Te pueden multar por usar el GPS en el coche

Hay que prestar mucha atención porque la utilización incorrecta de estos dispositivos puede ser peligrosa y nos puede costar una sanción de tráfico

MadridActualizado:

Hace no demasiado tiempo eran un extra bastante caro. Ahora es habitual que las marcas los incluyan en su equipamiento, y además, a través de los modernos teléfonos móviles, los navegadores GPS se han popularizado. En algunas ocasiones nos conducen a destinos no deseados, e incluso las indicaciones poco correctas (y sobre todo si nos fiamos de ellas al cien por cien) pueden provocar algún percance en la carretera.

Pero además, su uso incorrecto también puede hacer que recibamos una sanción de tráfico. Lo más común es que, tal y como nos recuerdan desde Pyramid Consulting, por seguir las instrucciones del navegador a pies juntillas, podemos terminar con nuestro coche en una dirección prohibida e incluso practicando una conducción temeraria no reaccionamos a tiempo ante uno de sus avisos. Esto inevitablemente trae consigo multas de tráfico. Entre las multas más comunes destacan las siguientes:

1. Inhibidor de radares integrado en el GPS

Algunos de estos aparatos y sistemas de navegación nos dan indicaciones de ruta, pero además localizan e informan de la sitaución de los radares tanto fijos como móviles. Hasta aquí todo correcto, pero si además anulan su señal, impidiendo a la policía captar la velocidad del coche, estaremos cometiendo un delito. Se trata de aparatos anti-radar ilegales, cuya utilización supone multas por valor de 6.000 euros y pérdida de 6 puntos del carné de conducir.

2. Programar el GPS en marcha

Manejar el móvil tanto para llamar como para escribir mensajes está prohibido al volante. Del mismo modo es sancionable el programar el navegador de nuestro coche durante la conducción, al restar eficacia al resto de los sentidos y poner en peligro tanto al mismo conductor como al resto de vehículos de la vía. Se trata de una falta grave, castigada con una multa de 200 euros y 3 puntos menos del carné de conducir.

3. Colocar el navegador en un lugar que dificulte la visibilidad

Esto puede perjudicar también a la conducción y por ello supone multas de 200 euros aunque no la pérdida de puntos.

4. Confusión de indicaciones que entorpezca la conducción

Podemos recibir multas por seguir las indicaciones al pie de la letra y en determinadas ocasiones que nos puedan parecer enredosas, nos conduzcan a situaciones peligrosas que nos obliguen a frenar bruscamente, a hacer cambios de sentido, efectuar adelantamientos peligrosos, superar límites de velocidad, ir extremadamente despacio, circular en dirección contraria o puesta en peligro de peatones. Todas ellas serán castigadas con multas de tráfico cuyo precio variará en función de la gravedad de la falta y en algunos casos con pérdida de puntos.

Lo mejor para conducir con seguridad es tomar precauciones, programar el GPS antes de cualquier salida, estudiar el recorrido y nunca perder la calma ante una situación de pérdida al volante.