Madrid

Madrid / operación «olímpica»

El «Troll» y su ejército de aluniceros, narcos y testaferros

La Guardia Civil detiene a 27 personas del clan de «Los Arriero» y «Los Illana», con tres homicidios a sus espaldas. Se han incautado de 32 kilos de oro y un millón de euros en metálico

Día 10/02/2012
ABC

Compartir

Ismael Arriero Valcárcel, alias «El Isma» o «Troll», un conocido alunicero de Las Torres (Villaverde), lideraba una organización criminal que no sólo se dedicaba a robos con fuerza de lo más violentos, sino que trabajaba con una segunda cédula delictiva que culminaba en un entramado de receptación, blanqueo de capitales, falsedad documental y tráfico de drogas. Una red no vista antes en este tipo de delincuentes y que ha culminado con la detención de 27 de sus integrantes, de los clanes de los Arriero, los Romero y los Illana. Nueve ya están en prisión y se esperan más arrestos. Entre los integrantes de la exitosa operación «Olímpica» y sus aledaños, desarrollada los últimos seis meses por el puesto de la Guardia Civil de Tres Cantos, hay reos fugados de la cárcel (uno de ellos, el propio «Isma»), tres homicidas, testaferros, propietarios de talleres de coches y un botín recuperado de 32 kilos de oro, un millón de euros en efectivo y otros tres largos en chalés y pisos de lujo.

«El Troll», discípulo del alunicero Francisco Javier Martín Sáez, «El Niño Sáez», se hizo famoso, con ya 35 antecedentes a sus espaldas, cuando en 2008 protagonizó una fuga de película durante un permiso carcelario para asistir a la incineración de su padre en La Almudena. En el propio camposanto, sus familiares apalearon a la Guardia Civil y consiguió escapar. También lo logró uno de sus hombres el 22 de agosto pasado: Daniel Gutiérrez, «El Rana», golpeó a los agentes que le trasladaban desde prisión al Hospital Gregorio Marañón.

Apenas cuatro días después, estaba delinquiendo. Fue en un comercio especializado en bicicletas de Tres Cantos, localidad en la que repitieron «hazaña». También empotraron coches en polígonos y concesionarios de Vicálvaro y Alcobendas. En diciembre, asaltaron con una furgoneta una nave de Pinto, de la que se llevaron 2.400 «smartphones», valorados en 380.000 euros.

Reventa de coches robados

Ese núcleo duro de aluniceros estaba conformado por el propio «Troll» y su hermano, así como por el clan de su esposa, los «Romero», «El Rana», y Fernando Virosta, «Fernandito». El entramado operaba no sólo en Madrid, sino en Andalucía y Castilla-La Mancha. Esta primera pata del grupo, cuando ya habían «quemado» los coches en sus golpes, se los pasaban a los Illana, que controlaban una finca de Chinchón en la que desmembraban los vehículos (previo pago de 500 euros por coche) y revendían sus piezas a la carta (se han encontrado 38 motores). Entre sus clientes había un taller de la calle de la Cerámica (Puente de Vallecas), muy utilizado por los taxistas madrileños. Su dueño fue detenido e imputado por receptación. Solía encargar piezas robadas al clan para modelos de taxi muy utilizados, como los Seat León y Altea o los Skoda Octavia.

Pero los ladrones también se dedicaban a robar cajas fuertes con lanza térmica, utilizaban inhibidores de frecuencia y también de GPS, por lo que se investiga si estaban detrás de asaltos a camiones con mercancías millonarias en tabaco. En todos los casos seleccionaban sus objetivos, hacían contravigilancia e incluso provocaban que saltaran las alarmas para comprobar cuánto tardaban en acudir los agentes.

En la finca de Chinchón, los Illana, junto a tres colombianos, tenían montado un laboratorio de cocaína. Todas las ganancias del entramado se blanqueaban mediante familiares y amigos de los cabecillas, que funcionaban de testaferros en la compra de viviendas y otros bienes. También ha quedado constatado que para conseguir hipotecas bancarias han utilizado falsas nóminas y contratos de trabajo inexistentes, pese a no haber dado nunca palo al agua.

Narcotizaron a un numismático

Uno de sus robos más surrealistas ocurrió entre el 3 y el 4 de enero: por casualidad, conocieron en una gasolinera a un hombre al que ayudaron con su coche averiado y se las apañaron para que les invitara a café en su casa. Allí les comentó que tenía una gran colección numismática y ofrecieron trabajo a su hijo. Éste quedó con miembros de la banda para tomar una copa una noche. En un descuido, le echaron una sustancia en su bebida y lo abandonaron en un camino de San Martín de la Vega. Mientras, «limpiaron» su casa y su colección de monedas, no sin antes tirar la puerta blindada del piso con potentes herramientas.

Vacaciones en Nueva York y Disneyworld

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.