El carsharing reduce hasta 20 veces la emisión de CO2
Carsharing o carpooling: compartir coche ahorra dinero y emisiones.

El carsharing reduce hasta 20 veces la emisión de CO2

Actualizado:

¿Quién dijo que compartir un coche no tiene beneficios? El carsharing, carpooling o coche compartido está ganando cada vez más adeptos en nuestro país. Y el motivo en sencillo: permite reducir hasta en un 20 por ciento las emisiones de CO2 a la atmósfera, a la vez que posibilita un ahorro de costes del 50 por ciento.

La memoria de actividades de firmas como HelloByeCars, una de las empresas de referencia del carsharing en España, refleja que la emisión de CO2 de cada usuario de vehículos compartidos en 2013 alcanzó 0,24 toneladas, cuando en ciudades como Madrid la emisión media se sitúa en 4,6 toneladas. Es decir, la práctica del carsharing resulta en que el cielo de la capital reciba 4,36 toneladas de gases contaminantes menos por persona o 20 veces menos de la media.

Estos beneficios están provocando un aumento de la demanda de esta clase de servicios, por ejemplo entre ayuntamientos que, conscientes de la potencialidad de este tipo de iniciativas, apuestan por desarrollar servicios de carsharing.

Otro gran beneficio es el económico: un usuario que adquiera su vehículo particular puede gastar al mes, solo con el pago del automóvil, seguro y carburante, y excluyendo multas, impuestos y averías, alrededor de 473 euros. Pero el conductor que comparte coche gasta unos 253 euros, un 53 por ciento menos con un ahorro al año de más de 2.600 euros.

Según estudios de organismos internacionales, por cada coche de carsharing desaparecen 20 coches de la ciudad y se produce una disminución de 1.900 km por persona y año, debidos, en su mayoría, a la búsqueda de una plaza de aparcamiento libre en la calle. Esto evita el lanzamiento a la atmósfera de una importante cantidad de gases contaminantes.