Conducir inviernoClaves para viajar seguros en invierno

El invierno no deja de ser una época sugerente para viajar. Pero para hacerlo en coche hay que seguir algunas recomendaciones

MadridActualizado:

Viajar en invierno tiene un encanto especial y España cuenta con multitud de destinos llenos de alicientes para ello. Desplazamientos que, eso sí, se realizan por carreteras que pueden ser más peligrosas e impredecibles por las bajas temperaturas, las heladas, la lluvia, la nieve o el hielo propios de esta época.

En este sentido, la firma Bridgestone propone una serie de claves para que el mal tiempo no sea un impedimento para viajar y hacerlo de la manera más cómoda, segura y confortable posible.

La fundamental es equipar el vehículo adecuadamente, valorando que los neumáticos desempeñan un papel primordial. Al igual que no se nos ocurriría salir a la calle un día frío de lluvia con sandalias, o utilizar unos zapatos de tacón alto para caminar sobre el hielo, no deberíamos circular en invierno con neumáticos de verano.

De otoño a primavera

Si ya el neumático en sí es un gran desconocido para la mayoría, el de invierno lo es aún más, sobre todo porque muchos creen que

A la larga, compensa tener neumáticos de verano y otro juego de invierno.

son solo para nieve. El uso de neumáticos de invierno es recomendable de otoño a primavera en aquellas zonas donde en invierno las temperaturas pueden ser iguales o inferiores a 7ºC —en casi toda España—: ahí ofrecen mayor seguridad y agarre, también sobre superficies heladas o mojadas. Por supuesto, su respuesta en nieve es magnífica y evitan el uso de las engorrosas cadenas.

Otra idea a desterrar es el mayor coste económico de tener dos juegos de neumáticos: disponer de ellos, además de incrementar nuestra seguridad y las prestaciones del vehículo, a la larga supone un ahorro, pues permite aumentar sustancialmente la vida útil de unos y otros al «aparcarlos» en la estación correspondiente, cuando más se degradarían por utilizarlos sin necesidad.

Y a tener en cuenta...

Es preciso revisar otros elementos del vehículo especialmente importantes de cara al invierno como:

- Batería: puede perder más del 50% de su carga cuando las temperaturas caen bajo cero. De hecho, durante esta estación muchas averías responden a fallos en este elemento. Asegúrate de que la has probado bien y que está en condiciones siguiendo estos prácticos consejos.

- Frenos: son importantes siempre, pero todavía más cuando las condiciones de la carretera se deterioran. Haga que un técnico cualificado compruebe su sistema de frenos.

- Limpiaparabrisas: comprueba que las escobillas del limpiaparabrisas funcionan correctamente y cámbialas por unas más resistentes para clima frío. Lleva siempre líquido anticongelante, durante todo el invierno.

Y por lo que toca a la conducción:

- Revisa el agarre: las condiciones de la carretera pueden cambiar rápida y drásticamente, de modo que es importante comprobar, de manera regular, el nivel de tracción con el que puedes contar en caso de tener que frenar o desviarte de forma repentina. Pisa suavemente el freno de vez en cuando y reduce la velocidad, si es necesario, en respuesta a las condiciones cambiantes de la vía.

- Gira por etapas: en curvas con nieve o sobre superficies heladas, divide la maniobra en pasos más pequeños. Frena primero, en línea recta, antes de hacer el giro. Y acelera gradualmente tras enderezar la dirección. Así usarás toda la adherencia disponible.

- Olvida el control de crucero: circulando en condiciones húmedas o heladas necesitarás adaptar la velocidad todo el tiempo. Apaga el programador de velocidad del coche y manten siempre el control manual de la aceleración y desaceleración.

- En caso de duda, no conduzcas: si las condiciones meteorológicas son traicioneras, deja el coche en casa. Nada está por encima de tu seguridad y la de los tuyos.