BMW X6, enriquecido

El SAV germano recibe ligeros matices estéticos que refrescan su estampa, nuevos colores de carrocería y llantas, un capó opcional más abombado. La oferta de motores se amplía con la llegada de una nueva versión M de gasóleo, con triple turbo y 381 CV.

e.c.
madrid Actualizado:

Más de 150.000 unidades ha situado BMW de su SAV (Sports Active Vehicle) X6 desde su lanzamiento en 2008, una surte de todocamino de corte coupé sin parangón en la categoría Premium, de arquitectura basada en la del SUV X5, que ahora, en 2012, matiza rasgos estéticos de forma muy sutil para mantener la vigencia del producto.

Así, varía ligeramente el diseño del paragolpes, de los faros, de los antinieblas (ahora más altos y esquinados), de la parrilla y, todavía más llamativos, la oferta de colores de carrocería (añade los Marrakech Brown y Orion Silver) y los diseños de llantas, de hasta 20 pulgadas bitono. Además, el coche ofrece como extra a pagar aparte un capó más abombado y deportivo y faros LED en opción (de serie en el tope de gama X6 M).

En lo que toca a motores, el X6 mantiene las opciones de gasolina xDrive35i de 306 CV (6 cilindros en línea), xDrive50i (V8) de 408 CV y X6 M de 555 CV, junto a los turbodiésel xDrive30d de 245 CV y xDrive40d de 306 (los dos de seis cilindros en línea). La sorpresa estriba en el nuevo M50d de 381 CV/740 Nm, uno de los primeros productos nacidos de la recuperada (por la marca) línea M Perfomance Automobiles, que entierra sus orígenes en el legendario M535i de los años 80 y que, en el caso del X6, se dota de motorización de gasóleo de seis cilindros con triple turbo (dos de pequeño tamaño y un tercero más grande). Sólo requiere 7,7 l/100 km de promedio homologado, y completa el paso de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos. Como el resto de la gama, aplica tracción total y una caja de cambios auto secuencial ZF de ocho marchas, aunque convenientemente revisada, como el ajuste del chasis.