sanidad

Mitos y verdades de la alimentación durante el tratamiento oncológico

Con motivo del Día Mundial del Cáncer, el oncólogo Andrés García Palomino repasa en ABC la dieta adecuada para los pacientes que sufren esta enfermedad

H. DÍAZ - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

«No hay ninguna dieta anticáncer», afirma con rotundidad el doctor Andrés García Palomo, jefe de Oncología del Hospital de León, quien cree que los libros publicados al respecto no contienen más que valoraciones interesadas. A juicio del médico, tampoco se puede hablar de alimentos «buenos o malos» porque por ejemplo, «un paradigma de alimentación saludable», como es el pescado, muy bueno desde el punto de vista coronario o circulatorio, «probablemente no lo sea desde el punto de vista oncológico, ya que procede de un ecosistema contaminado».

Con motivo del Día Mundial del Cáncer que se celebra este lunes, el jefe de Oncología del Hospital de León y el también doctor Serafín de Abajo Olea, Andrés García Palomino, impartirán desde este martes y hasta el próximo jueves en la capital leonesa una serie de conferencias sobre alimentación y su influencia en los procesos oncológicos. Aunque insiste en que no se puede hablar de una dieta saludable sino de «paradigmas» asentados en la población, el doctor cita las verduras y las frutas como «alimentos oncosaludables».

De todo y variado

«Cuando llegan a mi consulta las personas van a comenzar un tratamiento les digo que pueden comer de todo y variado». Otra cosa distinta, añade el profesional, es que «sólo se alimenten de grasas o fundamentalmente de proteínas o hidratos de carbono», que es cuando será dañino. «La dieta tiene que respetar los criterios que siempre hemos establecido como una alimentación saludable. Es decir, tiene que haber una cantidad diaria de hidratos de carbono, muy pocas grasas y una cantidad mediana de proteínas» detalla el doctor, para quien todo tratamiento oncológico debe acompañarse de una dieta «variada, y sobre todo ejercicio físico y buen humor».

Respecto a los «paradigmas», además del pescado mencionado anteriormente, otro muy extendido es que los alimentos ricos en azúcares son malos, «cuando es erróneo y no hay un dato que lo corrobore». «Sí que es verdad que los hidratos de carbono que han sido industrializados y procesados pueden ser más peligrosos unos que otros para la salud oncológica, pero aquellos procedentes de la fruta no lo son».

No obstante, pese a que no podemos hablar de «alimentos buenos y malos», hoy se sabe que el origen de la enfermedad a veces está ligado a una nutrición no adecuada. De hecho, el 35 por ciento de los casos de cáncer que se registran están motivados por la mala alimentación, mientras que un porcentaje similar tiene como principal causa el consumo de tabaco, según el Centro Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Estos malos hábitos, especialmente la alimentación incorrecta, están detrás de los tipos de cáncer más frecuentes, como son el de mama, el de colon y el de próstata. «Es lo único que conocemos con absoluta seguridad», afirma el doctor, que añade, además, que «los pacientes que ganan peso después del tratamiento tienen más riesgo de recaer».

Toda la actualidad en portada

comentarios