S.O.S de los aparcamientos públicos de Madrid por las «multas trampa» en zonas restringidas
Acceso a la plaza de Embajadores, donde una señal advierte de que es zona restringida - isabel permuy

S.O.S de los aparcamientos públicos de Madrid por las «multas trampa» en zonas restringidas

Los seis aparcamientos que se encuentran en Áreas de Prioridad Residencial aseguran haber perdido usuarios por las multas que les llegan

Actualizado:

Son seis los aparcamientos que se encuentran en la zona de las «multas trampa» en las tres Áreas de Prioridad para Residentes (APR) del barrio de Las Cortes, Las Letras y Embajadores. Los propietarios de estos seis negocios se reunieron hace dos años con el Ayuntamiento para solicitar más señalización en este laberinto sancionador de acceso restringido, informan.

Su petición no fue escuchada y esta carencia, aseguran, afecta a la pérdida de clientela. Los parking se ubican en la plaza de Santa Ana; en la calle Primavera, 13; en Amparo, 75; en Embajadores, 35; en Fray Ceferino González, 6, y en Ribera de Curtidores, 15. Para acceder a ellos sin ser multados tienen que ir por vías que estableció en su día el Ejecutivo local, por aquel entonces al mando de Alberto Ruiz-Gallardón.

«Todas las semanas hay gente que nos llama protestando porque le ha llegado una multa. Nosotros nos preocupamos de informar al usuario de por dónde tiene que ir al salir para no ser multado. A veces cuando llegan ya lo han hecho mal. La señalización no es clara, sino justa y equivocada. Se lo hemos pedido al Ayuntamiento individualmente y colectivamente, pero nada. Tiene un claro afán recaudatorio. El problema es que se va corriendo la voz y supone una pérdida importante de clientes por miedo al barrio. Nuestros usuarios son fijos y ya están aleccionados», manifiesta Juan, el encargado del aparcamiento de la calle Amparo, en Embajadores.

«Temen entrar al barrio»

Esta misma versión sostiene un empleado del subterráneo de Primavera, 13, también en Embajadores:«Llevo siete años trabajando aquí. Antes de que pusieran las cámaras había más clientes, sobre todo familiares de residentes que venían de visita. Ya no vienen porque temen entrar al barrio por la multa que se llevan». En este aparcamiento llaman al menos una vez al mes para quejarse de haber sido sancionados.

Sin embargo, el de Santa Ana, en Las Letras, se lleva la palma. Protestan entre seis y ocho personas al día. La cámara de la calle Prado es la culpable de estas reclamaciones. Es la que más recursos genera para Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

El Ayuntamiento informó a este diario de que en el barrio de Las Letras se multa a 250 vehículos diarios de media. AEA registró 987 sanciones de sus asociados procedentes de las tres áreas en los últimos cuatro meses de 2013, informó su presidente, Mario Arnaldo.

La oposición exige una mejora

«Hemos denunciado en anteriores ocasiones las deficiencias que presenta el sistema de control de los accesos a las APR y la falta de coordinación con los accesos a los aparcamientos en estas zonas. La señalización de las áreas no es clara y no se indica con suficiente antelación, mediante marcas viales por ejemplo, el camino que deben seguir los vehículos no autorizados. Tampoco se avisa de la disponibilidad de plazas en los aparcamientos públicos. Sería necesario proceder a revisar todo el sistema, desde la señalización hasta la información al ciudadano para garantizar la seguridad jurídica y evitar las numerosas sanciones impuestas de forma injustificada», opina Jaime Lissavetzky, portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento.

Su homólogo en UPyD, David Ortega, le secunda: «Nosotros estamos a favor de las Áreas de Prioridad Residencial, pero otro aspecto es cómo se accede y cómo se señalizan esas Áreas. Y aquí hay mucho que mejorar en la señalización, como deja claro el reportaje de ABC del lunes. El ciudadano tiene que estar más informado de estos límites a la circulación; de lo contrario es legítimo que se plantee si ha sido víctima del afán recaudatorio del Ayuntamiento». «La confusión viene bien. 250 sanciones al día es una barbaridad. Si quiere cortarlo, ponga un guardia que informe. No es que sean muchos infractores, es que falla algo en la señalización», sentencia Arnaldo, de AEA. El Ejecutivo de Ana Botella, por su parte, no quiso hablar.