Tres empresas europeas se han quejado a la Comisión Europea de que el buscador las penaliza porque compiten con él
Europa inició ayer formalmente la batalla contra el gigante de internet Google después de que la Comisión Europea reconociera que examina tres denuncias presentadas contra el buscador por abuso de posición dominante en el mercado. A pesar de que no se trata de la apertura de una investigación formal, según recalcó ayer el departamento del comisario de Competencia, Joaquín Almunia, todo apunta a que se ha dado comienzo a una larga guerra.
Los denunciantes son la empresa británica de compras en la Red Foundem, el buscador francés de temas jurídicos ejustice y la web de compras de Ciao, filial de Microsoft. Estas tres sociedades, que representan a otras muchas que se encuentran en la misma situación, se quejan de que el archiconocido buscador de internet las margina por ser competencia directa de él cuando los usuarios realizan búsquedas, lo que repercute directamente en su volumen de negocio y lo que constituye a su entender un abuso de posición de dominio en el mercado.
Google se defiende
La empresa, por su parte, reconoció que la Comisión Europea le ha pedido información sobre los criterios que sigue para la colocación de las referencias en su buscador, pero alega que su actuación ha sido siempre correcta.
Julia Holtz, asesora de asuntos de Competencia de la empresa, aseguró ayer que «comprendo lo importantes que son los ránking para las empresas, especialmente para las comerciales. Nosotros somos los primeros en admitir que nuestro buscador no es perfecto. Imagínese tener que ubicar 272 millones de posibles resultados para una búsqueda tan popular como iPod en pocos segundos. Es el reto de todos los días».
En el caso de la queja interpuesta por Ciao, la representante de Google explicó que los problemas han surgido tras la compra de esta empresa por parte de Microsoft, cuestión que ya es objeto de una demanda en Alemania.
Google explicó ayer que, en realidad, quien hace el ránking no es la empresa misma sino un algoritmo que hace la clasificación en función de la relevancia, por lo que añadió que no considera que tenga que ofrecer a Bruselas ningún tipo de remedio en el caso de que le sea solicitado formalmente.
El examen de las alegaciones por abuso de posición de dominio puede llevar meses en la Comisión Europea y, en caso de que se abra una investigación formal, el procedimiento podría alargarse más aún ya que en cada fase del proceso Google tendría derecho a presentar las correspondientes alegaciones. En el caso de que finalmente Bruselas decidiera que efectivamente Google está utilizando una posición de dominio en el mercado para aniquilar a sus competidores podría imponerle una multa que, a su vez, podría ser recurrida ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.
Google tiene una cuota de mercado aproximada de un 90% de la publicidad de internet en Europa, frente al 80% que posee en Estados Unidos. Este elevado volumen de negocio ha hecho que numerosos países europeos, sobre todo Italia, Francia y Alemania hayan empezado a ver a este buscador como una amenaza.
En el caso de Italia el Gobierno de Silvio Berlusconi, propietario de Mediaset, interpuso una demanda contra Google YouTube por difundir a través de este canal material de sus cadenas de televisión. Para Alemania la amenaza proviene de la digitalización de millones de libros, lo que le hace tener una enorme concentración de poder, así como de la publicación de artículos de prensa sin ningún tipo de compensación económica para los editores.
En Francia la batalla es por los derechos de autor, ya que las autoridades judiciales galas han considerado que Google los viola al escanear las obras y difundirlas en después en internet.
La idea de fondo que parece subyacer en Europa, donde el buscador americano Google es más popular que en el propio Estado Unidos, es que no se está haciendo nada para parar el crecimiento de este gigante que ya tiene en sus manos mucha de la publicidad que genera internet utilizando además las infraestructuras de telecomunicaciones del Viejo Continente, sin que nada de esto revierta en la sociedad de ninguna manera, ni siquiera a través de los impuestos ya que la empresa declara en Irlanda, donde los impuestos a las sociedades son muchos menores.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...