Diez lugares con leyenda negra en Madrid
La calle de Antonio Grilo acumula una larga lista de crímenes - jose ramon ladra

Diez lugares con leyenda negra en Madrid

La crónica de sucesos y las creencias populares han señalado varias calles y zonas de la capital como lugares malditos. Estos son solo algunos ejemplos

Actualizado:

La crónica de sucesos y las creencias populares han señalado varias calles y zonas de la capital como lugares malditos. Estos son solo algunos ejemplos

12345678910
  1. La maldición de la calle de Antonio Grilo

    La calle de Antonio Grilo acumula una larga lista de crímenes
    La calle de Antonio Grilo acumula una larga lista de crímenes - josé ramón ladra

    Es probablemente la calle con mayor número de crónicas de sucesos de toda la ciudad. Solo el portal número 3 de dicha calle acumula un total de ocho asesinatos. El más escabroso de todos, el de un padre que acabó con la vida de su mujer y sus cinco hijos para exponerlos en el balcón y seguidamente pegarse un tiro.

    Fuera del inmueble, situado en Noviciado, también han ocurrido todo tipo de historias que invitan a pensar a los más supersticiosos que estamos ante una calle maldita o con inclinación hacia el mal. Bebés asesinados por sus propias madres y más de un crimen pasional completan la macabra trayectoria de la calle de Antonio Grillo.

  2. Un cura atormentado en la calle de Ayala

    El número 126 de la calle de Ayala acogió en su día un burdel en el que murió un párroco
    El número 126 de la calle de Ayala acogió en su día un burdel en el que murió un párroco - google maps

    Es una de las grandes leyendas, más o menos ciertas de la ciudad de Madrid. Su cercanía en el tiempo hace pensar que la historia esté más cerca de lo real que de lo ficticio. La creencia popular asegura que, desde los años 80, el espíritu de un cura atormentado no deja vivir en paz a los vecinos de los pisos colindantes una casa amarilla situada en el número 126.

    Lo que sí está documentado es el fallecimiento de un cura en ese mismo bloque cuando allí se ubicaba un prostíbulo. Desde entonces, muchos han sido los vecinos que han vendido sus pisos ante los ruidos (gritos y desplazamiento de muebles sobre todo) que supuestamente se siguen escuchando. Ni el barrio de Salamanca se libra de las situaciones paranormales, todo por culpa de un párroco de vida disoluta

  3. Pinturas negras que inquietaron a la Corte

    Vista de cómo era la casa de Francisco de Goya y de cómo es ahora
    Vista de cómo era la casa de Francisco de Goya y de cómo es ahora - j. s.

    El pintor Francisco de Goya tampoco se iba a librar de una leyenda negra. Se dice que «La Quinta del Sordo», la casa que habitó en sus últimos años de vida, estaba también habitada por presencias extrañas. Por las paredes de la casa Goya plasmó algunas de sus últimas pinturas, obras depresivas, oscuras, que desataron todo tipo de habladurías.

    La rumorología de la época -estamos hablando de comienzos del siglo XIX- creía que dichas pinturas eran el reflejo de las presencias y energías paranormales que habitaban la vivienda del pintor. Estas últimas obras fueron trasladadas hace ahora 100 años al museo del Prado y, donde vivía el pintor, no queda prácticamente nada de la finca de la que se denominó en su día como «La Quinta del Sordo».

  4. El Ministerio de Educación, también maldito

    La Casa de las Siete Chimeneas guarda en su historial infinidad de historias
    La Casa de las Siete Chimeneas guarda en su historial infinidad de historias - minube.com

    La reconocible Casa de las Siete Chiemenas, sede actual del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte guarda tras sus paredes, y nunca mejor dicho, más de una historia truculenta. La leyenda en torno a este edificio surge a raiz de unas obras realizadas a finales del siglo XIX en las que se encontró emparedado el cuerpo de una mujer. Todas las versiones giraban en torno a historias de amores y desamores y un padre que supuestamente acabó con la vida de la muchacha y dejó el cuerpo escondidos entre paredes.

    Años después se generó una nueva leyenda, la historia de un hombre de buena familia que el mismo día de su boda se encontró en el sótano una mujer muerta con las arras de la ceremonia. Una víctima más para la Casa de las Siete Chimeneas, que guarda en su historial otra historia mucho más reciente. En los 60, apareció el cadáver de un hombre sin identificar en el edificio. Un misterio más que añadir a este edificio situado en la calle de las Infantas, 31.

  5. Palacio de Linares, un cercano museo de los horrores

    Interior del Palacio de Linares, que hoy acoge la Casa de América
    Interior del Palacio de Linares, que hoy acoge la Casa de América - jaime garcía

    Mucho más reciente es la historia que rodea al Palacio de Linares. Aunque existe la creencia de que la parcela está maldita desde que los franceses cometieran sobre ella todo tipo de atrocidades durante la Guerra de Independencia, hoy sus misterios siguen ocupando espacios en la televisión. La leyenda dice que el marqués de Linares se casó, sin saberlo, con una mujer que era su hermana.

    De aquella relación nació una pequeña que el propio marqués asesinó después de conocer su «incestuoso» origen. El marqués emparedó el cadáver en la Casa de las Muñecas, anexa al edificio, en un recinto que había sido construido para servir de zona de juegos a los hijos del matrimonio. Finalmente, y siempre según la creencia popular, la marquesa murió de melancolía y el marqués terminó suicidándose. Un museo de los horrores cuya leyenda comenzó durante los años 90 y que hoy atrae a infinidad de curiosos que, con su relato, dan credibilidad a esta historia. Hoy acoge la Casa de América.

  6. El hombre sin cabeza de la iglesia de San Ginés

    Esta iglesia tiene su particular leyendra negra desde 1353
    Esta iglesia tiene su particular leyendra negra desde 1353 - secretosmadrid.es

    Es una de las leyendas más veteranas de Madrid. En el número 13 de la calle del Arenal, muy cerca de la Puerta del Sol, está la conocida iglesia de San Ginés. La historia cuenta que en 1353 unos ladrones entraron en el recinto y que un hombre que se encontraba allí rezando intento evitar el robo. Los ladrones decapitaron en la misma iglesia al hombre, que a partir de entonces se apareció -sin cabeza, como era de esperar- en busca de venganza.

    La iglesia de San Ginés es igualmente conocida por tener un cocodrilo disecado en su interior. Un detalle curioso más para esta iglesia que, según los supersticiosos, está bajo custodia de un hombre decapitado.

  7. La reciente maldición de la calle Marqués de Monasterio

    La calle del Marqués de Monasterio estaría maldita desde 1998
    La calle del Marqués de Monasterio estaría maldita desde 1998 - google maps

    Hace ahora quince años, en el número 10 de esta calle, se produjeron una serie de sucesos que llamaron la atención de expertos en situaciones paranormales. Allí se encontraba una tienda de antigüedades cuyos dueños terminaron solicitando la ayuda de expertos para buscar explicación a cosas que allí sucedían. Sus dueños se quejaban de que oían golpes, cristales que se rompían y muebles que, por propia iniciativa, cambiaban de lugar.

    Se dice que la casa perteneció con anterioridad a un hombre que se quedó dormido mientras fumaba. La vivienda ardió y él no pudo salvarse. De todos los sucesos paranormales que desde entonces se han producido destaca uno relatado por los mismos dueños de la tienda, que explicaban como una cabeza de carnero disecada aparecía cada día en un lugar diferente, incluso cuando decidieron arrojarla al contenedor. Es un misterio que, desde 1998, sigue sin encontrar explicación.

  8. Las almas errantes del Museo Reina Sofía

    Vista del museo Reina Sofía, que acogió siglos atrás el Hospital General
    Vista del museo Reina Sofía, que acogió siglos atrás el Hospital General - isabel permuy

    La historia se remonta a finales del siglo XVIII cuando, donde hoy está el museo, se encontraba el Hospital General. Dicen que en aquella época una epidemia provocó el fallecimiento de multitud de personas que fueron enterradas en los sótanos del centro sanitario. En una reforma posterior, para 1990, llegaron a encontrarse restos humanos, entre los que se encontraban tres monjas que, dicen, hoy están enterradas en la misma puerta del museo.

    También hubo un repunte de sucesos paranormales cuando se trasladó el Guernica a la pinacoteca madrileña. Hay quien asegura que se escuchan voces y se producen portazos sin razón aparente desde la llegada del cuadro al museo.

  9. El demonio tiene voz y voto en la Puerta del Sol

    La Puerta del Sol también tiene su propia maldición
    La Puerta del Sol también tiene su propia maldición - ayuntamiento

    El proyecto de construcción de la Puerta del Sol data del año 1.768, bajo el reinado de Carlos III. Los sucesos paranormales se producen desde el primer día de obras. La creencia popular aseguraba que el demonio se aparecía entre los albañiles para decirles que el edificio que estaban levantando estaba maldito y que, por tanto, pasaba a manos de su legítimo propietario: Satanás. Los obreros se negaron a seguir trabajando e hicieron saber de la situación sus superiores, que pusieron en conocimiento de la Inquisición los hechos. Hoy acoge la sede de la Comunidad de Madrid.

  10. La calle de la Cabeza hace honor a su nombre

    La calle de la Cabeza conserva su nombre gracias a una peculiar leyenda
    La calle de la Cabeza conserva su nombre gracias a una peculiar leyenda - google maps

    Es una calle estrecha que guarda en su historial un macabro crimen. Empecemos por el final. Un hombre con buena apariencia compró en el mercadillo local una cabeza de carnero -alimento habitual de la época- para cenar. A la que se marchó hacia su casa la mercancía que acaba de comprar empezó a dejar un reguero de sangre que llamó la atención de los viandantes y de un par de agentes de la época.

    Al enseñar el bulto que acaba de comprar no había una cabeza de carnero, sino la cabeza del cura que días antes había decapitado para hacerse con toda su fortuna. Antes de acabar con su vida, este galán había trabajado al lado del clérigo, cuyas pertenencias y vida desahogada -no tenía herederos, lógicamente- invitaron a este hombre a asesinarlo. Finalmente, la presión que le generó la aparición de la cabeza del párroco le obligó a confesar el crimen.