Diez planes para pasar en Lisboa el fin de semana de la Champions
El tranvía 28 realiza un largo recorrido por la ciudad - BELÉN RODRIGO

Diez planes para pasar en Lisboa el fin de semana de la Champions

Aprovecha al máximo el tiempo en la capital portuguesa. Hay siempre propuestas diferentes para los que quieran hacer turismo y conocer mejor la cultura y gastronomía del país vecino

Actualizado:

Aprovecha al máximo el tiempo en la capital portuguesa. Hay siempre propuestas diferentes para los que quieran hacer turismo y conocer mejor la cultura y gastronomía del país vecino

12345678910
  1. Tranvía 28

    El tranvía 28 realiza un largo recorrido por la ciudad
    El tranvía 28 realiza un largo recorrido por la ciudad - BELÉN RODRIGO

    Resulta muy divertido conocer Lisboa subido al tranvía 28. Gracias a su largo recorrido por las calles más estrechas de la ciudad, pasando por importantes monumentos, puedes ver zonas más escondidas de la capital lusa. Es el tranvía más frecuentado por los turistas, por lo que posiblemente se formarán largas colas durante el fin de semana. Pero si consigues uno de los pocos lugares sentados de los que dispone puedes relajarte y disfrutar del paseo. Sale en Martim Moniz y sube hasta Graça y antes de llegar a la Baixa pasa por el monasterio de San Vicente, el mirador de Santa Lucía y la Sé (catedral). El recorrido sigue por el Chiado, San Bento, Basílica da Estrela y acaba en el cementerio de los Placeres, en Campo de Ourique.

    El precio del billete resulta bastante caro si lo compras dentro del tranvía por eso lo mejor es que antes de entrar te hagas con un billete diario (6 euros) para poder subir y bajar las veces que quieras en un día. Sirve para el metro, autobús y tranvía e incluye los elevadores (Bica, Santa Justa, Gloria y Lavra). Lo puedes comprar en el metro y en algunos puestos de turismo.

  2. Alfama - Castelo de São Jorge

    El castillo de San Jorge está en la colina más alta de Lisboa
    El castillo de San Jorge está en la colina más alta de Lisboa - BELÉN RODRIGO

    Es la parte más antigua de la ciudad, donde encuentras restos de la antigua muralla de Lisboa. Desde el castillo de San Jorge se contempla una de las mejores vistas sobre Lisboa y sobre el estuario del Tajo. Por fuera de sus murallas se encuentran muchas tiendas de artesanía y diferentes tascas. Es una zona de muchas cuestas con calzada empedrada a donde conviene acudir con zapatos cómodos. Algunos microbuses llegan hasta las inmediaciones del castillo.

    Alfama, antigua zona de pescadores y marineros, es hoy un pintoresco barrio lisboeta, lleno de callejuelas y escalinatas. Está lleno de tascas y restaurantes, y en algunos se puede escuchar fado.

  3. Pasteis de Belém - Jerónimos

    Los pasteis de Belém son los más populares de la ciudad
    Los pasteis de Belém son los más populares de la ciudad - belén rodrigo

    Será probablemente el plan más repetido por muchos de los aficionados pero bien vale la pena esperar cola para probar los deliciosos Pasteis de Belém. Siguen utilizando la receta secreta originaria del Monasterio de los Jerónimos que se encuentra a escasos metros del café. Una verdadera joya arquitectónica con un fantástico claustro.

    En la zona de Belém se encuentra también el Museo dos Coches, con carrozas reales y la Torre de Belém, uno de los mejores ejemplos de arquitectura manuelina. A quien le gusten las plantas no debe dejar de visitar el Jardín Tropical.

  4. Un paseo por el Tajo

    Trafaria Praia es un antiguo navío recuperado y convertido e obra de arte
    Trafaria Praia es un antiguo navío recuperado y convertido e obra de arte - belén rodrigo

    Una forma diferente de conocer Lisboa es pasear en barco por el Tajo. Allí se encuentra su nuevo navío, Trafaria Praia, una antigua embarcación lisboeta convertida en obra de arte gracias a Joana Vasconcelos. Después de presentarse en la Bienal de Venecia ha regresado y desde el pasado 25 de abril se realizan visitas y paseos turísticos.

    Realiza un viaje de una hora, entre la Plaza del Comercio y la Torre de Belém. Además de disfrutar de las vistas puedes apreciar las obras de la artista contemporánea lusa que representa el descubrimiento del mundo subacuático.

  5. Plaza del Comercio

    Una renovada Plaza del Comercio ofrece muchos planes a los turistas
    Una renovada Plaza del Comercio ofrece muchos planes a los turistas - belén rodrigo

    Es el espacio del centro histórico lisboeta que más alteraciones ha sufrido en los últimos años. Después de meses de obras por fin se puede ver el esplendor del Terreiro do Paço (conocido también como la Plaza del Comercio). Se han abierto muchos restaurantes como Aura en sus arcadas con terrazas y la plaza ha ganado vida. Se espera además la apertura de una nueva Posada de Portugal en una de las torres.

    Entre las novedades de la plaza se encuentra un centro de interpretación histórica, Lisbon Center Story, para aquellos que quieran conocer la historia de la ciudad de forma interactiva. Y desde hace menos de un año se puede subir a lo alto del Arco de la Rua Augusta donde se contempla una fantástica panorámica de la plaza, del trazado pombalino de la Baixa y del Tajo.

    También está la casa de baño más sexy del mundo, una iniciativa de la reconocida marca lusa Renova, que ha puesto de moda el uso de papel higiénico de colores. Es pública y siempre está muy limpia y vigilada.

  6. Ir de compras

    Zapatos artesanales de Shoes Closet
    Zapatos artesanales de Shoes Closet - belén rodrigo

    En Lisboa, como en cualquier capital europea, encuentras las principales marcas de ropa y accesorios. Pero ir de compras al Chiado es diferente. Por un lado la arquitectura de sus edificios, mezclados con iglesias barrocas, y por otro por la originalidad de muchas de las tiendas. Un local de velas con más de dos siglos de existencia, de artículos de corcho, de guantes y sombreros para todos los gustos, de productos típicamente portugueses o de los principales diseñadores lusos. La marca española Tous se ha instalado hace poco en la Rua Garret, en la antigua y emblemática joyería Aliança, un edificio de patrimonio municipal.En la Baixa abundan más las zapaterías y tiendas de textiles y si nos vamos a la Avenida da Liberdade pasamos a la milla de oro lisboeta, con Gucci, Louis Vuitton, Carolina Herrera, Prada, Toods y un largo etc.

    En Príncipe Real hay sobre todo tiendas originales ya sea por lo que venden como por el edificio en el que están instalados. Es el ejemplo de Embaixada, un palacio en cuyas salas se han instalado marcas genuinas. Una de ellas, de zapatos, Shoes Closet, apuesta por el calzado tradicional y utiliza materiales típicamente portugueses.

  7. Cascais y Sintra

    Quinta da Regaleira, uno de los atractivos de Sintra
    Quinta da Regaleira, uno de los atractivos de Sintra - belén rodrigo

    Son las dos villas próximas a Lisboa más visitadas por los turistas. Cascais, por su bahía, su belleza, sus vistas y sus playas. Tiene mucho comercio y buenos restaurantes. Sintra, ciudad patrimonio de la Unesco, con palacios y castillos salidos de cuentos de hadas. La Quinta da Regaleira, el Palacio da Pena, el Palacio Seteais y una larga lista de monumentos inseridos en fantásticos jardines.

    Si quieres aprovechar al máximo tus horas puedes optar por una excursión organizada. We have tourism tours puede ser una opción. Una excursión por menos de 50 euros en la que visitas Belém, Sintra, Cabo da Roca, la playa del Guincho y Cascais.

  8. Zoológico de Lisboa

    Una visita al zoo es un divertido plan si viajas con niños
    Una visita al zoo es un divertido plan si viajas con niños - belén rodrigo

    Es una buena opción si vas con niños a Lisboa y quieres pasar un día en contacto con la naturaleza. Este zoológico es el primer parque con fauna y flora de la Península Ibérica convertido en una institución privada que centra su actividad en la preservación y reproducción de especies animales sin descuidar la investigación y la educación.

    Además de ver de cerca a muchas especies animales existen diferentes actividades para que la visita sea más divertida. Pasear en teleférico (incluido en el precio de la entrada) sobrevolando las diferentes áreas, dar de comer a algunos animales o asistir al espectáculo de delfines y focas.

  9. Relax en la playa

    La península de Troia cuenta con kilómetros de playa salvaje
    La península de Troia cuenta con kilómetros de playa salvaje

    Para aquellos que ya conozcan bien la ciudad o simplemente quieran aprovechar el buen tiempo tumbados en la arena, los alrededores de Lisboa tienen playas muy recomendables. En la línea de Cascais hay una gran variedad, casi todas pequeñas y recogidas. Pasando el puente 25 de Abril está la Costa Caparica, de gran extensión aunque con bastante gente los fines de semana. Si quieres playas más tranquilas te compensa alejarte un poco más y llegar a la zona de Meco donde además puedes encontrar muy buen marisco y fantástico pescado a la parrilla.

    El domingo después de la final para desconectar de todo si pierde tu equipo o celebrarlo de forma diferente si gana, puedes acercarte a Setúbal y coger un barco para Troia. Al cruzar el estuario del Tajo, en apenas 30 minutos, tienes kilómetros de playa salvaje hasta llegar a la Comporta. Utopia Beach Club, en Sol Troia, tiene una piscina con vistas al mar y una cocina muy recomendable.

  10. Jugar al golf

    Portugal es uno de los mejores destinos para practicar golf. Si eres un apasionado de este deporte no olvides que en los alrededores de Lisboa hay muchos campos para elegir. Los más próximos, en un radio de 30 kms, son los de Belas, Lisbon, Oitavos, Quinta da Marinha y Penha Longa. Si te alejas un poco más aumentan los campos, entre los que destacan Bom Sucesso y Praia d´El Rey en Óbidos y el de Troia, concebido por el famoso arquitecto de golf norteamericano Robert Trent Jones Senior.