Madrid

Filandón

7 /10
Precio medio
55€
Dirección
Carretera Fuencarral al Pardo,Km. 1,900
Aparcacoches
Si
Teléfono
91 734 38 26 Llamar
 Filandón
Restaurante Filandón. Se encuentra en la Carretera de El Pardo a Fuencarral, km 1,900. Foto: Belen Diaz.
Filandón Carretera Fuencarral al Pardo Km. 1,900,Madrid

Lleva algo más de siete años abierto y desde entonces registra llenos diarios, pese al gran tamaño de sus comedores y terraza, con capacidad para unos trescientos comensales. No cabe duda de que Filandón ha sido un acierto de la familia García, la propietaria de Pescaderías Coruñesas, una empresa centenaria que es referencia del pescado de calidad en Madrid y en toda España. Cuentan además con otros dos restaurantes importantes, bien conocidos en la capital, como son O’Pazo y El Pescador, especializados ambos en productos del mar. A diferencia de estos dos establecimientos, en Filandón, que es la palabra que se emplea en la Maragatería para referirse a una reunión de familiares y vecinos ante el fuego para contarse cuentos y chascarrillos, el fuego de las parrillas adquiere un gran protagonismo. Y, también a diferencia de los otros restaurantes del grupo, la imbatible oferta de productos del mar se amplía aquí a verduras y carnes, que se hacen en las brasas.

Situado muy cerca de la M-40, en pleno Monte de El Pardo, ocupa una amplia finca con zonas de aparcamiento y parque infantil y un edificio moderno dividido en varios comedores, todos alrededor de las grandes parrillas centrales, además de una agradable terraza exterior. Atiende a la siempre numerosa clientela un nutrido equipo de sala que, aunque lo hace con bastante rapidez, resulta un tanto antipático y tiene algunos fallos. Detalles como esos tenedores sucios depositados sobre el mantel o volcar los restos de un plato en otro delante del cliente resultan impropios de un sitio de este nivel.

En los casi ocho años que lleva abierto, la carta apenas ha sufrido cambios. Tampoco los precios, que siguen siendo muy razonables. Es una oferta sencilla sobre la base de un producto de calidad tratado con mimo y sin complicaciones. Casi todas las entradas se pueden pedir también en medias raciones. Probamos en nuestra última visita el salpicón de marisco (22 €), un clásico de todos los restaurantes del grupo, rico, con buenas gambas y mejillones pero, como siempre, con un exceso de cebolleta. Está muy bueno el pisto, que se acompaña con un huevo frito de corral (15), y resultan de calidad, aunque bastante irregulares de tamaño, las almejas de Carril a la sartén (20). Notables también unos espárragos blancos a la parrilla (16,50) bien seleccionados.

Como corresponde a un restaurante del grupo Pescaderías Coruñesas, los pescados son un capítulo importante. Impecable el rape a la brasa (19,50), lo mismo que el tataki de atún rojo pasado por la parrilla (25). Otras opciones son la merluza de anzuelo (18), el rodaballo (26), el besugo de la pinta (29) o el enorme lenguado Evaristo para dos personas (26 cada una). De las carnes probamos el steak tartar (23), perfectamente aliñado y con buena carne como base, aunque llega ya hecho de la cocina y algo amazacotado.

En los postres, sobresale la tarta de queso templada (7,50), al estilo de la célebre del restaurante guipuzcoano Zuberoa, aunque lógicamente no llega al nivel de aquélla. Bodega muy clásica en sus referencias, bastante floja en el capítulo de vinos blancos, pero con tintos a precios ajustados que invitan a beber bien.

Cerrado domingos noche y lunes. Terraza.