Claves para realizar un adelantamiento de forma segura

Además de tratarse de una de las maniobras más peligrosas, todas las infracciones relacionadas con adelantamientos se consideran «graves» y tienen una multa de 200 euros

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

los adelantamientos son unas de las maniobras que más peligro suponen y causantes de gran número de accidentes, sobre todo en las vías de un solo carril de circulación por cada sentido, como son las carreteras secundarias. En autopistas y autovías estas maniobras son menos peligrosas porque simplemente hay que realizar dos cambios de carril consecutivos, sin posibilidad de colisionar con otro vehículo que circule en sentido opuesto al nuestro.

Aún así, es necesario tener una serie de precauciones para no ser causantes d una ccidente de tráfico, o, en el nenmos grave de los casos, recibir una sanción por haber realizado el adelantamientod e manera incorrecta o temeraria.

Según Octavio Rotega, director de contenidos de Pons Seguridad Vial, en las carreteras convencionales el peligro añadido son los vehículos que circulan en sentido contrario. «Si nosotros circulamos a 100 km/h y ellos a la misma velocidad, nos aproximamos el uno al otro a una velocidad de 200 km/h».

Es por esto por lo que en la normativa del tráfico cuando se tratan los adelantamientos es en el único sitio donde se incita a la velocidad. Se dice que el conductor que adelanta «lo hará a una velocidad notoriamente superior a la del vehículo adelantado» y por eso en estas vías los turismos y las motocicletas pueden superar la velocidad máxima permitida «en algunas circunstancias».

Un adelantamiento se prepara cuando aún está prohibido adelantar. «En ese momento vamos haciendo todas las comprobaciones necesarias, preparamos nuestro vehículo, reduciendo una marcha si es necesario, y nos colocamos adecuadamente», aclara Octavio Ortega. Así cuando ya esté permitido estaremos preparados y el adelantamiento se realizará en el menor tiempo posible.

Una vez que hemos iniciado la maniobra aumentaremos la velocidad para que el adelantamiento dure lo menos posible, especialmente en las vías donde los dos sentidos están en la misma calzada. Hay que mantener con el vehículo adelantado una separación suficiente para realizarlo con seguridad.

Adelantar a bicicletas y ciclomotores

Cuando vayamos a realizar una delantamiento a una bicicleta o coclomotor, o cuando se adelante fuera de poblado a peatones, animales o vehículos de tracción animal, se deberá mantener una distancia mínima de un metro y medio. En estos casos y siempre que sea posible hacerlo con seguridad, tendremos que ocupar el carril contiguo para alejarnos lo más posible de ellos, incluso aunque esté prohibido el adelantamiento.

Cuando se adelante en poblado o a otros vehículos hay que mantener una distancia proporcional a la velocidad, anchura y características de la vía, y regresar al carril derecho lo antes posible, especialmente si se trata de carreteras convencionales.

Todas las infracciones relacionadas con adelantamientos son infracciones Graves y tienen una multa de 200 euros.

En el caso de que concurra una situación de peligro o se entorpezca a los que circulan en sentido contrario, o el adelantamiento se produzca en lugares especialmente peligrosos, como curvas de visibilidad reducida o túneles, además tendrá una retirada de 4 puntos.

En el caso de que la infracción pudiera calificarse como Conducción temeraria la sanción se considera Muy Grave, tiene una multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos.

El adelantamiento incorrecto, justo antes del comienzo de una línea continua es uno de los hábitos de conducción que más molesta a los conductores españoles, según un estudio realizado por DriveSmart.

También nos molesta conducir excesivamente despacio o rápido, deslumbrar con las luces largas, ser bloqueado en las incorporaciones o que se intenten colar en los atascos.

El estudio señala que el 55,38% facilita la incorporación de otros vehículos en atascos, y que el 24,62% lo hace solo si se lo piden, el 13,85% cuando no tiene prisa y el 6,15% confiesa no hacerlo.

Sobre el aparcamiento, el 72,31% afirma tener cuidado para no rozar otros coches, el 24,62% que lo intenta, aunque lo hace si es necesario por espacio reducido, y el 1,54% que no tiene mucho cuidado porque sus coches son viejos y porque otros coches no lo tienen.