Pruebas

BMW 535i Aut., empuje constante

  • BMW 535i Aut., empuje constante
    Los 306 CV/400 Nm del motor 3.0 turbo lanzan al 535i con notable suficiencia.
  • BMW 535i Aut., empuje constante
    La zaga del 535i exhibe 2 salidas de escape esquinadas.
  • BMW 535i Aut., empuje constante
    El envolvente puesto de conducción requiere un periodo de adaptación hasta manejar todo correctamente.
  • BMW 535i Aut., empuje constante
    Las plazas traseras son confortables, pero el espacio longitudinal no es enorme.
  • Ficha técnica mas
Precio:
56.650 €
Cambio:
Auto/sec., 8 v
Largo:
4,90 m
Combustible:
Gasolina
Traccion:
Trasera
Alto:
1,46 m
Cilindrada:
2.975 CC
De 0 a 100km/h.:
6 s
Ancho:
1,86 m
Nº de cilindros:
6
Velocidad max:
250 km/h
Peso:
1.760 Kg
Potencia:
306 CV
Consumo medio:
8,5 l/100 km
Maletero:
520 l

No es el más vendido de la gama, pero sí uno de los más equilibrados y dinamicos a partir de la respuesta que depara su propulsor 3.0 de 6 cilindros en línea, un bloque turbo de inyección directa ideal para largos cruceros.

Día 13/09/2011 - 14.29h
  • Compartir

A falta del nuevo M5 de 560 CV (aterriza antes de finalizar 2011), la oferta de gasolina en la Serie 5 de BMW contempla los 520i (de 4 cilindros), 528i, 530i y 535i (estos 3 de 6 cilindros en línea) y 550i (motor V8, esencialmente ideado para el mercado norteamericano). En España no son tan solicitados como los diésel (en particular el 520d de 184 CV), pero el avance técnico de todos ellos les pone a tiro de clientes que detestan «petroletas».

ABC Motor analiza en esta ocasión el intermedio 535i, un súper rival de los Audi A6, Lexus GS, Jaguar XF, Mercedes-Benz Clase E y Volvo S80 equivalentes. ¿Qué ofrece? Para empezar 306 CV y 400 Nm de par máximo (abultado y constante de 1.200 a 5.000 rpm) a partir de un bloque 3.0 turbo capacitado para lanzar sus casi 1.800 kg a 100 km/h en 6 segundos. En otras palabras: un envidiable dinamismo que se acompaña de un soberbio reprís para afrontar adelantamientos con seguridad o encarar repechos de autovía con suficiencia. El contrapunto es un consumo que, si bien anuncia 8,5 l/100 km (optimistas) a partir de alternador «inteligente», compresor de funcionamiento variable, neumáticos de baja resistencia o parrilla con álabes internos móviles (todo ello del protrama EfficientDynamics), raramente se apea de 11 en circulación regular autovía/ciudad.

El nuevo Serie 5 es un 55% más robusto que su antecesor, y su peso es contenido para tratarse de un sedán de última generación y casi 5 metros. Y no lo es por la aplicación de elementos de aluminio en carrocería (aletas, capó y puertas) y chasis. No obstante, BMW ha jugado casi todas las bazas posibles en uno de sus puntales comerciales, dotándolo de una tecnología de vanguardia.

De ahí el mando Adaptative Drive que permite seleccionar la dureza de la suspensión, la vivacidad del cambio (aquí auto secuencial de 8 marchas, pero sin levas de serie en el volante) y el acelerador, y la resistencia de la dirección entre modos Comfort, Sport y Sport+ (desconecta parcialmente el estabilizador). Junto a éste, opciones tan sugerentes como la visión nocturna infrarroja BMW Night Vision (detecta peatones que se cruzan de noche varios metros por delante), reconocimiento de velocidad Speed Limit Info, Head-up display (hay quien opina que con grafías pequeñas), alumbrado bixenón adaptativo, aparcamiento pilotado Parkassistant, visión panorámica Sorround View (muy útil al maniobrar en espacios angostos, y sobre todo para asomar el coche desde estacionamientos donde no se ve el tráfico transversal), alertas por cambio involuntario de carril y obstáculos en ángulos muertos, o cámara marcha atrás y control de velocidad activo, entre otros.

El 535i también puede llevar dirección a las 4 ruedas (las traseras giran en sentido opuesto a las delanteras para maniobrar como si fuese mucho más pequeño, y ligeramente en el mismo sentido a ritmo fuerte para cambiar de carril con mayor celeridad), dirección activa (varía la desmultiplicación y reduce a menos de 2 vueltas el movimiento de volante para llevar las ruedas de tope a tope), grandes pantallas multimedia en el dorso de las butacas delanteras (para el visionado, por ejemplo, de películas desde las plazas traseras)…

Su interior, de gran calidad, añade un ergonómico puesto de conducción donde, por cierto, no sobran huecos para depositar pequeños objetos. Además, lleva su tiempo aclimatarse a un sinfín de botones (en función de los dispositivos opcionales instalados) hasta manejar de una vez todas sus posibilidades. Por cierto, en las plazas traseras 2 adultos viajan bien, pero sin «tirar cohetes» en lo que toca al hueco para las piernas. Además, el maletero es diáfano y capaz (520 litros), pero la boca de carga es justa. No hay rueda de repuesto porque el coche calza neumáticos Run-flat, que pueden rodar algunos kilómetros pinchados hasta llegar a una asistencia.

Por lo demás, su conducción es muy gratificante. No sólo hay potencia a raudales, sino que el coche se lleva con un dedo y frena con potencia. En marcha invita a pensar en un vehículo de menor envergadura por lo directo de sus reacciones y la agilidad con la que se desenvuelve en tramos de curvas. Dos últimos apuntes: para los que deseen agarre extra BMW ofrece un 535ix de tracción total (la unidad probada es de tracción trasera) por 59.500 euros. También hay un 535i manual por 54.000 euros.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Más noticias de motor
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.