Cuando tu casa es un infierno por el ruido
La pianista de Puigcerdá acusada de molestar a su vecina, durante la vista - EFE

Cuando tu casa es un infierno por el ruido

Proliferan las denuncias por contaminación acústica, ya sea procedente del vecino de al lado o de la calle. El derecho al descanso, cada vez más protegido

Actualizado:

Proliferan las denuncias por contaminación acústica, ya sea procedente del vecino de al lado o de la calle. El derecho al descanso, cada vez más protegido

12345
  1. Más del 15% de los hogares sufre ruido excesivo

    La pianista de Puigcerdá acusada de molestar a su vecina, durante la vista
    La pianista de Puigcerdá acusada de molestar a su vecina, durante la vista - EFE

    El juicio contra una pianista de Puigerdá (Gerona) para la que se reclamaban 7,5 años de prisión -aunque la petición fue luego algo rebajada-, por las molestias que causaba a una vecina, ha devuelto a primer plano los conflictos por el ruido, ya sea de vecinos, de elementos del edificio como ascensores o aires acondicionados o procedentes del exterior, como bares o incluso el camión de la basura.

    El 15,5% de los hogares españoles declaraba en 2011 sufrir ruidos producidos por vecinos o del exterior, según la última encuesta disponible sobre condiciones de vida en nuestro país, informa Manuel Trillo.

    La protección frente al exceso de decibelios cada vez es mayor. Desde 2002, una directiva europea que considera el ruido ambiental como «uno de los mayores problemas medioambientales en Europa» obliga a los estados miembros a adoptar planes de acción. La legislación nacional, autonómica y local también busca una defensa mayor frente al ruido. Así mismo, cada vez son más los que se animan a llevar las molestias acústicas ante los tribunales.

  2. Diez años de una sentencia pionera contra una discoteca

    José Luis Merino, frente a la discoteca Chapó, justo bajo su domicilio
    José Luis Merino, frente a la discoteca Chapó, justo bajo su domicilio - FERNANDO BLANCO

    José Luis Merino, ferroviario de profesión, recuerda cada noche de fin de semana de los cinco años que duró la pesadilla del desmesurado volumen y vibraciones de la discoteca Chapó, en los bajos del edificio de Palencia donde aún vive. Todo acabó hace ahora diez años con la primera condena penal del Tribunal Supremo por delito acústico, al considerar que el propietario del establecimiento había puesto en peligro gravemente la salud de los vecinos del inmueble, informa Raúl González.

    José García de Juan fue el primer hostelero de España condenado a prisión por un delito de contaminación acústica. El Supremo le impuso dos años y tres meses, pero no llegó a entrar en la cárcel gracias a un indulto parcial. José Luis Merino asegura ahora no guardarle rencor a pesar del «auténtico calvario que nos tocó vivir, por culpa también del pasotismo de las administraciones», asegura.

  3. Desvelados por el camión de la basura

    El camión de la basura, motivo de conflicto en varias ciudades
    El camión de la basura, motivo de conflicto en varias ciudades - RAFAEL CARMONA

    El camión de la basura se ha convertido en motivo de queja en distintas ciudades. Los tribunales condenaron en 2008 al Ayuntamiento de Bilbao a indemnizar con 10.000 euros a un vecino quehabía denunciado las molestias generadas cada domingo, de 6.30 a 8.30 de la mañana, por el ruido del camión cisterna, informa Itziar Reyero. El consistorio tuvo que renovar sus vehículos de barrido por otros menos ruidosos, además de cambiar los horarios de trabajo.

    En Barcelona, el aumento de paradas y el trajín de las camionetas han multiplicado el ruido y la Sindicatura de Barcelona (defensor del ciudadano), recibió 14 quejas por este motivo ya en 2011, informa Anna Cabeza.

  4. Amargados durante las Fallas y el Carnaval

    Una mascletá durante las Fallas de Valencia
    Una mascletá durante las Fallas de Valencia - Juan Carlos Soler

    Enfrentarse contracorriente a las fiestas locales no resulta fácil. Sin embargo, el exceso de ruido llevó al cierre de un casal fallero por oden judicial el pasado enero tras la denuncia en 2011 de la comunidad de propietarios de una plaza donde estaba situado. El juez encontró probado que el sonido o ruido que generaba «excedía de lo normal» y que afectaba a varios vecinos, informa Rosana Belenguer.

    En Santa Cruz de Tenerife, los vecinos del centro emprendieron una batalla legal que se saldó con la sentencia favorable en 2006 del TSJC en defensa de su derecho al descanso durante el carnaval. Pese al varapalo judicial, el ayuntamiento continuó avalando la celebración de la fiesta en la calle, con un ruido ambiente que superaba los 110 decibelios, muy por encima de los 55 que permitía la sentencia, informa Bernardo Sagastume.

  5. Indemnización de 6.000 euros por los guateques en el patio

    Yolanda Berrón, junto a los locales donde los jóvenes celebraban sus ruidosas fiestas
    Yolanda Berrón, junto a los locales donde los jóvenes celebraban sus ruidosas fiestas - FABIÁN SIMÓN

    Las cocheras de la planta baja del edificio de Teruel donde vive Yolanda Berrón eran un tormento. Se alquilaban a grupos de jóvenes que las usaban para sus fiestas. «Era una impotencia total porque faltaba normativa con la que poder actuar», relata. Acudió al alcalde y finamente se aprobó una norma. Yolanda denunció y ahora se ha condenado a cuatro jóvenes y dos propietarios a indemnizarla con 6.000 euros, informa Roberto Pérez.