Top

España

Las técnicas de robo más extravagantes

Del «mataleón» al «Spiderman», pasando por el «beso del sueño» sin olvidar los clásicos butrones o alunizaje

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
Navegue usando los números

El método «mataleón»

Los ladrones del método «mataleón» eligen a víctimas solitarias- JOSÉ RAMÓN LADRA
n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Este martes conocíamos que la Polocía ha detenido a tres individuos en Madrid porque robaban a sus víctimas utilizando el método «mataleón». De curioso nombre, esta técnica que utilizaban consistía en agarrar por el cuello a las víctimas cortando así su riego sanguíneo por un momento. Como consecuencia, estas quedaban inconscientes en el suelo por unos segundos, los que aprovechaban para sustraer sus efectos de valor.

El «Spiderman» de los ladrones

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Este pasado mes de agosto caía en Madrid también el «Spiderman» de los ladrones, pillado «in fraganti». Era el presunto autor de seis robos con fuerza en domicilios, a los que accedía escalando a través de las conducciones de gas de los patios interiores mientras sus dueños estaban dentro. El «personaje», de 41 años, fue sorprendido por los agentes cuando trataba de huir tras haber cometido un robo en una vivienda céntrica de la capital española.

La suplantación de identidad

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Otro método que nos puede resultar llamativo es el que utilizaba el célebre «Capitán Timo», que no es otro que el de la suplantación de identidad. Este «capitán» actúa haciéndose pasar por coronel, comandante de la marina e incluso capitán de fragata, para ganarse la confianza de sus víctimas y realizar falsos negocios ligados a dependencias o servicios militares del Ejército tales como concesiones de lavanderías, peluquerías, limpieza, e incluso la posibilidad de ser conductor de una base militar. Tras recoger el dinero que las víctimas le daban como adelanto desaparecía sin dejar rastro.

Otro caso famoso por su repercusión fue el de los magrebíes atracados por «policías full». Con falsas credenciales de policía, pistolas simuladas y dispositivos luminosos, una banda de 20 iraníes daban el alto a ciudadanos magrebíes en el asfalto. Después, simulando realizar un control antidroga, se hacían con todo el dinero y objetos de valor que portaban en el vehículo. Tenían muy claras sus víctimas: ciudadanos del norte de África residentes en Europa que atravesaban España para partir de vacaciones a sus países de origen. Se posicionaban en paralelo al vehículo de la víctima y les obligaban a parar. La A-1, la A-4, la M-30 y la M-40 eran el escenario perfecto para perpetrar el atraco.

Otro caso famoso de suplantación de identidad repercusión fue el de la organización Alivare Kinge Europa, especializada en formar a ladrones. Cometieron hasta 26 robos hasta que fueron detenidos cerca del aeropuerto de Madrid-Barajas. Los arrestados elegían a turistas extranjeros que iban en coches y simulaban un control policial para darles el alto. Tras identificarse con placas falsas, le sustraían los objetos de valor que portaban bajo el pretexto de la incautación.

«Beso del sueño»

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

La ladrona más buscada por las brigadas policiales de los últimos años quizá sea la del «beso del sueño». Con esta técnica robó a una veintena de personas por todo el país hasta que finalmente fue detenida y puesta a disposición judicial. Esta «ladrona profesional» utilizaba como método el engaño a hombres en bares de copas. Se acercaba a ellos con alguna excusa, como que era nueva en la ciudad para entablar conversación con las víctimas. Tras una charla les proponía acompañarles a su casa para tomar la última copa, y aprovechando algún despiste de sus víctimas, les vertía droga en la bebida. Estos quedaban inconscientes, mientras la mujer aprovechaba para desvalijar sus viviendas.

El robo de los «cogoteros»

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Los mayores también han sufrido especialmente todo tipo de robos. En el caso del «cogotazo», el «modus operandi» es el siguiente: un miembro de la banda de ladrones entra a una sucursal bancaria donde la víctima está sacando dinero; cuando sale del banco la «marca» mediante una comunicación telefónica o gestos a sus compinches. Después, los asaltantes la siguen hasta un lugar propicio, normalmente el portal de sus casas, para abordarlas, a veces con gran violencia, y quitarles el dinero que acababan de sacar. Normalmente correspondía a su pensión.

Los ladrones de «las alcantarillas»

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Este mismo mes de septiembre caía en Madrid la «banda de ladrones de alcantarillas», quizá la más espectacular de los últimos tiempos.Estos ladrones utilizaban el sistema de alcantarillado para penetrar en las sucursales que asaltaban tras practicar un butrón desde el subsuelo. Este peculiar grupo, que además iba cambiando de cabelliza entre generaciones, solía disfrazarse con camisetas del Rayo Vallecano y regodearse de sus golpes ante los rehenes.

El «fácil» butrón

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Mediante la técnica del butrón, los delincuentes consiguen entrar en el establecimiento de al lado de forma bastante sencilla. Después de realizar el agujero que atraviesa la pared, consiguen introducirse en la tienda sin que salte la alarma, por lo que no es necesario ni que se den prisa. Actualmente es uno de los métodos que más afectan a las joyerías, aunque el pasado mes de julio conocíamos que en el distrito de Chamartín se habían planificado dos robos con butrón contra un comercio de cosmética. En este caso se hicieron con una mercancía valorada en 380.000 euros, toda ella de productos cosméticos. Derruyeron tres muros de ladrillo en una finca de vecinos y dos locales contiguos.

El tirón

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Aunque pueda resultar clásico, la verdad es que el método del tirón no pasa de moda, aunque tiene sus versiones y variantes más sofisticadas. Como por ejemplo el de una banda que sustraía mantas de joyería. Primero iban a los comercios a comprobar las medidas de seguridad del local, haciéndose pasar por clientes. Y, a continuación, días después, otro miembro del grupo regresaba al establecimiento y solicitaba ver muestrarios de joyas de oro: cadenas gruesas, sellos o colgantes.

Mientras, otro cómplice mantenía la puerta abierta, el delincuente daba un fuerte «tirón» y huía con el botín. En el exterior le esperaban otros miembros de la red en un vehículo, la mayoría de las veces sustraído, y se daban a la fuga.

Alunizaje

n. mira - Actualizado: Guardado en: España

Para finalizar nuestro top, otro método que no podía faltar, el del «alunizaje». Se trata de un robo que se comete contra comercios cuando están cerrados y vacíos. Un automóvil se lanza directamente contra la puerta y el escaparate, y de esa luna de cristal recibe el nombre. Una vez dentro, los delincuentes roban todo en poco tiempo antes de que los vecinos o la policía se den cuenta. Habitualmente las víctimas son joyerías, para extraer objetos de bastante valor en poco tiempo. El vehículo, además, suele ser robado.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios