Somnolencia dormirse conduciendoNo te duermas al volante: sigue estos consejos

Según la DGT, la conducción distraída o desatenta es la segunda causa de siniestralidad vial en España

Conducir con cansancio aumenta el tiempo de reacción hasta un 86%, según el RACE

Los estudios muestran que conducir 17 horas después de haberse levantado es similar en riesgo a conducir con una alcoholemia de 0.5

MadridActualizado:

Ponerse a los mandos de un automóvil requiere, como mínimo, hacerlo descansado. Y es que conducir con sueñodistrae y merma capacidades motoras, por lo que los movimientos se vuelven más lentos. Incluso pueden surgir microsueños.

En esto, un estudio del RACE señala que ponerse al volante cansado aumenta el tiempo de reacción ante un imprevisto hasta un 86%. Es más, si el sueño es acusado la concentración deja de ser total e incluso puede provocar un mayor aceptación del riesgo y agresividad. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), la conducción distraída o desatenta es la segunda causa de accidente en nuestro país. De ahí que convenga tener en cuenta:

- La hora para comenzar un viaje es clave: las peores, entre las tres y las cinco de la madrugada y entre las dos y las cuatro de la tarde. Coger el coche tras una jornada laboral sin antes descansar es mala idea, como hacerlo tras ingerir una comida copiosa.

- Ventilar el habitáculo y mantener una temperatura entre 20ºC y 23ºC.

- Descansar cada dos horas de conducción o siempre que se sienta cansancio es mucho más que una recomendación: no hacerlo puede pasar una factura fatal. Un 14% de los conductores asegura viajar sin parar, como revela un estudio del Observatorio Español de Conductores.

- En caso de estar tomando medicamentos hay que consultar al médico o farmacéutico sobre la conducción. Los medicamentos no compatibles con la conducción avisan en el envase —un pictograma con triángulo rojo y un coche dentro—. Sucede con los antihistamínicos y con los antidepresivos.

- El alcohol y las drogas producen sueño y gravísimos errores de percepción y otros fallos de los reflejos. Además, el humo del tabaco provoca somnolencia.

- Las personas que sufran insomnio, apnea del sueño u otros trastornos respiratorios pueden conducir si superan las pruebas psicofísicas al obtener o renovar el carné de conducir. En algunos casos los períodos para la renovación pueden reducirse.