al pairo

...¡y no enmendallas!

fernando conde - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Es admirable la capacidad que tienen ciertas personas para hacer de lo, a priori, difícil, algo ameno y al alcance de la mayoría. Recuerden si no aquel magnífico programa televisivo que, de la mano del genial Fernando Argenta, trataba de acercar la llamada música clásica a los niños. Argenta estaba dotado en abundancia de esa capacidad, sustentada además en un vasto conocimiento musical y en una vis cómica envidiable. Tras su temprana muerte, muchos imaginamos que su figura sería insustituible y que la música clásica perdía con él a uno de sus mejores embajadores. Pero hete aquí que La 2, hoy por hoy la única cadena de televisión digna de ser llamada así, ha logrado insertar en su parrilla otro espacio tan bueno o más que aquel «Conciertazo» dominical. Y además a las órdenes de un presentador/guionista, Ramón Gener, que no le va a la zaga al hijo de don Ataulfo. Se llama «This is Opera». Chapeau!

Viene al caso la mención porque no es fácil encontrar fórmulas de éxito y, cuando se encuentran, hay que «mantenellas, ¡y no enmendallas!». En Castilla y León hemos sabido hacer eso, por ejemplo, con Las —incombustibles— Edades del Hombre o con Atapuerca, demostrando palmariamente que nuestra riqueza y nuestro éxito se basan más en explotar el rico pasado que el incierto futuro —y no pretendo resultar herreriano—. Pero también tenemos ejemplos de lo contrario, de cómo la ceguera política, la desidia o la conjunción de ambas han dado al traste con proyectos de acrisolada raigambre. Es el caso, lacerante, de la Asociación Salzburgo, un auténtico lujo que se dejó morir sin más, y será el caso, aunque nada tenga que ver con la cultura, de esos Pingüinos, que congelados ya dos años, van camino de hacer bueno aquello de entre todos la mataron y ella sola se murió. Eso sí, para contento de algunos, otro enero en Valladolid con menos ruido... en los bolsillos.

Toda la actualidad en portada

comentarios