Un coche eléctrico de flota puede ahorrar 1.500 euros

Además, los impulsados por GLP aportan ventajas claras para empresas y autónomos, entre otros

MadridActualizado:

La presencia de vehículos movidos por energías alternativas es cada vez mayor en nuestras calles y carreteras. Pero las empresas están respondiendo con cierta lentitud a la oferta por las dudas que surgen sobre sus ventajas y limitaciones.

La firma de rent a car Reflex ha seleccionado los 10 aspectos más importantes que empresas y autónomos deben tener en cuenta para elegir entre las distintas y nuevas posibilidades.

¿Qué alternativas hay?

Las 3 principales opciones de vehículos ecológicos en el mercado son:

1. Eléctrico, para rutas que no superen 90 km diarios

2. Híbrido, para aquellos que se muevan mayoritariamente por zonas urbanas y de gran congestión

3. GLP, para todos los públicos y actividades

¿Cuáles son las actividades más indicadas para usarlos?

La actividad idónea para estos vehículos es aquella que demanda un kilometraje similar cada jornada, sobre todo en zonas urbanas, donde no hay problemas para recargar, sobre todo tratándose de coches eléctricos, pero también de surtidores de GLP.

Esto hace que ambas alternativas resulten muy interesantes para empresas de reparto, jardinería, mantenimientos y comercial en zonas restringidas.

A fecha de hoy, los especialistas aconsejan contar con un 20% de la flota, al menos, de vehículos alternativos. Esto prmite probar su eficacia y confirmar que se ajustan a las necesidades de la compañía, tanto por compromiso medioambiental como por ahorro, eficacia de motores, ventajas...

¿Varía el precio del renting para los vehículos ecológicos?

Las cuotas se han acercado mucho a las de un diésel, sobre todo los híbridos y los alimentados por GLP.

Un eléctrico es aconsejable para usos por encima de 15.000 km/año. Para hacerse a la idea, completando 20.000 km anuales ahorra casi 1.500 euros frente un equivalente de gasolina o diésel con un gasto de 6,5 l/100 km. Así que, a mayor uso, mayor ahorro.

Por su parte, el uso de GLP ahorra de un 5% a un 15% sobre la gasolina y el gasoil.

¿Hay ahorro fiscal?

Tanto los híbridos, como los eléctricos y los de GLP están exentos del Impuesto de Matriculación.

Los vehículos de renting tienen deducciones en el IRPF (30% los eléctricos, del 20% al 30% los híbridos y del 20% los alimentados por GLP).

En Madrid hay una bonificación del 75% en el Impuesto de Tracción Mecánica.

¿Qué otras ventajas ofrecen?

1. Muestran el compromiso medioambiental de la empresa y contribuyen a la concienciación de su plantilla

2. Son necesarios para acceder a determinadas licitaciones, sobre todo de administraciones públicas

3. Aportan descuentos en peajes y en tarifas de las zonas urbanas con aparcamiento regulado, un ahorro añadido

4. Posibilidad de usar carril BUS VAO con un solo conductor, evitando así atascos

5. Los coches de GLP ofrecen mayor autonomía al sumar 2 depósitos (gasolina y autogás): unos 300 km en GLP y 700 más en gasolina

6. Su motor sufre menos degaste y, por tanto, menos averías y menor paralización de flotas

7. Al tratarse de automóviles modernos, incorporan los últimos avances en seguridad, conectividad...

¿Sufren restricciones por contaminación?

Los coches así no están afectados por esta limitación. Es más, en casos como el de Madrid los vehículos ECOdisfrutarán de una rebaja de hasta el 50% en el coste del estacionamiento. Son vehículos ECO, según ha clasificado la Dirección General de Tráfico, los propulsados por GLP, híbridos no enchufables, híbridos enchufables con autonomía superior a 40 km y vehículos movidos por gas natural (GNC y GNL).

Además, tienen acceso a lugares restringidos y pueden circular por zonas de Prioridad Residencial en ciudades como Madrid.

¿Dónde repostar?

En el caso del eléctrico, la infraestructura es un punto de estacionamiento con poste de recarga. En ocasiones, el propietario instala un punto así en su garaje. Ojo, no todos los puntos son universales, pues aún no se ha estandarizado la conexión y los sistemas del enchufe de recarga varían según marcas.

Los vehículos GLP tienen que acudir a estaciones de servicio específicas. Hay más de 500 estaciones en toda España donde repostar GLP y el número sigue creciendo. Además, las grandes compañías tienen la opción de situar un surtidor en sus centros de trabajo.

Planificar la ruta. Fuera de las grandes ciudades se reducen las estaciones de servicio con GLP y los puntos de recarga para baterías eléctricas. Por ello, es importante planear bien la ruta, teniendo en cuenta dónde se encuentran estos lugares para evitar rodeos innecesarios. En el caso de los eléctricos, lo aconsejable es trazar rutas cerradas que aprovechen toda su autonomía.