Actualidad

Goldtrex, en busca del tesoro

Los lugareños de La Nava de Ricomalillo dicen que esta empresa vuelve a interesarse, una década después, por la mina de oro más importante que hubo en la Península

manuel moreno - Actualizado: Guardado en: Actualidad

«Su email ha sido reenviado a los directivos de Goldtrex, S. L. Serán ellos los que se pongan en contacto con usted cuando así lo consideren. Nosotros no le podemos proporcionar más información dado la L.O. de Protección de Datos. Gracias por contactar con nosotros». Es la contestación, por correo electrónico el pasado viernes, de una empleada de Lafisconta, una gestoría de Salamanca que lleva los asuntos de Goldtrex, a un «email» de ABC.

Este periódico solicitaba información de la empresa que acaba de recibir el visto bueno de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para realizar prospecciones con el propósito de encontrar oro en yacimientos de la toledana comarca de la Jara.

Uno de estos sitios es la mina de oro «Pilar», situada en Buenasbodas y La Nava de Ricomalillo. «Para ir andando desde el pueblo hay que echar merienda, porque la explotación minera se encuentra a tres kilómetros, después de superar varios cerros», explica Javier Rivas, secretario del Ayuntamiento de La Nava de Ricomalillo, cuyo nombre procede de «rico oro amarillo».

Abandonada desde finales del siglo XIX, este yacimiento fue, posiblemente, la mina de oro más importante del centro de la Península Ibérica. Un mito para los entendidos. Su explotación se remonta a los romanos. Todavía hay vestigios del campamento de aquella época, a pie de mina, en la cabecera del arroyo Ollegoso: restos de molinos de mano y morteros mineros, tégulas, fragmentos de sigillata y escorias de hierro. El acceso a estas excavaciones es muy complicado debido al desplome de las entradas. Incluso para llegar al interior por algunas de las bocaminas hay que hacerlo a rastras.

El interés de Goldtrex por esta mina no es nuevo. Según el secretario del Ayuntamiento, esta empresa ya realizó prospecciones hace casi una década en el mismo yacimiento, aunque en el consistorio desconocen los resultados de aquellos estudios.

Como sucedió entonces, en este ayuntamiento se sabe muy poco de Goldtrex. «Es un misterio», afirma rotundo Rivas. Hace casi una década, este mismo secretario del ayuntamiento intentó averiguar información sobre esta empresa y tan solo encontró una dirección a la que mandó un correo electrónico. Rivas todavía está esperando una contestación. «Yo creo que se trata de una empresa de origen australiano», baraja el secretario. «Será que van buscando un tesoro y por eso van con tanto secretismo», bromea Rivas. «En realidad —añade—, este secretismo te crea ciertas sospechas». «Nosotros no sabemos nada, no tenemos ninguna notificación», señala el alcalde de Belvís de la Jara, José Luis Fernández.

El domicilio social de Goldtrex S. L. en España anotado en el Registro Mercantil de Salamanca se encuentra en el número 8 de la Avenida de Italia de la ciudad charra, primer piso, oficina 4. En realidad, en esta dirección están las oficinas de de la gestoría Lafisconta, que lleva los asuntos de Goldtrex pero de la que no facilita ninguna información.

Capital social, 3.000 euros

Por más que se bucee en internet, no hay forma de encontrar una dirección de correo electrónico —solamente las señas postales de Salamanca ya indicadas— ni un teléfono de contacto de Goldtrex, que ha declarado un capital social de 3.000 euros. Según los datos identificativos y de actividad de esta empresa, su objeto social es «la exploración, investigación y extracción de recursos y sustancias mineras, la implantación y organización de industrias relacionadas con estas actividades, y la obtención de productos mineros industriales o químicos». Como socio y administrador único, en el Registro Mercantil de Salamanca aparece Geotrex Gestión Minera y cuatro apoderados solidarios españoles.

A tenor de los datos que maneja ABC, Goldtrex comenzó sus operaciones en España en abril de 2011. El 29 de agosto de 2012, la Consejería de Agricultura hizo pública la declaración de impacto ambiental del proyecto «Permiso de investigación Alejandrina, número 4180, situado en los términos municipales de Belvís de la Jara, Aldeanueva de Barbarroya, La Nava de Ricomalillo, Sevilleja de la Jara y Robledo del Mazo».

El 10 de junio el Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicó la autorización a la empresa para llevar a cabo su investigación Alejandrina —nombre de una de las bocas de la mina El Pilar— en la comarca de la Jara. Una resolución que todavía no ha llegado al Ayuntamiento de La Nava de Ricomalillo, que continúa adelante con la redacción de su proyecto, a cargo del arqueólogo Sergio de la Llave, para declarar la mina «Pilar» Bien de Interés Cultural.

Toda la actualidad en portada

comentarios