Presidentes con región y hasta con palacio
Con una parte residencial para la familia del presidente, el complejo del Palacio de La Moncloa tiene su zona de recepción de autoridades y la sala habilitada para las conferencias de prensa - jaime garcia
patrimonio autonómico: las otras «moncloas»

Presidentes con región y hasta con palacio

La mayoría de los gobernantes españoles viven en sus casas particulares. Quedan algunos que residen en un edificio oficial o tienen un palacete abonado por el erario público. Monago pondrá en venta el extremeño y ha abierto la polémica

isabel miranda / érika montañés / delegaciones abc
Actualizado:

La mayoría de los gobernantes españoles viven en sus casas particulares. Quedan algunos que residen en un edificio oficial o tienen un palacete abonado por el erario público. Monago pondrá en venta el extremeño y ha abierto la polémica

123456789101112131415161718
  1. Amalgama de gustos, preferencias y posibilidades

    Con una parte residencial para la familia del presidente, el complejo del Palacio de La Moncloa tiene su zona de recepción de autoridades y la sala habilitada para las conferencias de prensa
    Con una parte residencial para la familia del presidente, el complejo del Palacio de La Moncloa tiene su zona de recepción de autoridades y la sala habilitada para las conferencias de prensa - jaime garcía

    José Antonio Monago despertó la tormenta. Levantó la veda hace pocos días: ¿todavía conservan los presidentes autonómicos «palacios» residenciales? ¿Viven y disfrutan de ellos? ¿No sería uno de esos ajustes necesarios que habría que acometer en tiempos de «vacas flacas»? Cuánto cuestan al erario público y si forman parte del patrimonio autonómico son preguntas que ha sacado a la luz la voluntad del mandatario extremeño de poner a la venta el ostentoso palacio presidencial de Mérida.

    Atraído el debate y la polémica, ABC recorre de la mano de nuestras delegaciones en España el mapa de los palacios presidenciales existentes en el país que son costeados por los contribuyentes. Y lo que se halla es una amalgama variada de gustos y posibilidades. En síntesis, en cada autonomía se obra de una forma distinta. Hay gobernantes —la mayoría— que ha declinado la opción de pasar el cargo de la residencia oficial a los gastos de representación y han decidido vivir siempre en sus propiedades privadas.

    Echando la vista atrás, a mediados de los noventa eran cinco las autonomías —tres socialistas, Andalucía, con Manuel Chaves, Castilla-La Mancha, con Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y José Bono en el Palacio de Fuensalida— y Navarra y País Vasco —por razones obvias de seguridad, ante las amenazas de ETA— las que tenían a inquilinos alojados en palacetes. El uso particular de los pisos propios se extendía a otras once regiones y se daba la particularidad de que, como hoy, el presidente de Castilla y León (a la sazón, Juan José Lucas entonces) vivían en un piso céntrico en Valladolid pero en régimen de «alquiler oficial», que heredarían luego sus sucesores, como José María Aznar.

    Dos décadas después, ese panorama ha cambiado en algo. Resulta obvio, en este viaje por España en materia patrimonial, que los presidentes de las 17 autonomías tienen distintas preferencias y necesidades a la hora de fijar su residencia. Algunos viven en chalés y fincas, otros en pisos o apartamentos particulares o de alquiler. No faltan quienes prefieren utilizar las zonas habilitadas en las sedes de los Gobiernos únicamente para los eventos, comidas y recepciones propias del puesto que ocupan y otros, simple y llanamente, se dejaron conquistar por los bienes implícitos en el cargo.

    El jefe del Ejecutivo vive en Moncloa

    Como curiosidad, cabe destacar que también la Presidencia del Gobierno de la Nación es, al tiempo, residencia oficial del jefe del Ejecutivo, que se trasladó desde el Paseo de la Castellana, número 3 de Madrid al complejo de La Moncloa entre enero y marzo del año 1977. Ha llovido mucho desde entonces, pero en su día también levantó ardua polvareda esa «mudanza» por motivos de seguridad, cuando organizaciones cívicas denunciaron que el Palacio debía utilizarse como bien de interés turístico y para exhibir posesiones históricas del patrimonio nacional. Han intervenido en la elaboración de este reportaje: Alberto Caparrós (Comunidad Valenciana); Montserrat Serrador (Castilla y León); Manuel Capelo (Andalucía); Marta R. Domingo (Madrid); Itziar Reyero (País Vasco); Pablo Ojer (Navarra); Bernardo Sagastume (Canarias); María José Muñoz (Castilla-La Mancha); Sonia Barrado (La Rioja); María Jesús Cañizares (Cataluña); Marcos Sueiro (Galicia); Roberto Pérez (Aragón); David M. Moreno (Murcia); y Pere Antoni Bernat (Baleares).

  2. Extremadura: Monago pone a la venta el «palacio presidencial»

    La residencia oficial de los presidentes extremeños en Mérida desde 1983, cerrada por Monago y que ahora tiene la voluntad de poner en el mercado
    La residencia oficial de los presidentes extremeños en Mérida desde 1983, cerrada por Monago y que ahora tiene la voluntad de poner en el mercado - ABC

    Tres plantas con una superficie útil total de 600 metros cuadrados, cada una de ellas con una función —la primera planta son oficinas, la segunda una vivienda, la tercera un apartamento y un trastero—, además de un semisótano y un jardín de 1.500 metros cuadrados con piscina y un garaje. Son algunas de las características de la residencia oficial de los presidentes de la Junta de Extremadura desde que en 1983 fuera comprada a un empresario gallego por 40 millones de pesetas. Ubicada en la Avenida José Fernández López de Mérida frente al Guadiana, en su tercera planta han vivido los expresidentes socialistas Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Guillermo Fernández Vara, aunque desde 2011, con la llegada de José Antonio Monago al poder, ha permanecido cerrada.

    El actual presidente autonómico prefirió residir en su casa de Badajoz a trasladarse al «palacio presidencial», una opción personal que, por otra parte, no fue bien acogida por parte de algunos sectores de Mérida. «Monago no tiene el síndrome de la casa del río y sigue viviendo como cualquier extremeño», le defendía entonces el vicesecretario de Comunicación del PP, Luis Alfonso Hernández Carrón. Hasta ese 2011, en las oficinas del edificio trabajaba una decena de personas del gabinete de la Presidencia que, después de que las dependencias fueran cerradas, se trasladaron a la sede regional.

    Según ha anunciado recientemente el propio Monago, la casa propiedad de la Junta se pondrá a la venta en los próximos meses, después de que la Consejería de Hacienda y Administración Pública declare su alienabilidad y de que se realice la tasación pericial reglamentaria por parte de Patrimonio. «Tras la venta y el ahorro que generemos en los Presupuestos al no tener que mantener el Palacio presidencial de Mérida esperamos disponer de una cifra de como mínimo dos millones de euros», aseguró Monago.

    Una cantidad «conservadora», apuntan desde el gabinete regional, «teniendo en cuenta lo que ha costado su mantenimiento y lo que se espera sacar por la venta». El coste de mantenimiento del inmueble desde el año 2007 ha sido de casi un millón de euros (946.662 euros). De hecho, desde ese año ha sufrido múltiples reformas: en 2007 se reformó integralmente la vivienda de la primera planta; en 2008, la de la segunda y en 2009 la tercera. En todas ellas se mejoraron baños, fontanería, instalación eléctrica, suelos, carpintería interior y exterior. En 2010, se reformó la fachada y en el paso de carruajes se instaló una puerta automática y actualmente se está reformando la cubierta, pintando la fachada y balcones, así como sustituyendo las contraventanas de madera por aluminio. Todo listo para su venta. Y el consiguiente recargo al erario público.

  3. Madrid: un palacio como sede, pero sin residencia oficial para el presidente

    Uno de los salones de la Real Casa de Correos, actual sede de la presidencia del Gobierno autonómico, en la Puerta del Sol
    Uno de los salones de la Real Casa de Correos, actual sede de la presidencia del Gobierno autonómico, en la Puerta del Sol - ignacio gil

    El Gobierno madrileño no tiene residencia pública para el uso del presidente autonómico ni para actos oficiales de representación. Todo se gestiona desde la sede del Ejecutivo regional, que se asienta en el imponente edificio del siglo XVIII que sobresale en la Puerta del Sol. Tras la llegada de la democracia, la Comunidad de Madrid lo adquirió y encargó al arquitecto Ramón Valls Navascués las obras de remodelación para convertirlo en la actual sede de la Presidencia de la Comunidad.

    Por eso, a la hora de fijar su domicilio, cada uno de los sucesivos líderes de la Comunidad de Madrid ha marcado sus predilecciones. Todos, por gusto, necesidad, para evitar escándalos o inquinas que enturbiasen su gestión, desde Joaquín Leguina (PSOE) hasta Ignacio González (PP) han ocupado pisos, chalés y fincas de su propiedad.

    El socialista Leguina habitó la mayor parte de su mandato –entre 1983 y 1995– un piso de unos 70 metros cuadrados, en una estrecha calle del barrio de Cuatro Caminos. Después se trasladó a una vivienda de mayor amplitud, que tampoco superaba los 100 metros cuadrados, situada también en una zona céntrica del casco antiguo de la capital. El inmueble, casi centenario, fue rehabilitado por el propio Leguina.

    Los vecinos del distrito de Chamberí también llevan años viendo pasear a Alberto Ruiz-Gallardón con su perro Oli (Olimpia). La vivienda del exministro de Justicia y exalcalde de Madrid ha sido escenario y blanco de varias protestas. Precisamente se encontraba con su mascota cuando, en junio de 2011, se topó con una cacerolada a las puertas de su casa. En otra ocasión, fueron centenares de proabortistas quienes, tras protestar en la sede nacional del PP (Calle Génova), en la zona de Alonso Martínez, decidieron trasladar la manifestación hasta el portal de su vivienda privada.

    Su sucesora en el cargo entre 2003 y 2012, Esperanza Aguirre, reside en el barrio de Malasaña, en la calle Jesús del Valle. Su morada es palacete, de más 1.000 metros cuadrados repartidos en tres plantas y un sótano, que es propiedad de su familia. Varios guardias civiles suelen escoltar la puerta de entrada a la finca, ya que la vivienda de la presidenta del PP de Madrid ha sufrido dos altercados en un margen de menos de cinco meses. En ambos casos se trataba de jóvenes en estado de embriaguez que en plena madrugada la emprendieron a patadas contra el portón principal.

    Pocos meses después del último asalto a su vivienda, Aguirre anunciaba su dimisión el 17 de septiembre de 2012. Desde entonces, ocupa su cargo el que fue su mano derecha: Ignacio González. El cuarto presidente de la Comunidad reside en un chalé en Aravaca, que ocupa una parcela de 574 metros cuadrados, con una vivienda de 447. Allí se mudó con su mujer Lourdes Cavero Mestre y sus tres hijas en febrero de 2006.

  4. Andalucía: el Palacio de San Telmo, sede de la presidencia de la Junta

    El Palacio de San Telmo de Sevilla es la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía
    El Palacio de San Telmo de Sevilla es la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía - fOTos: raúl doblado

    Manuel Capelo informa desde Sevilla de que en Andalucía se ha elegido un edificio histórico, el Palacio de San Telmo, como sede de la Presidencia de la Junta. Este inmueble construido a partir de 1682 como antigua Universidad de Mareantes, fue también residencia oficial de los Montpensier en el siglo XIX ( en uno de sus salones se pidió la mano de María de las Mercedes de Orleans para el rey Alfonso XII) y hasta finales del siglo XX albergó el Seminario Metropolitano de Sevilla, hasta que un acuerdo del expresidente Rodríguez de la Borbolla con la Santa Sede permitió su uso como sede del Ejecutivo andaluz a cambio, entre otras condiciones, del compromiso de la Junta de construir un nuevo seminario para la diócesis de Sevilla.

    El edificio, aunque cuenta con dependencias privadas, nunca ha sido usado como residencia oficial por los presidentes de la Junta de Andalucía. A lo largo de la historia del Gobierno andaluz ningún presidente ha disfrutado de este privilegio en San Telmo, no así Manuel Chaves que desató la polémica en 1992 cuando anunció que se iba a convertir en el quinto presidente autonómico (junto al extremeño, navarro, vasco y castellano-manchego) que iba a mudarse a un palacete privado. En su caso, residió durante dos años en la casa Sundheim, el palacete de la capital hispalense que tantos quebraderos de cabeza le provocó, hasta que la oposición exigió que cesase ese uso privilegiado. Toda la oposición, especialmente PP e IU, convirtieron en uno de los ejes de su campaña de los comicios regionales la demanda de que Chaves abandonase su residencia oficial, a la que se había trasladado con su familia unos meses antes de comenzar la Exposición Universal de Sevilla 1992.

  5. Canarias: un palacio por cada capital y el tinerfeño, a subasta

    Residencia presidencial de Gran Canaria. Paulino Rivero prefiere usar su propia casa
    Residencia presidencial de Gran Canaria. Paulino Rivero prefiere usar su propia casa - María Turner

    El hecho de que la capitalidad sea compartida en Canarias ha llevado a que la comunidad autónoma cuente con dos palacios presidenciales, uno en Las Palmas de Gran Canaria y otro en Santa Cruz de Tenerife, las dos sedes del gobierno regional, informa Bernardo Sagastume desde el archipiélago.

    El tinerfeño, comprado en 1986 y ubicado en la zona de Vistabella, un barrio residencial con una de las mejores vistas de la ciudad, fue sacado a subasta en agosto pasado, con una base de 1,2 millones de euros, pero no se registraron ofertas. Tampoco pudo colocarse en el segundo intento que incluía la convocatoria, que ascendía a 1.014.050 euros. El gobierno isleño baraja ahora la posibilidad de rebajar más el precio para buscarle salida.

    La propiedad es un palacete de más de 2.700 metros cuadrados de superficie y cinco dormitorios, con piscina, zona de barbacoa y amplios jardines, que el presidente actual, Paulino Rivero, no utiliza, ya que vive en su residencia particular, ubicada a pocos kilómetros, en su pueblo de origen, El Sauzal.

    La de Gran Canaria: 300.000 euros

    La otra propiedad, que tampoco se utiliza, fue comprada a principios de los 90 y está ubicada en el barrio más elegante de Las Palmas de Gran Canaria, Ciudad Jardín, entre sedes consulares y colegios privados, muy cerca del Hotel Santa Catalina, emblema de la ciudad. Sufrió durante la pasada legislatura una profunda reforma, valorada en casi 300.000 euros y llevada a cabo con cierto secretismo. Sin embargo, al tiempo se supo que solo en el recubrimiento de mármol para los baños se había gastado 24.500 euros del contribuyente, con perlas como cuatro escobillas para el water al precio de 700 euros.

  6. Navarra contó con residencia presidencial durante 16 años

    La residencia presidencial navarra solo era el ático de este edificio
    La residencia presidencial navarra solo era el ático de este edificio - p. o.

    Pablo Ojer informa desde Pamplona de que en Navarra cada presidente del Gobierno foral vive en su casa, ya que en el patrimonio público no existe una vivienda o piso destinado a los máximos dirigentes de la Comunidad.

    El que fuera presidente del Gobierno durante los años 1984-1991, Gabriel Urralburu, encargó la construcción de la vivienda presidencial. De hecho, fue una de las primeras cosas que hizo nada más llegar al poder. Por razones de seguridad ante la amenaza perpetua de ETA.

    El expresidente Gabriel Urralburu la construyó y fue el único que la usó

    La vivienda se encontraba en el ático del edificio que ocupaba y ocupa la Hacienda Navarra, al lado del Palacio de Navarra, sede del Ejecutivo foral y en pleno centro de Pamplona. Allí el expresidente navarro vivió con su mujer durante los siete años que estuvo en el poder disfrutando de una vivienda de más de 300 metros cuadrados. Dicen quienes conocieron aquel ático que era «lujoso, propio de Urralburu». El exgobernante socialista fue juzgado, condenado y encarcelado por cobrar comisiones en la construcción de la Autovía A-15 que une Pamplona con San Sebastián.

    El siguiente presidente de Navarra, Juan Cruz Alli, cambió el lujo de la residencia oficial por su piso de toda la vida. Lo mismo han hecho el resto, Javier Otano, Miguel Sanz y Yolanda Barcina.

    Fue el presidente Miguel Sanz quien ordenó desmantelar la residencia presidencial en el año 2000 y la convirtió en parte de las oficinas de la Hacienda foral, como el resto del edificio.

  7. País Vasco: 1,3 millones para la residencia oficial del lendakari

    Llegada al Palacio de Ajuria Enea
    Llegada al Palacio de Ajuria Enea - efe

    Itziar Reyero informa desde Bilbao de que los lendakaris del País Vasco fijan su residencia oficial en el palacio vitoriano de Ajuria Enea, que además de domicilio familiar sirve para recibir visitas al más alto nivel institucional. Este imponente caserón en el centro de Vitoria fue centro de la polémica en diciembre de 2012 cuando, tras reemplazar a Patxi López, Iñigo Urkullu fue investido presidente del Gobierno vasco. Mucho se debatió sobre si Urkullu, hombre familiar y de costumbres modestas, se mudaría con toda la familia -tiene tres hijos estudiantes- o permanecerían en su casa de Durango. Su mujer, Lucía Arieta, llegó a confesar en la campaña electoral que a causa de esa posible mudanza se había «llorado mucho» en la familia.

    El PP pidió a Urkullu que renunciara a vivir en el palacio de Ajuria Enea

    Antonio Basagoiti, entonces presidente del PP vasco, intervino en el debate de los Urkullu-Arietapidiéndoles que renunciaran a instalarse en Ajuria Enea por el coste al erario público, que cifró en 1,3 millones de euros en 2012. Eso sin contar con los gastos de seguridad y de personal de la residencia del lendakari. Basagoiti esgrimió además la renuncia de ETA a seguir matando, anunciada un año antes, para defender que no hay motivos de seguridad que recomienden que el lendakari viva en un palacio blindado. Sí las había en cambio cuando Patxi López y su mujer, Begoña Gil, se instalaron en Ajuria Enea en 2009. A las semanas de jurar su cargo, ETA amenazó de muerte a todo el Gobierno socialista.

    Basagoiti aludió además al pequeño tamaño de la comunidad autónoma vasca y a sus potentes infraestructuras de comunicación para disuadir a Urkullu de la mudanza, que finalmente se produjo en los primeros días de enero de 2013. La casa familiar del lendakari del PNV en Durango está a 45 kilómetros de la capital vasca.

  8. Castilla y León: un piso alquilado en el centro de Valladolid

    Colegio de la Asunción, sede de la Junta de Castilla y León
    Colegio de la Asunción, sede de la Junta de Castilla y León - f. heras

    El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, tiene su residencia en un piso situado en el centro de la capital vallisoletana. Se trata de una comunidad de propietarios donde Herrera vive como un vecino más. El piso, de unos 200 metros cuadrados, al que hay que sumar dos plazas de garaje, es costeado por la Junta de Castilla y León, que abona el alquiler, además de los gastos que de él se derivan. Cada inquilino, es decir, cada presidente autonómico que lo ha ocupado, se encarga de amueblarlo, gasto que tiene que asumir. Los Presupuestos Generales de la Comunidad reflejan la partida que cada año se destina a sufragar la residencia del jefe del ejecutivo regional, informa desde la capital pucelana Montserrat Serrador.

    Todos los presidentes autonómicos de Castilla y León, incluido José María Aznar, se han alojado en este céntrico piso, con la única excepción del socialista José Constantino Nalda, si bien en su caso de daba la circunstancia de que residía en Valladolid y, por lo tanto, mantuvo su residencia habitual. No sucedió lo mismo con el resto, ya que el también socialista Demetrio Madrid es de Zamora; después llegó Aznar, al que sustituyó el soriano Jesús Posada, a continuación fue presidente Juan José Lucas, también de Soria, y el actual, Juan Vicente Herrera, es de Burgos.

    La citada vivienda es destinada exclusivamente a residencia, ya que el despacho oficial se encuentra en la sede de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, el Colegio de la Asunción, situada en un barrio periférico de la capital.

  9. Aragón: no se ha planteado la posibilidad de una residencia oficial nunca

    El Edificio Pignatelli, sito en el Paseo María Agustín de Zaragoza, es la sede del Gobierno de Aragón. El presidente maño no tiene residencia oficial
    El Edificio Pignatelli, sito en el Paseo María Agustín de Zaragoza, es la sede del Gobierno de Aragón. El presidente maño no tiene residencia oficial - fotos: fabián simón

    Aragón no tiene —ni ha tenido nunca— una residencia oficial para presidentes de la Comunidad Autónoma. La presidenta Luisa Fernanda Rudi, igual que sus antecesores, vive en la que es su residencia particular, en este caso en la propia capital zaragozana. Tampoco existe residencia oficial alguna para ningún otro máximo responsable de las instituciones autonómicas —caso del presidente las Cortes regionales— ni para el alcalde de Zaragoza.

    El actual alcalde, Juan Alberto Belloch, tiene su residencia particular no en la capital, sino en el municipio de Zuera, informa Roberto Pérez desde la capital maña.

  10. Ningún palacio presidencial en La Rioja

    La sede del Gobierno riojano, ubicado en el corazón de Logroño
    La sede del Gobierno riojano, ubicado en el corazón de Logroño - larioja.org

    La Rioja no cuenta con palacios presidenciales como los que existen en otras comunidades, informa desde Logroño Sonia Barrado. Tan solo dispone de un edificio en el centro de Logroño denominado Palacio de Gobierno por aglutinar en él la actividad gubernamental de la Presidencia, pero ejerce de mera sede administrativa y se suma a otras dispersas en otros puntos de la ciudad.

    El presidente, el popular Pedro Sanz –jefe del Ejecutivo autonómico desde 1995—, reside en su domicilio particular. No se ha planteado ninguna otra fórmula viable.

  11. Murcia, sin domicilio oficial para sus mandatarios

    El Palacio de San Esteban (Murcia) alberga el Gobierno autonómico
    El Palacio de San Esteban (Murcia) alberga el Gobierno autonómico - abc

    David Moreno informa desde Murcia de que en esta Comunidad todos los presidentes autonómicos hasta la fecha han residido en sus domicilios particulares. Así lo hace el actual mandatario, Alberto Garre, quien no ha cambiado de domicilio tras su toma de posesión el pasado mes de abril y mantiene por tanto su domicilio en la capital de la Región. Tampoco la sede presidencial, el Palacio de San Esteban, cuenta con dependencias habilitadas como residencia, una posibilidad que quedó descartada en la remodelación que se hizo del palacio que hasta su designación como edificio de la presidencia, recibió diversos usos como colegio-convento de Jesuitas, cuartel de una compañía de Dragones de la Reina y sede de la cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia. Estuvo a punto de ser derruido por su estado de abandono a principios de los setenta y finalmente se procedió a su restauración y designación como actual sede de la Presidencia en 1984.

    El anterior presidente autonómico, Ramón Luis Valcárcel, residió durante los 19 años de mandato en su vivienda situada en una céntrica avenida de Murcia. De hecho con motivo del plan de ajuste para sanear las arcas públicas que se aplicó a finales de 2010, su residencia fue objeto de continuos acosos (los conocidos como escraches) que provocaron serios problemas de seguridad al presidente y a su familia.

    Puesta en venta de edificios públicos

    La actual sede del Gobierno regional, según fuentes de Presidencia, dispone de dependencias habilitadas para el descanso tan solo para casos puntuales. La Región de Murcia no dispone de ninguna vivienda de titularidad pública para uso del presidente y en los últimos años ha puesto a la venta edificios públicos de singular importancia, como es el caso de la anterior sede de la Consejería de Turismo, un palacio señorial del siglo XVIII que fue vendido a una entidad bancaria para ser transformada en sede social.

  12. Cataluña: Mas vive en su domicilio propio, el Palau solo alberga sus despachos

    El Palau de la Generalitat de Cataluña, sede de la Presidencia que hoy comanda Artur Mas
    El Palau de la Generalitat de Cataluña, sede de la Presidencia que hoy comanda Artur Mas - http://www.president.cat

    En Cataluña, el Palau o Palacio de la Generalitat, situado en la Plaza Sant Jaume de Barcelona, es la sede del Ejecutivo catalán. Es de las pocas sedes gubernamentales de origen medieval que existen en Europa. Sin embargo, solo acoge los despachos del presidente catalán, Artur Mas; de la Consejería de Presidencia y de la vicepresidenta, Joana Ortega. Se trata de un inmueble situado en el casco antiguo que la Diputación compró en el año 1400 para instalar su sede. De la edificación antigua no queda nada, pues posteriormente se levantó un edificio de nueva planta estilo gótico que ha sufrido diversas modificaciones. Los actos más solemnes, así como las ruedas de prensa de Mas, se celebran en este Palau, decorado con tapices y pinturas de incalculable valor.

    A diferencia de Jordi Pujol, que residía en la Casa dels Canonges —un edificio anexo al Palau de la Generalitat—, Mas vive en su domicilio particular. La Generalitat es propietaria también del Palau Robert, situado en el exclusivo paseo de Gràcia, destinado a actos oficiales y exposiciones, y el Palacio de Pedralbes, situado en la Avenida Diagonal y que fue residencia de la Familia Real. Actualmente es sede de la Unió por la Mediterránea.

    Las dependencias de las otras once consejerías están repartidas por la Ciudad Condal. El Gobierno tripartito abordó la posibilidad de unificar sedes como medida de ahorro, pero la idea no prosperó. La crisis ha obligado al Gobierno catalán a poner en venta algunos edificios, como el de la Consejería de Economía, que estaba emplazada en un palacete de Rambla Catalunya. El Ejecutivo autonómico ingresó 23 millones por su venta. O la modernista Casa Burés, destinada inicialmente a dependencias administrativas, pero que fue vendida por 18 millones de euros. Asimismo, ha tenido que renunciar a alquileres millonarios, como el del «Palau de Mar», un suntuoso palacio del Puerto de Barcelona que albergaba el departamento de Bienestar y Familia y cuyo alquiler costaba un millón de euros al año.

  13. Comunidad Valenciana: una joya del tardogótico de uso administrativo

    Imagen del Palau de la Generalitat tomada este lunes
    Imagen del Palau de la Generalitat tomada este lunes - ALBERTO CAPARRÓS

    Alberto Caparrós informa desde la capital del Turia de que la Comunidad Valenciana no cuenta con residencia pública para sus presidentes. De hecho, los jefes del Ejecutivo autonómico han vivido siempre en sus propios domicilios en la ciudad de Valencia (como los casos de Joan Lerma o Francisco Camps) o en casas alquiladas como sucede con el actual presidente, Alberto Fabra, cuya vivienda habitual está en Castellón.

    El Palau de la Generalitat, un edificio del siglo XV perteneciente al tardogótico situado en el casco histórico de la ciudad de Valencia, alberga las dependencias del Gobierno regional pero su uso es exclusivamente administrativo y político. Allí tiene su despacho el presidente autonómico y se celebran los plenos del Gobierno desde 1982.

    Al tratarse de un edificio protegido (su finalización data de 1480 y es una de las joyas de la arquitectura valenciana) no puede ponerse a la venta sin la preceptiva autorización del departamento de Cultura.

  14. Castilla-La Mancha y el Palacio de Fuensalida

    El Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del Gobierno de Castilla-La Mancha. Fue la casa de José Bono durante trece años
    El Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del Gobierno de Castilla-La Mancha. Fue la casa de José Bono durante trece años - fotos: ana pérez herrera

    María José Muñoz informa desde Toledo de que el Palacio de Fuensalida se encuentra en el casco histórico de la ciudad, junto a la iglesia de Santo Tomé, que guarda el famoso cuadro del Greco «El entierro del Conde de Orgaz». Fue mandado edificar por Pedro López de Ayala y Castañeda, I conde de Fuensalida, a comienzos del siglo XV. Durante el siglo XVI fue sede de la corte de la emperatriz Isabel de Portugal, esposa de Carlos V. En el interior del edificio se encuentra un gran patio central de estilo mudéjar, con pilares poligonales de ladrillo y zapatas. También en su interior se conservan restos de yeserías mudéjares. La escalera que comunica el edificio con el Taller del Moro posee un artesonado plateresco, con casetones, del siglo XVI. La portada del palacio es de sillería, con escudos de los Condes de Fuensalida y flanqueando la puerta de entrada hay unas columnas rematadas por leones.

    En la actualidad es la sede de la Presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha y lugar de celebración de las reuniones del Consejo de Gobierno; ha sido así prácticamente desde que se inició la etapa democrática, durante la Presidencia regional del socialista José Bono, que estuvo utilizando este palacio durante trece años, desde 1983. En 1995 lo abandonó como residencia familiar para trasladarse a un chalé en la cercana localidad de Olías. La utilización del Palacio de Fuensalida como residencia oficial fue siempre muy criticada por el partido de la oposición, el PP, que lo consideraba uso ilegítimo de los recursos públicos. A Bono le sucedió en la Presidencia de la Junta José María Barreda en 2004, que nunca utilizó las dependencias internas de su antecesor como alojamiento privado, ya que siempre vivió en Madrid, desde donde se desplazaba diariamente a Toledo para ejercer su cargo de presidente autonómico.

    A los tres años de ejercer su mandato, Barreda decidió llevar a cabo una reforma y rehabilitación integral del Palacio de Fuensalida, con graves desperfectos en su estructura y conservación de valiosos elementos arquitectónicos. El palacio dejó entonces de ser la sede administrativa de la Presidencia del Gobierno regional, uso que se trasladó al histórico edificio de Doncellas Nobles, también en el Casco Histórico de Toledo. La magnífica y necesaria restauración realizada por el arquitecto Mario Muelas significó un alto coste para las arcas autonómicas, seis millones de euros, sobre todo porque mientras avanzaban los trabajos de reforma la crisis económica comenzó a dar sus primeros coletazos. Quizá por eso, a punto de finalizar los trabajos, Barreda anunció que el «nuevo» palacio solo sería utilizado para actos institucionales de especial relevancia, y que se convertiría en un nuevo foco cultural en el que tendrían cabida exposiciones, conciertos y presentaciones de libros. Incluso, el edificio estrenó este uso cultural con la exposición «Atapuerca y la evolución humana».

    Pero un año después, en 2011, Barreda perdió las elecciones frente a María Dolores de Cospedal, quien decidió acondicionar de nuevo el inmueble para recuperarlo como sede de la Presidencia de Castilla-La Mancha, reubicar sedes y despachos y dar más cabida a trabajadores, sin tener que gastar dinero en alquileres de otras sedes y despachos, se argumentó desde el Ejecutivo regional.

  15. Cantabria: solo un tibio intento palaciego en 1990

    En 1990 el Gobierno de un socialista, Juan Blanco, se planteó utilizar Quinta Labat como sede del Gobierno de Cantabria, pero no prosperó
    En 1990 el Gobierno de un socialista, Juan Blanco, se planteó utilizar Quinta Labat como sede del Gobierno de Cantabria, pero no prosperó - abc

    Las diferentes consejerías del Gobierno de Cantabria se encuentran repartidas en la ciudad de Santander. La sede de la Presidencia se encontraba en la Calle Casimiro Sáinz, en la zona de Puertochico, sin embargo se decidió demolerla y construir un nuevo edificio proyectado por Rafael Moneo, al estilo del Kursaal donositarra, en su lugar. Esta nueva construcción albergaría algunas consejerías además de la propia Presidencia con objeto de centralizar la administración y eliminar la dispersión.

    La sede principal del Gobierno se encuentra actualmente de forma provisional en el moderno Palacio de Peña Herbosa, ubicado en la bella Calle Peña Herbosa, en el número 29.

    El otrora mandatario cántabro, Juan Hormaechea, rechazó dejar su piso en el Paseo de Pérez Galdós, con vistas impagables a la Bahjía de Santander, para alojarse en cualesquiera inmueble oficial. No obstante, el socialista Jaime Blanco (que interrumpió durante menos de un año la reelección del popular Hormaechea como principal activo del Ejecutivo montañés) invirtió unos cien millones de pesetas en amueblar la Quinta Labat, un palacete propiedad del Gobierno cántabro desde 1982 situado en las inmediaciones de El Sardinero, en la ostentosa Avenida de los Infantes, para convertirlo en sede regional, con dormitorios incluidos.

    Quinta Labat, que pudo ser La Moncloa montañesa, fue construida en 1895 por Casimiro Pérez de la Riva. Se trata de un ejemplo de arquitectura finisecular que, en 1991, el Gobierno de Cantabria se planteó convertir en «hogar» del presidente de la comunidad autónoma. Pero, tras una reforma de más de 100 millones de pesetas, este palacete nunca llegó a transformarse en una pequeña Casa Blanca de la tierruca. Después de décadas cerrada, es la sede de la Consejería de Industria y Desarrollo Tecnológico y el presidente actual, el popular Ignacio Diego, reside en su vivienda particular.

  16. Galicia, la residencia oficial de Monte Pío

    La residencia oficial del presidente de la Xunta, en Monte Pío, que ahora ocupa Alberto Núñez Feijóo
    La residencia oficial del presidente de la Xunta, en Monte Pío, que ahora ocupa Alberto Núñez Feijóo - miguel muñiz

    La residencia oficial de Monte Pío es la vivienda oficial del presidente de la Xunta de Galicia desde el año 2002. Fue construida a iniciativa del ex presidente Manuel Fraga y contó en su momento con el apoyo de todos los grupos políticos «para que el mandatario gallego tuviera una vivienda digna» y por las amenazas terroristas contra el expresidente gallego, informa desde Santiago de Compostela Marcos Sueiro.

    El proyecto de construcción fue obra del arquitecto Manuel Gallego Jorreto y su ejecución contó con un presupuesto de 30 millones de euros. La superficie es de 25.000 metros cuadrados y se alza en la ladera de una montaña en el barrio compostelano de Casas Novas.

    En la vivienda, situada sobre una colina, se distinguen dos áreas: una zona privada y otra de carácter institucional. Se utilizaron para su construcción materiales como granito, madera de cedro, roble. Su arquitectura es sencilla de trazo horizontal y está asentada sobre muros de piedra.

    Aunque fue Fraga el primer presidente que utilizó la residencia oficial, fue el socialista Emilio Pérez Touriño quien ha dado más uso a la residencia oficial. El actual presidente la utiliza solamente como residencia institucional, y prácticamente no pernocta allí si puede. A diario trata de hacerlo en su vivienda particular situada en Vigo. Solo si la agenda se lo exige se queda en la residencia oficial, cuyas cocinas, entre otras curiosidades, albergan una batería de cámaras frigoríficas que hizo construir Fraga para dar cabida a todas las viandas culinarias que recibía como presente y que habitualmente donaba. Las cámaras, como prácticamente la vivienda, están hoy semivacías.

  17. Baleares carece de palacios presidenciales

    Sede del Gobierno balear, ubicada en un edificio histórico conocido como «Consolat de Mar»
    Sede del Gobierno balear, ubicada en un edificio histórico conocido como «Consolat de Mar» - abc

    Pere Antoni Bernat informa desde Palma de Mallorca de que en el caso de Baleares, el Gobierno no cuenta con ninguna residencia para el presidente ni para ningún alto cargo. Todos los jefes del Ejecutivo que ha habido en el archipiélago se han alojado en sus propios domicilios.

    El actual presidente, José Ramón Bauzá, vive en su casa en el municipio de Marratxí, del que fue alcalde antes de presentarse a las elecciones autonómicas de 2011. Desde entonces se desplaza a diario al «Consolat de Mar», que es la sede del Gobierno regional y en la que recibe a las visitas. Una vez concluida su jornada laboral, que con frecuencia supera las 12 horas, regresa a su hogar.

    Los desplazamientos que por su cargo tiene que efectuar a la Península –principalmente entrevistas con ministros para negociar asuntos que afectan al archipiélago-, los hace siempre en clase turista; y a ser posible en compañías «low cost» dando así ejemplo de sus políticas de austeridad.

  18. Asturias: una planta dentro de la sede regional

    Sede del principado de Asturias. Una de sus plantas es un apartamento disponible para el presidente del Principado
    Sede del principado de Asturias. Una de sus plantas es un apartamento disponible para el presidente del Principado - Wikimedia

    La sede del Principado de Asturias alberga en su tercera planta la residencia oficial de sus presidentes. Este edificio de estilo neoclásico y antigua sede del Banco de España en Asturias, tiene acondicionado el ático desde la década de los 80 como residencia para los presidentes, aunque no todos se han querido mudar. De hecho, Javier Fernández (como anteriormente Vicente Álvarez Areces, ambos socialistas) reside actualmente en Gijón, donde acaba de comprarse una casa tras más de veinte años viviendo en la misma.

    A disposición de Fernández queda el ático del edificio institucional, en cuya planta con una superficie total de 230 metros cuadrados se reparten una sala de reuniones que hace las veces de comedor, además del apartamento que consta de tres habitaciones, dos baños, cocina y salón. Actualmente Fernández utiliza esta planta de forma puntual y solo Francisco Álvarez-Cascos (Foro Asturias) llegó a residir de forma habitual en este inmueble de la calle Suárez de la Riva en la capital ovetense, durante su breve mandato.