¿Por qué se ha formado un tornado tan brutal como el de Oklahoma?
El tornado alcanzó vientos de más de 320 km/h - reuters

¿Por qué se ha formado un tornado tan brutal como el de Oklahoma?

El sitio por excelencia para la formación de los tornados es Estados Unidos, y más concretamente las grandes llanuras estadounidenses del sudeste y centro del país

Actualizado:

Debido al gran tornado de categoría EF4, con vientos de más de 320km/h, que ayer lunes ha dejado cerca de una treintena de víctimas en Moore, estado de Oklahoma, surge una gran incertidumbre por saber cómo se forman estas manifestaciones tan imponentes y poderosas de la naturaleza. [Pincha aquí si quieres ver los vídeos del tornado de Oklahoma]

Cabe destacar, que el sitio por excelencia para la formación de los tornados es Estados Unidos, y más concretamente las grandes llanuras estadounidenses del sudeste y centro del país, conocidas también como el “corredor de los tornados” que abarca principalmente los estados de Texas, Oklahoma, Kansas y Nebraska.

En este sitio del planeta, se dan sobre todo en los meses de abril y mayo, las condiciones ideales para la formación de las supercélulas, que son unas tormentas especialmente virulentas y las únicas capaces del albergar tornados.

Para que se formen estas supercélulas son al menos necesarios los siguientes ingredientes:

•Una masa de aire muy cálida y cargada de humedad. En el caso de los Estados Unidos, las masas de aire provenientes del Golfo de México cumplen perfectamente con lo indicado.

•También es necesaria otra masa de aire mucho más fría y seca. Igualmente, son muy comunes las que descienden por Canadá y avanzan rápidamente por terreno estadounidense.

Cuando estas dos masas interfieren o chocan entre sí en las llanuras estadounidenses, generan una gran inestabilidad atmosférica, capaz de generar las anteriormente mencionadas supercélulas.

Además, cuanta más diferencia de humedad y temperatura haya entre estas dos masas de aire, la inestabilidad será mayor, y más opciones habrá de tener grandes tornados de similares características al que ayer se produjo en Oklahoma.

Y es que para nada estamos hablando de un tornado común, ya que las primeras estimaciones hablan de velocidades de viento de 320km/h y de un diámetro aproximado de un 3km.

Por suerte, estos grandes tornados son poco habituales y se estima que tan sólo un 1% de todos lo que se producen en la tierra alcanzan la categoría EF4 o EF5 y muchos de ellos, por supuesto, afectan a sitios no poblados.

30 o 40 minutos de antelación

También son muchas las preguntas, acerca de si se hubieran podido evitar sus mortales consecuencias. Pero la verdad, es que a pesar de haberse emitido todo tipo de alertas y de haberse cumplido los pronósticos meteorológicos, aún es imposible saber con más de unos 30 o 40 minutos de antelación, donde se va a producir un tornado. Por lo tanto, además de evacuar las zonas con previsión de tornados o albergarse en refugios anti tornados, poco más se puede hacer.

Además, otra de las características de las supercélulas tornádicas, es que siguen un rumbo bastante errático y a día de hoy es imposible predecir con precisión el rumbo exacto que tomarán los tornados una vez que hayan tocado tierra.

Por otro lado, que gran parte de las construcciones de la zona afectada sean de madera, para nada ha aumentando el número de víctimas mortales.

Un tornado de tal virulencia, con vientos de más de 320km/h, también es capaz de destruir una vivienda con una construcción más tradicional de hormigón. Además, las consecuencias serían incluso peores, ya que en caso de derrumbe, el mayor peso del hormigón causaría destrozos más cuantiosos al impactar contra otros objetos o viviendas.

La única forma de estar a salvo ante un tornado de similares características, es con la construcción de un bunker anti tornados, que no es más que un refugio bajo tierra que lógicamente no está expuesto a estos vientos tan virulentos.

Por último, hay otro motivo que tiene mucho peso a la hora de que la mayoría de las casas sean de madera. Y es que, ante una catástrofe igual o de similares características a la de Oklahoma, es mucho menos costoso y más rápido levantar y construir este tipo de edificaciones, que rehabilitar la zona con las casas de hormigón.