Las profesoras Dolors Masats (izquierda) y Marta Juanhuix (derecha), desarrolladoras catalanas de LanCook
Las profesoras Dolors Masats (izquierda) y Marta Juanhuix (derecha), desarrolladoras catalanas de LanCook - UAB
Tecnología

Cómo dominar el alemán cocinando una «kartoffelsalat»

Actualizado:

Dos investigadoras de la Universidad Autónoma de Barcelona han participado en el desarrollo del proyecto europeo LanCook, destinado al aprendizaje de lenguas y cocina al mismo tiempo. Mediante un sistema de sensores en los utensilios culinarios, los usuarios pueden elaborar platos típicos de diferentes países de Europa mientras mejoran su nivel de español, catalán, inglés, francés, alemán, italiano y finlandés.

El software, diseñado por informáticos de la Newcastle University, guía paso a paso a los aprendices, agrupados por parejas. Por su parte, las herramientas y sus sensores, similares a los que incorporan algunas videoconsolas, completan la cocina virtual, aunque también pueden usarse en una cocina cotidiana. Los alumnos, además, pueden pedir ayuda a la aplicación en caso de no entender las instrucciones, recibiéndola a través de mensajes de audio más lentos, imágenes o vídeos subtitulados.

Según los diseñadores, LanCook crea un contexto motivador para los aprendices, ayudándoles no solo a practicar lenguas, sino también a asimilar aspectos de la cultura relacionada con cada una. Hasta ahora son más de 300 las personas que han podido probar el proyecto.

En total son catorce las recetas registradas por el software, dos para cada lengua incorporada en el proyecto. Para el catalán proponen la fórmula de los buñuelos de viento y la crema catalana. Para el español, por otro lado, la elaboración de un salmorejo y una tortilla de patatas. La aplicación tiene previsto seguir ampliándose con más lenguas, recetas y mejoras tecnológicas.

En el proceso de desarrollo, que ha durado tres años, han participado investigadores de las universidades Helsingin Yliopisto (Finlandia), Newcastle (Reino Unido), degli Studi di Modena e Reggio Emilia (Italia) y Paderborn (Alemania), además de las de la UAB.