La mujer conduciendo y el hombre de copiloto forman la pareja más segura al volante

Esta combinación registra la menor accidentalidad

Actualizado:

Durante muchos años el hombre al volante y la mujer en el asiento del acompañante ha sido (y en muchos casos sigue siendo) la disposición más habitual que las parejas adoptan al volante. Pero todo es susceptible de cambio, sobre todo tras conocer los estudios más recientes que parecen demostrar que la mujer al volante y el hombre de pasajero forman la combinación más segura para realizar un viaje en coche.

El dicho «mujer al volante, peligro constante» parece no ser cierto, según un estudio de Fundación Línea Directa, pese a no ser esta combinación la más habitual, registra una accidentalidad seis veces inferior a los coches con conductores y copilotos masculinos.

Esta es una de las conclusiones del informe «El copiloto y su influencia en la prevención de los accidentes de tráfico. Una perspectiva de género» en España.

El mismo concluye que la presencia de copiloto reduce notablemente las probabilidades de sufrir un accidente en carretera ya que si se viaja acompañado el riesgo se estima que desciende en casi un 35 por ciento.

Refleja que la combinación más frecuente es la de conductor hombre y copiloto mujer (el 49 por ciento) pero tiene el doble de riesgo de accidente que la formada al revés, y la menos habitual es la de conductor y copiloto hombres (13 por ciento) aunque ésta es la que tiene mayor riesgo de accidente, seis veces más que la formada por mujer conductora y hombre copiloto.

La combinación mujer conductora y hombre copiloto es la segunda más frecuente, el 24 por ciento, seguida de la formada por mujer conductora y mujer copiloto (14 por ciento).

Según el Director de la Fundación, Francisco Valencia, tras analizar los resultados del estudio las mujeres son más seguras al volante porque objetivamente un buen conductor es aquel que llega a su destino y llega sin incidencias y parece que los datos del estudio así lo reflejan.

Peor para el copiloto

Según este estudio en caso de accidente el copiloto se lleva la peor parte, ya que tiene un 17 por ciento más de riesgo de fallecer y un 37 por ciento más de probabilidad de sufrir lesiones graves, lo que se debe a una reacción instintiva del conductor que ante un golpe inminente realiza maniobras para protegerse del mismo.

El perfil del copiloto perfecto es un hombre de entre 60 y 69 años con una conducta activa en el coche, que no distrae al conductor, que está pendiente de la señalización y que se preocupa por cumplir las normas.

Por el contrario el copiloto imperfecto es un joven varón de entre 18 y 29 años que no colabora en la conducción, no para de hablar y critica continuamente al conductor.

El estudio refleja, además, que medio millón de conductores permiten al copiloto ir sin el cinturón de seguridad y 1,3 millones que le muestre el móvil mientras conducen.

El informe, elaborado en colaboración con el instituto de investigación de vehículos Centro Zaragoza, se ha realizado con los datos de los 255.000 accidentes registrados en España entre 2011 y 2013 y con una encuesta realizada a más de 1.200 conductores, y ha sido presentado hoy por el director general de la Fundación Línea Directa, Francisco Valencia.