Un estudio revela cómo la actividad de los internautas influyen en la propagación de información en la Red
Los perezosos frenan los rumores en internet
Esteban Moro es también miembro del ICMAT (Instituto de Ciencias Matemáticas) del CSIC-UAM-UC3M-UCM y, junto con José Luis Iribarren, trabja en aplicaciones de las redes sociales al mundo empresarial en el Instituto de Ingeniería del Conocimiento en la Universidad Autónoma de Madrid
Actualizado Lunes, 17-08-09 a las 16:52
Las personas que se muestran muy activas en internet -son adictos a la tecnología y, por tanto, permanecen conectados en todo momento- constituyen un factor determinante en la propagación de informaciones y rumores por la Red, según un estudio realizado por Esteban Moro, investigador y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, y José Luis Iribarren, manager de marketing electrónico de IBM en Europa.
La investigación, basada en un experimento real que se ha desarrollado bajo la batuta de IBM, ha tratado de demostrar la influencia de la heterogeneidad de la actividad humana en la difusión de información, según Moro: «Hemos comprobado que la gente que responde con mucha rapidez a los e-mails tiene una influencia muy significativa en la velocidad con la que se propaga una información», ha manifestado a ABC.es.
«Esas personas que siempre responden muy rápido a los correos son los responsables de que determinados rumores o campañas se extiendan velozmente por internet», ha indicado Moro, a quien no le cabe duda después de este experimento de que este grupo de usuarios es quien permite que una campaña de marketing triunfe y se extienda como la pólvora por internet y las redes sociales.
Según ha puntualizado, a este aspecto hay que sumar lógicamente que el contenido de la campaña sea interesante, como se ha podido constatar en muchas de ellas. En este sentido, recuerda el éxito que obtuvo el popular vídeo de «Amo a Laura». Por contra, «aquellas personas más perezosas y que suelen tardar en responder a los correos electrónicos tienen mucha influencia en el fracaso de una campaña, precisamente porque ellos las van parando», ha señalado el investigador de la Carlos III.
Rumor imparableLa proactividad de algunas personas ha hecho, por ejemplo, que la empresa que vende el champán francés Veuve Clicquot se viera envuelta en una falsa promoción. Un rumor que circulaba por la red aseguraba que la empresa regalaría una botella a cualquier internauta que enviara un mensaje de correo electrónico. La compañía se ha visto obligada a desmentir el rumor en su web y pedir el cese del envío de mensajes. Cuatro años después, todavía siguen recibiendo peticiones.
Para llegar a estas conclusiones, los promotores del estudio han llevado a la práctica un experimento puesto en marcha desde IBM, que consistió en una campaña de dos meses de duración basada en el modelo clásico de la recomendación a un amigo. Así, se anunció un boletín de noticias (una newsletter) de la propia compañía para que la gente se suscribiera a través de un formulario, en el que tras ser cumplimentado se incluía la opción de recomendar esa suscripción a otra persona. A la vez se premiaba con un portátil, que conseguía tanto el que se había suscrito como el que aceptaba la invitación.
Modelo matemáticoLa campaña se hizo en once países europeos y ha servido también para constatar cómo los ciudadanos de los países mediterráneos, especialmente los de España e Italia, se muestran más receptivos a la hora de aportar sus datos personales en este tipo de formularios que los nórdicos, mucho más reacios a estos requerimientos online.
Al margen de los resultados obtenidos, que vienen a confirmar un hecho sobre el que se ha trabajado en más de una investigación, el valor añadido de este estudio, según Moro, es haber creado un modelo matemático: «con esta experiencia hemos sido capaces de predecir, con un margen de error mínimo, a cuánta gente le va a llegar la información y el tiempo en que les va a llegar».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es