Actualizado Miércoles , 16-12-09 a las 20 : 05
El próximo Mundial de Fórmula 1 cuenta con un nuevo enfrentamiento en la cumbre, que se suma a los que ya se esperan entre McLaren y Ferrari o Mercedes y Red Bull. Se trata del que protagonizarán dos de las nuevas escuderías admitidas en el campeonato: Lotus y Virgin Racing.
El duelo lo encabezan sus dos propietarios, Richard Branson y Tony Fernandes. Ambos son viejos conocidos, ya que Fernandes fue director financiero del grupo Virgin. Allí conoció de primera mano las entrañas de la compañía aérea de su jefe, lo que le sirvió después para poner en marcha su propia aerolínea, Air Asia.
Acostumbrados a competir en el mercado de la aviación, los dos millonarios tienen el reto de superar a su rival en el también complicado mundo de la Fórmula 1. Fernandes fue el primero en advertirlo en la presentación de Trulli y Kovalainen como pilotos oficiales de Lotus. "Punto número uno. Tenemos que terminar el Mundial por delante de Branson. Si no, me retiro y me mato", advirtió el magnate malayo.
Sólo un día después, en la presentación de los pilotos de Virgin (Glock y Di Grassi), Branson propuso a su rival cambiar esa amenaza por una apuesta más divertida: El que quede por detrás en el campeonato se vestirá como una azafata de la otra compañía.
Falta que Fernandes dé su aprobación a esta iniciativa, que seguro servirá para que ambos equipos se apliquen en su estreno mundialista.
De momento, Branson sí que supera a su rival en otra clasificación, la de los hombres más ricos del mundo. Mientras que al británico se le estima una fortuna de 2.800 millones de dólares (unos 1.900 millones de euros), Fernandes tiene que conformarse con unos nada despreciables 234 millones de dólares (161 millones de euros).

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es