Toros

Cultura

Hemeroteca > 24/09/2007 > 

Un «sí» rotundo al futuro de la Fiesta

Otra vez la Monumental llena a rebosar, otra tarde de pasión, otra vez un grupúsculo de antitaurinos perfectamente orquestados insultando a quienes acudían al coso. Pero pese a estos «antis», algo

Actualizado 24/09/2007 - 09:21:33
César Rincón paseó las banderas de España y de Colombia en su triunfal despedida junto a José Tomás y Serafín Marín en una plaza llena a reventar
César Rincón paseó las banderas de España y de Colombia en su triunfal despedida junto a José Tomás y Serafín Marín en una plaza llena a reventar
Otra vez la Monumental llena a rebosar, otra tarde de pasión, otra vez un grupúsculo de antitaurinos perfectamente orquestados insultando a quienes acudían al coso. Pero pese a estos «antis», algo está cambiando en Barcelona, porque antes le pedías a un taxista que te llevara a la Monumental y te preguntaba extrañado si había toros. Ahora te desea una buena tarde y se lamenta de no poder ir a la plaza. Y en los tendidos otra vez aficionados de todos los rincones de España, del sur de Francia, colombianos arropando a su ídolo César Rincón.
La sociedad catalana no podía tener mejor representante que Juan Antonio Samaranch ocupando su barrera del «11». Pedro Balañá no faltó a otra gran cita en su plaza ni tampoco el matador y apoderado catalán Enrique Patón, mientras Juan Segura Palomares, presidente de la Federación Taurina Catalana -tantos años en primera línea de la lucha-, entregaba al diestro colombiano un recuerdo en la tarde de su despedida. Allí estaba fiel a José Tomás, Albert Boadella, y José Bono y el director general de la radio y televisión de Castilla-La Mancha, Jordi García-Candau, y José Barrionuevo y Pedro Trapote, Fernando Artiach, Juan Antonio Gómez-Angulo y Mercedes Milá.
El Juli, triunfador del sábado, presenció la corrida desde un tendido, mientras su apoderado, Roberto Domínguez, estaba en el callejón. Allí también Manuel Caballero y Pablo Lozano. Los ganaderos Felipe Lafita y Antonio Briones, el empresario de Bogotá, Felipe Negret, Victoriano de la Serna y Carlos Abella con su padre, que recordaba que en esta plaza en el año 35 presenció la vuelta de Belmonte con La Serna y el Niño de la Palma.
Acaba una temporada espléndida en Barcelona. Se ha reivindicado un espectáculo de gran arraigo en la ciudad. Para los incrédulos y los escépticos, ayer miles de aficionados volvieron a dar un «sí» rotundo a la Fiesta en Cataluña.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.