Los rincones del Madrid más religioso
La iglesia de San Nicolás de los Servitas - aBC

Los rincones del Madrid más religioso

Pequeñas iglesias de la época de la Reconquista, conventos de clausura en el corazón de la ciudad y la sobriedad de La Almudena configuran la ruta por el Madrid más religioso

Actualizado:

Pequeñas iglesias de la época de la Reconquista, conventos de clausura en el corazón de la ciudad y la sobriedad de La Almudena configuran la ruta por el Madrid más religioso

1234567891011
  1. Las diez iglesias primitivas

    La iglesia de San Nicolás de los Servitas
    La iglesia de San Nicolás de los Servitas - aBC

    En 1202, Alfonso VIII consolidó la repoblación cristiana de Madrid tras la invasión árabe y dictó un Fuero que, durante más de un siglo, ordenó la vida en la ciudad. Diez iglesias aparecían reconocidas en ese documento, todas ellas situadas dentro de los muros de la muralla urbana de Madrid. De esas diez parroquias primitivas, hoy tan sólo quedan tres en pie, aunque reformadas: San Nicolás, San Andrés y San Pedro.

    La torre mudéjar en ladrillo de la iglesia de San Nicolás de los Servitas es, después de la muralla árabe en la Cuesta de la Vega, la segunda construcción más antigua que se conserva en Madrid. Data del siglo XII y aunque está parcialmente tapada por construcciones posteriores, aún se pueden apreciar los juegos geométricos sobre el ladrillo o las arquerías ciegas.

    De la plaza de San Nicolás, cruzamos por la calle Segovia hasta llegar al barrio de La Latina. Allí, al lado de la Cava Baja, encontramos la iglesia de San Andrés. De origen árabe y reconstruida varias veces, guarda los restos de San Isidro Labrador, patrón de Madrid. Y un poco más arriba, en la calle del Nuncio, la iglesia de San Pedro el Viejo, que ha sufrido numerosas modificaciones, aunque aún conserva su torre mudéjar del siglo XIV.

  2. El Madrid de su patrón...

    Interior de la Colegiata de San Isidro, en la calle Toledo
    Interior de la Colegiata de San Isidro, en la calle Toledo - ABC

    Los pasos de San Isidro, patrón de la ciudad, arrancan en la plaza de San Andrés, en lo que fue el palacio de los condes de Paredes y, varios siglos antes, casa de los Vargas, para los que trabajaron el Santo y su mujer, Santa María de la Cabeza. Hoy alberga el Museo de los Orígenes y la reconstrucción del edificio conserva varios de los elementos originales de la casa en la que vivió San Isidro, como el pozo en el que obró uno de sus milagros al rescatar a su hijo, que había caído de los brazos de su mujer.

    Al lado de la Casa de San Isidro, los restos del Santo reposan en la iglesia de San Andrés, en una capilla dedicada al patrón que el Ayuntamiento decidió construir en 1622, después de su canonización.

    Y todavía en el barrio de La Latina, encontramos la colegiata de San Isidro, en la calle de Toledo. Construida en el siglo XVII, durante un tiempo hizo las veces de catedral, un privilegio que perdió en 1993 con la consagración de La Almudena.

  3. ...y de su patrona, la Almudena

    Catedral de La Almudena de Madrid
    Catedral de La Almudena de Madrid - ignacio gil

    Varias intentonas por dotar a Madrid de un gran templo precedieron la construcción de la catedral de la Almudena, en honor a la patrona de la ciudad que, en árabe («al mudayna»), quiere decir «de la ciudadela». El templo se hizo de rogar y es que aunque Felipe II trasladó la capital del reino a Madrid en 1561, hasta 1885 la ciudad formaba parte de la Archidiócesis de Toledo. Las obras de la Almudena arrancaron dos años antes de que se creara el Obispado de Madrid-Alcalá, en 1883, bajo la dirección del Marqués de Cubas, aunque se dilataron en el tiempo.

    No fue hasta 1993 cuando el Papa Juan Pablo II consagró el nuevo templo. La catedral, en la que está enterrada la reina María de las Mercedes, impulsora del proyecto, atesora varias obras de arte, como la talle de la Virgen de la Almudena, enmarcada por un retablo de Juan de Borgoña que data del siglo XVI.

  4. La Virgen más castiza de Madrid

    Cada 15 de agosto, los bomberos de Madrid sacan a su patrona en procesión
    Cada 15 de agosto, los bomberos de Madrid sacan a su patrona en procesión - de san bernardo

    Es la patrona «popular» de Madrid y protagoniza la verbena más castiza de la ciudad. El 15 de agosto, la iglesia de San Pedro El Real y Nuestra Señora de La Paloma se convierte en centro de peregrinación para los devotos que acuden a la tradicional ofrenda floral, la misa solemne en honor a la Virgen y la bajada del cuadro de La Paloma en honor a su patrona por parte de los bomberos de Madrid.

    Por la tarde, la Virgen sale en procesión por las calles del centro de Madrid. Lo curioso es que se trata de un cuadro y no de una talla, como suele ser habitual, aunque la imagen tiene mucha historia.

    Cuenta la leyenda que fue una vecina de Puerta de Toledo, Isabel Tintero, la que encontró el cuadro de la Virgen en la calle, mientras un grupo de niños jugaba con él. Se llevó la imagen a su casa, que la protegió durante el embarazo y extendió por el vecindario el rumor de que el cuadro de la Virgen obraba milagros. Fue a principios del siglo XX cuando se construyó la iglesia de La Paloma, en la calle del mismo nombre.

  5. Dos conventos de clausura en el corazón de Madrid

    El convento de las Descalzas Reales, en el Madrid de los Austrias
    El convento de las Descalzas Reales, en el Madrid de los Austrias - JAIME GARCIA

    En el centro de Madrid, pero aislados del trajín de la ciudad, se encuentran los conventos de clausura de las Descalzas Reales y de la Encarnación, ambos en el barrio de los Austrias.

    Los muros del Real Monasterio de las Descalzas Reales fueron testigos del nacimiento de doña Juana de Austria, hija de Carlos I. Entonces, este edificio era el palacio del rey e Isabel de Portugal. No fue hasta 1557 cuando doña Juana, que se había quedado viuda del príncipe de Portugal, fundó este convento de monjas franciscanas descalzas, que atesora una veintena de tapices tejidos en Bruselas a partir de bocetos creados por Rubens.

    El Real Monasterio de la Encarnación, en la plaza que lleva el mismo nombre, fue fundado en 1611 por Felipe III y Margarita de Austria, aunque la reina falleció antes de ver finalizada la obra. Guarda un valioso relicario compuesto por más de 700 piezas, entre las que se encuentra un vaso que contiene la sangre de San Pantaleón.

  6. La devoción de los reyes

    Imagen de archivo de la capilla del Palacio Real
    Imagen de archivo de la capilla del Palacio Real - ABC

    Son cinco las Reales Capillas que podemos encontrar en Madrid y que siguen la estela de la abundante arquitectura ligada a la monarquía que hay en la región. El Palacio Real, en Madrid, El Pardo, El Escorial, la iglesia de San Antonio en Aranjuez y su Palacio Real cuentan todos ellos con esta institución que durante siglos ha sido parte fundamental de la vida en la Corte.

    Y es que de la Capellanía dependían todos los asuntos religiosos en los que tomara parte la Familia Real, como bodas bautizos o funerales, así como las celebraciones religiosas que tuvieran lugar en los Reales Sitios.

  7. El hogar del Cristo de Medinaceli

    Cristo de Medinaceli
    Cristo de Medinaceli - ABC

    Las colas ante la iglesia de Jesús de Medinaceli se repiten cada primer viernes de marzo, el que marca el inicio de la Cuaresma. Es la romería del Besapiés, que tiene como protagonista al Cristo de Medinaceli, una figura del siglo XVII que descansa en esta parroquia ubicada en la plaza de Jesús. Tallada en Sevilla, cautiva durante años en Fez y rescatada antes de llegar a Madrid en el verano de 1682. Lo hizo con fama de milagrosa, aunque un largo periplo la llevaría tras la Guerra Civil a rincones tan lejanos como Ginebra. Especialmente esperada es la procesión que cada Viernes Santo saca a la figura de su capilla por las calles de Madrid.

    La iglesia que custodia la imagen se fundó en el siglo XVII y desde 1890 es el hogar de los padres capuchinos. El 1922 el templo fue derribado por amenaza de ruina y el actual data de 1930.

  8. Los Jerónimos

    La parroquia de San Jerónimo El Real
    La parroquia de San Jerónimo El Real - TURISMO DE MADRID

    A la iglesia del antiguo monasterio de San Jerónimo el Real se le conoce popularmente como Los Jerónimos. Las obras comenzaron en 1503 y desde entonces el edificio ha sufrido numerosas modificaciones. Fue uno de los monasterios más importantes de Madrid y junto a él se ubicaba el Cuarto Real, después convertido en el ya desaparecido palacio del Buen Retiro. Los monjes jerónimos se instalaron en este monasterio, de estilo gótico isabelino, debido a las condiciones insalubres de su anterior residencia, el monasterio de El Paso, a la ribera del río Manzanares.

    El monasterio contó con dos claustros. El primero, destruido entre 1855 y 1856, y un segundo claustro barroco —que vino a sustituir a otro anterior, renacentista—, recuperado e incorporado al Museo del Prado en las obras de ampliación del arquitecto Rafael Moneo.

  9. La iglesia donde se casó Lope de Vega

    Salida de la procesión de la Soledad desde la Real Iglesia de San Ginés
    Salida de la procesión de la Soledad desde la Real Iglesia de San Ginés - ÓSCAR DEL POZO

    Dedicada a San Ginés de Arlés, la iglesia de San Ginés es una de las más antiguas de la capital, aunque su origen sigue siendo un misterio. Enclavada en pleno epicentro comercial de la ciudad, en la calle Arenal, el campanario mudéjar que aún conserva podría indicar que esta iglesia se construyó sobre una antigua ermita de finales del siglo XIII.

    Testigo de acontecimientos ilustres, en la iglesia de San Ginés tuvo lugar el bautizo de Francisco de Quevedo en 1580, y allí también se casó Lope de Vega.

  10. Joyas en cualquier rincón de la Comunidad

    La basílica de Nuestra Señora de la Asunción, en Colmenar Viejo
    La basílica de Nuestra Señora de la Asunción, en Colmenar Viejo - ignacio gil

    El resto de la Comunidad conserva también una gran variedad de joyas que bien merecen una visita. Parroquias, ermitas, monasterios, basílicas... Cada pueblo cuenta con su particular aportación de arquitectura y turismo religioso a los atractivos de Madrid.

    La Basílica de Nuestra Señora de la Asunción en Colmenar Viejo y la iglesia de Santa María Magdalena de Torrelaguna pueden formar parte de una ruta por los pueblos de la sierra. En la zona oeste, la parroquia de la Asunción, en Robledo de Chavela, donde además las obras de restauración del templo han sacado a la luz una decena de pinturas góticas de dragones de gran valor artístico. Y en el sur de la Comunidad, la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, en Chinchón, o la iglesia de Santa María La Mayor en Colmenar de Oreja son sólo unos cuantos ejemplos de todo lo que ofrece la región.

  11. Cruce de religiones

    La mezquita Abu-Bakr, en el barrio de Tetuán
    La mezquita Abu-Bakr, en el barrio de Tetuán - ABC

    El legado de la religión católica en Madrid es apabullante por razones históricas. Pero por razones históricas también hay que buscar en el origen de Madrid —el Mayrit musulmán— la huella del islam en la ciudad. Desde la antigua muralla de la Cuesta de la Vega hasta el Centro Cultural Islámico de Madrid, más conocido como la mezquita de la M-30.

    El templo se erigió en 1992 siguiendo el modelo de la mezquita de Córdoba y con los 12 millones de euros que el rey Fahd de Arabia Saudí donó para su construcción. Con 12.000 metros cuadrados, de los cuales 1.000 están dedicados a la oración, es la mezquita más grande de Europa y, junto con el templo Abu-Bakr, en Tetuán, la única que encontramos en Madrid.

    La religión judía también tiene sus lugares de culto en la ciudad. En Madrid hay siete sinagogas, aunque el centro de la actividad radica en la calle Balmes, donde se encuentra la sede de la Comunidad Judía de Madrid y también la sinagoga Bet Yaacov, construida en 1968.