Esuqema de la suspensión activa del nuevo Audi A8
Esuqema de la suspensión activa del nuevo Audi A8

Nuevo Audi A8, con suspensiones activas inteligentes

El próximo A8 llegará con una suspensión activa que en caso de accidente se eleva para minimizar los daños

MadridActualizado:

Pocos días antes de su presentación en el próximo Audi Summit en Barcelona -el próximo día 11 de julio- Audi va desvelando las características de su buque insignia, el A8. Una berlina que como toda la gama aúna confort y deportividad por los cuatro costados.

48 voltios

El nuevo Audi A8 demuestra su versatilidad y rendimiento en marcha, gracias a una nueva suspensión activa basada en un sistema eléctrico de 48 voltios como fuente principal.

Con este nuevo desarrollo el sistema de suspensiones electromecánico completamente activo, controla cada rueda de forma individualizada y se adapta a las condiciones de la carretera. Y lo hace situando en cada rueda un motor eléctrico que funciona a través del nuevo sistema eléctrico principal de 48 voltios. Además, conlleva componentes adicionales que incluyen engranajes, un eje rotatorio con una barra de torsión interna realizada en titanio y una palanca que a través de una barra de acoplamiento ejerce hasta 1.100 Nm de par sobre la suspensión.

Al igual que el sistema desarrollado por Mercedes para su Clase S el sistema de Audi se basa en una cámara frontal de video que va leyendo la carretera y es capaz de ajustar de forma predictiva el funcionamiento de la suspensión. Incluso antes de que el vehículo llegue al bache, la función de anticipación desarrollada por Audi transmite a los actuadores el nivel de desplazamiento que han de realizar para controlar los movimientos de la suspensión. De esta forma, la suspensión reacciona de forma precisa en el momento adecuado, eliminando virtualmente las posibles vibraciones y sacudidas. Este complejo proceso tiene lugar en apenas unos pocos milisegundos, con la cámara generando información sobre la superficie de la carretera 18 veces por segundo. La plataforma electrónica del chasis (ECP) procesa la información y controla de forma precisa todos los elementos de la suspensión casi en tiempo real. En combinación con la suspensión neumática, evolucionada para el nuevo Audi A8, el innovador concepto de suspensión activa ofrecerá una experiencia de conducción totalmente nueva con más confort y el dinamismo propio de los deportivos de la marca.

Eje trasero direccional para el nuevo Audi A8
Eje trasero direccional para el nuevo Audi A8

Menor balanceo

Una de las ventajas de la nueva suspensión activa es que se minimizan los balanceos de la carrocería en las curvas –inercias laterales- y también en las aceleraciones y frenadas manteniendo en todo momento una estabilidad que mejora la dinámica del coche.

Además, la innovadora combinación de la dirección dinámica y el eje trasero direccional resuelve el conflicto entre agilidad y estabilidad, al contar con dirección dinámica en las cuatro ruedas. Los reglajes de la dirección son directos y deportivos, garantizando al mismo tiempo precisión y una alta estabilidad, con la suavidad requerida para el máximo confort cuando es necesario. Con este desarrollo, además, el radio de giro del nuevo Audi A8 se anuncia incluso más pequeño que el de un Audi A4.

Audi pre sense 360°

Otro de los elementos innovadores del nuevo A8 es el sistema de seguridad Audi pre sense 360°, con el que la suspensión se eleva hasta 80 milímetros en caso de posible accidente lateral. El sistema utiliza los sensores conectados en red del controlador central de asistencia al conductor (zFAS) para detectar los riesgos de una posible colisión. En caso de un impacto lateral inminente a más de 25 km/h, los actuadores de la suspensión elevan la carrocería hasta un total de 80 mm en apenas medio segundo. Como resultado, la colisión se dirige a las áreas más reforzadas de la berlina de lujo, como los travesaños laterales y la estructura del piso, lo que reduce la carga que sufrirían los ocupantes del vehículo en el impacto en un 50 por ciento comparado con una situación similar en la que la carrocería del vehículo no se elevara.