Con la compra de Opel PSA se convierte en el segundo fabricante de Europa

La filial de GM Opel/Vauxhall y las actividades europeas de General Motors Financial se unirán al Grupo PSA en una operación que valora estas actividades en 1.300 millones de euros y 900 millones de euros respectivamente

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No por esperada la compra de Opel por parte del grupo PSA ha dejado de convertirse en la noticia del día, y quizás la más importante del sector de la automoción en 2017. Ha sido este lunes cuando General Motors y el Grupo PSA han anunciado el acuerdo por el cual la filial de la americana General Motors Opel/Vauxhall y las actividades europeas de GM Financial se unen al Grupo PSA (Peugeot/Citroën/DS) en una operación que valora estas actividades en 1.300 millones de euros y 900 millones de euros respectivamente.

Con la incorporación de Opel/Vauxhall, que obtuvo unos ingresos de 17.700 millones de euros en 2016 , PSA se convertirá en el segundo fabricante europeo de vehículos, con una cuota de mercado del 17%.

El encargado de realizar esta operación fue Carlos Tavares, presidente del Consejo de Administración de PSA, quien también mostró su intención de «gestionar PSA y Opel/Vauxhall aprovechando sus respectivas identidades de marca». PSA y Opel ya han trabajado juntas en «la creación de productos ganadores para el mercado europeo, y por eso sabemos que Opel/Vauxhall es el socio adecuado. Lo consideramos una ampliación natural de nuestra relación y estamos deseando poder llevarla un paso más allá», añadió Tavares.

Su intención es que el cambio estratégico de Opel/Vauxhall reciba un impulso importante con el apoyo de PSA, al tiempo que « respetará los compromisos adquiridos por GM con los empleados de Opel/Vauxhall», continuó Tavares.

Mary T. Barra, directora general de GM, también mostró su satisfacción por este acuerdo, declarando que de este modo se crea «una nueva oportunidad de mejorar los resultados de nuestras respectivas empresas a largo plazo aprovechando el éxito de nuestra anterior alianza».

Para la directiva de GM, esta operación representa «un nuevo paso importante en la labor que estamos llevando a cabo para mejorar nuestros resultados e impulsar nuestra dinámica. Estamos transformando nuestra empresa y registrando de manera uniforme resultados sin precedentes para nuestros accionistas, a través de estrictos criterios de asignación de capital en favor de inversiones de mayor rentabilidad en nuestra actividad central de automoción, y en las nuevas tecnologías que nos permiten liderar el futuro de la movilidad individual».

Refuerzo de ambas empresas

La operación permitirá realizar importantes economías de escala y desarrollar las sinergias en compras, fabricación e I+D. Se esperan unas sinergias anuales de 1.700 millones de euros de cara a 2026, de las cuales una parte significativa está prevista para 2020, acelerando el cambio de rumbo de Opel/Vauxhall. Aprovechando la exitosa alianza con GM, PSA espera que Opel/Vauxhall logre un margen operativo corriente del 2% en 2020 y el 6% en 2026, y genere un flujo de caja operativo positivo en 2020.

PSA junto con BNP Paribas también adquirirá todas las actividades europeas de GM Financial a través de una joint venture 50%/50% de nueva creación que conservará la plataforma y los equipos europeos actuales de GM Financial. Esta joint venture estará plenamente consolidada en BNP Paribas y contabilizada según el método de participación por PSA.

La operación supone otro paso más en el trabajo que está llevando a cabo GM para transformar la empresa, que ha arrojado tres años de resultados récord y una buena perspectiva para 2017, además de un importante capital distribuido entre los accionistas. Reforzará la actividad principal de GM, respaldará su inversión constante en recursos para las oportunidades de mayor rentabilidad, incluidas las tecnologías avanzadas que lideran el futuro, y generará un valor considerable para los accionistas.

Al mejorar inmediatamente el EBIT, los márgenes EBIT y el flujo de caja ajustados por la actividad del automóvil, y eliminar riesgos del balance general, la operación permitirá reducir las necesidades de liquidez de GM en el marco de su asignación de capital en 2.000 millones de dólares, que se utilizarán para agilizar las recompras de acciones, según las condiciones del mercado.

GM también participará en el éxito futuro de la entidad fusionada a través de la disponibilidad de bonos de suscripción de acciones de PSA. GM y PSA también esperan colaborar en el desarrollo posterior de las tecnologías de electrificación y los acuerdos de suministro existentes para Holden y algunos modelos de Buick; además, PSA podrá abastecerse a largo plazo de los sistemas de pila de combustible de la joint venture GM/Honda.