ciclismo

«De 1996 a 2012, el Rabobank funcionó con dopaje», confiesan algunos exciclistas

Un grupo de exciclistas firma una carta que asegura que el dopaje fue una práctica común en sus métodos de trabajo durante 15 años

abc.es - Actualizado: Guardado en: Deportes

La confesión de dopaje de Lance Armstrong ha abierto la veda para que el ciclismo comience a depurar trapos sucios. Apenas unas horas después de que el exganador de siete Tours pidiera perdón por sus fraudulentas victorias, sale a la luz una carta firmada por varios exciclistas del equipo Rabobank en la que declaran que el dopaje era una práctica corriente en el seno del grupo holandés.

Así lo han explicado en una misiva publicada en el diario NRC Handelsblad y que contiene frases tan contundentes como: «De 1996 a 2012, la formación Rabobank funcionó con dopaje». El pasado diciembre la entidad bancaria holandesa decidió poner fin a 17 años de patrocinio de los equipos ciclistas después del informe de la USADA (Agencia de Antidopaje Americana) en el que se destapó el intrincado programa de dopaje de Lance Armstrong. «Es una decisión que tomamos con mucho dolor, pero para el banco es inevitable. Ya no estamos convencidos de que el mundo del ciclismo profesional internacional pueda hacer de este deporte algo limpio y justo. No confiamos en que esto pueda cambiar para mejor en el futuro», afirmó Bert Bruggink, miembro del consejo directivo del banco.

En sus filas trabajaron ciclistas españoles como Óscar Freire, Luis León Sánchez o Juan Antonio Flecha, aunque no se sabe si alguno de ellos firma también la carta. De la docena de exciclistas que la firman, solo Thomas Dekker dio su nombre y asegura que en 2007 aceptó trasfusiones de sangre mientras pertenecía a Rabobank. El holandés admitió haber usado EPO durante su carrera por lo que fue sancionado por dos años en 2009. Aunque, confiesa, la práctica comenzó mucho antes. Él empezó en 2006: «Era fácil dejarse influenciar. El dopaje era una práctica extendida y nadie dijo que no», pero otro de los ciclistas confiesa en la misiva que el equipo trabajó con EPO desde 1996. Más de quince años de trasfusiones de sangre, análisis alterados y triunfos puestos en duda.

Toda la actualidad en portada

comentarios