilizó este organismo en 2009 (72) si se excluye la treintena de trabajadores que cayeron en una matanza en Filipinas en diciembre de 2009.

Censura en internet

Al CPJ le salen menos profesionales fallecidos que a otros organismos (57 a Reporteros sin Fronteras) por los diferentes criterios de verificación de que la muerte es atribuible a la labor periodística del asesinado, ha aclarado Bergareche, que subrayó que el CPJ investiga todavía otros 31 casos en los que no se ha podido demostrar la conexión con la labor periodística.

Para el comité, 2010 fue «el año del rearme de los enemigos de la prensa en internet». «Los Estados están desplegando sofisticadas armas para reprimir a la prensa digital, países poderosos como China e Irán, pero también otros más pobres como Birmania o Ruanda. Está siendo habitual que estos gobiernos externalicen sus ciberataques en grupos gamberros, que atacan a periodistas a cambio de impunidad por otras fechorías cometidas en internet», ha apuntado Bergareche.

Por regiones geográficas, el CPJ destaca América Latina, que dice que ha vuelto «a niveles de censura similares a los de hace 30 años» por actuaciones de los gobiernos de Venezuela, Brasil, Ecuador y México.

En 2011, el CPJ ha registrado hasta 76 detenciones de periodistas en las revueltas en Egipto y 52 agresiones. «Nos congratulamos de que todos los periodistas han sido ya puestos en libertad, después de una represión de la prensa sin precedentes en los días de la revuelta», ha afirmado Bergareche.

En la rueda de prensa en Madrid de presentación del último informe del CPJ, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, recordó que España no es ajena a la amenaza a la libertad de expresión y ello se debe, sobre todo al País Vasco, donde recordó que hay 43 periodistas que van actualmente con escolta.

Cuatro enfoques

Joel Simon, director ejecutivo del CPJ, asegura en la introducción del informe: «La triste realidad actual es que mientras la ley internacional garantiza el derecho a la libertad de expresión, los periodistas cuentan con pocas instituciones internacionales que defiendan ese derecho. Mientras las organizaciones no gubernamentales han llenado el vacío al denunciar a quienes cometen abusos contra la libertad de prensa y alertar a la comunidad internacional, los grupos están invirtiendo una enorme cantidad de tiempo para monitorear la conducta de organizaciones gubernamentales internacionales que deberían ser sus aliadas».

«No resulta aceptable depositar toda la responsabilidad por la protección de la libertad de prensa en los relatores especiales, que a menudo se ven aislados políticamente y carecen de un financiamiento suficiente. Los líderes políticos de cada institución internacional -desde las Naciones Unidas hasta la UA, desde la OEA hasta el Consejo de Europa y la OSCE-, necesitan hablar públicamente con firmeza en defensa de la libertad de prensa y ejercer presión sobre los estados que intentan impedir que cumplan con su responsabilidad. También deben trabajar de modo agresivo para que se hagan cumplir los fallos judiciales. Los periodistas que trabajan en condiciones peligrosas se sienten aislados y abandonados por las numerosas instituciones internacionales creadas para proteger sus derechos».

Por su parte, Riz Khan, presentador de Al Jazeera, se refiere en el prólogo a la influencia de la tecnología en los periodistas y su trabajo: «Entonces, ¿qué ocurre en la era de blogs, mensajes por Twitter, medios sociales y periodismo ciudadano donde cualquiera puede ser “reportero” o movilizar apoyo para una idea? ¿Qué produce todo esto al flujo de información y quién lo controla?». «Es ésta, quizás, la mayor novedad. Para los periodistas, confunde los límites que separan los medios oficiales de los no oficiales, haciendo más difícil para las organizaciones de prensa distanciarse de lo que podría percibirse como opiniones sesgadas desde el punto de vista político. Afectó especialmente a los medios de prensa en Estados Unidos, en donde canales que tradicionalmente han sido neutrales ahora muestran más programas y personalidades que suelen dar sus puntos de vista de un modo claro y abierto. Al elevarse la temperatura del público a través de comentarios agresivos, se puede contribuir a mejorar los índices de audiencia, pero esto no necesariamente ayuda a que los periodistas realicen su labor con mayor efectividad».

Danny O´Brien, coordinador de campañas de internet del CPJ en San Francisco, alude al papel que cumple internet en los regímenes opresores: «Internet es una herramienta increíblemente poderosa para los periodistas que trabajan en regímenes represivos, pero por sí sola no puede salvar a la prensa de la censura, la vigilancia o el abuso. Quienes quieren acallar a la prensa libre están rápidamente consiguiendo los recursos y los aliados que necesitan para llevar su batalla al mundo en línea. Sin el contrapeso de un apoyo técnico y logístico para los periodistas independientes, internet hasta puede ayudar de modo exagerado a sus adversarios. Pero los defensores de la libertad de prensa pueden trabajar para mitigar el riesgo y evitar que terceros sean alistados para cometer los abusos».

Finalmente, Carlos Lauría, coordinador senior del programa de las Américas del CPJ y co-autor del informe especial del CPJ «Silencio o muerte en la prensa mexicana» elabora un análisis local sobre la censura en América Latina: «La censura en América Latina alcanzó uno de sus puntos más altos desde el proceso de democratización regional 30 años atrás, revela el análisis del CPJ. Aunque la censura no llega a los niveles alcanzados en la era de las dictaduras militares, cuando numerosos periodistas eran “desaparecidos” y las fuerzas armadas dictaban qué podía informarse, su resurgimiento es sumamente preocupante».

Las estadísticas de 2010

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Prueba los nuevos juegos web

  • Quad Cop

    En este juego flash online de habilidad, tu tarea será alimentar a los ...

  • Hitman Sniper

    Serás un violento asesino a sueldo, que debe aniquilar a Julio y a quien ...

  • Happy Jumping

    Divertido juego gratis infantil de habilidad en el que debes ayudar a un ...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.