Las mejores playas de Gran Canaria
Playa de Las Canteras

Las mejores playas de Gran Canaria

Las posibilidades de la isla redonda no se agotan en las kilométricas arenas de Maspalomas o las urbanas de Las Canteras

Actualizado:

Las posibilidades de la isla redonda no se agotan en las kilométricas arenas de Maspalomas o las urbanas de Las Canteras

12345678910
  1. Las Canteras

    Playa de Las Canteras
    Playa de Las Canteras

    Esta playa, de arena rubia y varios kilómetros de extensión, forma parte de la vida e historia de Las Palmas de Gran Canaria. Los vecinos de la ciudad se llenan de orgullo al afirmar que Las Canteras es una de las mejores playas urbanas del país… y del mundo. Su buen tiempo casi todo el año, sus cristalinas aguas y su barrera protectora natural de lava volcánica conocida como «la barra» la convierten en una playa perfecta para pequeños y mayores, con todas las comodidades de una gran ciudad a su alrededor. Su paseo marítimo, conocido como Avenida de Las Canteras, está lleno de terrazas, restaurantes y heladerías, sumado a un cómodo y moderno balneario para ducharse y cambiarse antes de regresar a casa.

  2. Maspalomas

    Playa de Maspalomas
    Playa de Maspalomas

    Las doradas dunas de la playa de Maspalomas y el faro del mismo nombre, situados en la punta sur de la isla son, sin lugar a dudas, dos de los perfiles más famosos de Gran Canaria. En esta larga playa hay sitio para todos y para todo: desde las zonas familiares, más próximas al faro, hasta las amplias áreas nudistas, pasando por la zona de «la punta» donde los aficionados al surf tienen una ola muy especial. La Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas, enorme espacio de excepcional valor, está conformada por tres ecosistemas singulares: el Palmeral, la Charca y las dunas, ubicados a escasos metros del mar.

    Oferta de viaje a Gran Canaria, Vuelo más hotel. En Maspalomas, en concreto, aquí.

  3. Playa del Inglés

    La Playa del Inglés es realmente la costa este de las Dunas que cambia de nombre una vez rebasada La Punta. Con casi tres kilómetros de largo y un ancho medio de 100 metros, su fina arena dorada y sus aguas tranquilas la han convertido en una de las playas más populares de todo el país. Esta playa atrae visitantes de distintas nacionalidades durante todo el año por sus condiciones climáticas y también por su animación y actividad: áreas para deportes como voley-playa y fútbol playa; zona nudista; escuelas de surf, bodyboard, paddle-surf o kitesurf y un paseo marítimo muy animado convierten a esta playa en paraíso para los más jóvenes.

    Oferta de viaje más hotel en la Playa del Inglés, aquí.

  4. San Agustín y Las Burras

    Playa de San Agustín
    Playa de San Agustín

    Estas dos playas contiguas del sur de Gran Canaria se caracterizan por su tranquilidad. Su ambiente familiar, alejado del bullicio de otras zonas más activas y juveniles, es buscado año tras año por visitantes, principalmente del norte de Europa. La playa de San Agustín se desarrolló turísticamente en los años 60 al amparo de una colonia de familias suecas que encontraron en ella el paraíso al que acudir todos los inviernos. Ellos fueron pioneros en estas playas que ahora visitan y disfrutan miles de turistas y que aseguran relax, sol y mar.

    Oferta de viaje más hotel en San Agustín, aquí.

  5. Playa de Mogán

    Playa de Mogán
    Playa de Mogán

    Con blanquísima arena fina, la playa de «la Venecia de Canarias» tiene como vecino el puerto y sus sugerentes canales entre las construcciones. Se caracteriza por ser tranquila, contar con todos los servicios y ser una de las preferidas en la isla para practicar actividades náuticas, desde submarinismo a pesca de altura y excursiones en barco. Cuenta con el eterno buen tiempo de esta parte de la isla como aliado incondicional.

    Oferta de viaje más hotel en Playa de Mogán, aquí.

  6. Melenara

    Playa de Melenara
    Playa de Melenara

    La playa de Melenara, en el sureste de la isla, es una pequeña cala en forma de concha con arenas oscuras y finas, fundamentalmente basálticas. Melenara es perfecta para disfrutar con niños pues, junto a su suave oleaje, su pequeño tamaño, de solo medio kilómetro, hace fácil tenerlos bajo control en todo momento. La zona cuenta con gran variedad de servicios en los alrededores, por lo que es un habitual punto de encuentro de familias de la isla.

  7. Tufia

    Lo que hace cien años era un enclave de pescadores es hoy un pequeño pueblo costero en una cala protegida de los frecuentes vientos de la zona. Esta pequeña playa de arena y roca volcánica, rodeada de casas pintadas de blanco y azul, confunde por un momento al visitante y le hace preguntarse si se encuentra en Gran Canaria o en una isla griega. Se trata sin duda de un rincón lleno de personalidad que merece la pena visitar y que pertenece a la costa del municipio de Telde.

  8. El Puertillo

    La zona de piscinas naturales de El Puertillo
    La zona de piscinas naturales de El Puertillo

    La pequeña playa de El Puertillo y sus piscinas naturales han sido siempre zona de baño para los grancanarios del norte. Situadas en la costa del municipio de Arucas, en el norte de la isla y a aproximadamente 12 kms de Las Palmas de Gran Canaria, cuenta con un agradable y recién remodelado paseo marítimo lleno de animación. Es perfecto para las tardes de verano.

  9. Puerto de Las Nieves y Las Salinas

    Playa de Agaete
    Playa de Agaete

    La pequeña playa del Puerto de Las Nieves, conocida también como Playa de Agaete por pertenecer a dicho municipio norteño, combina tradiciones y artes de pesca con modernidad pues es también puerto de atraque del catamarán que conecta por mar la isla con su vecina Tenerife. Un baño en esta playa de cantos rodados o en las cercanas piscinas naturales de Las Salinas se complementa a la perfección con un almuerzo o cena en los restaurantes del puerto en los que el buen pescado fresco está asegurado.

  10. Güi-Güí

    Enclavada en la costa oeste de la isla, al pie de un macizo montañoso e integrada dentro de del área de Gran Canaria declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, se encuentra esta solitaria playa, el secreto mejor guardado de los grancanarios. Los 850 metros de Güi-Güí casi siempre se encuentran vacíos y de ella se puede afirmar que es la única playa virgen de Gran Canaria. Este rincón ha sobrevivido al fenómeno turístico de masas porque llegar hasta ella es posible tan sólo en barco o bien a pie en condiciones poco idóneas. Esta inaccesibilidad es lo que ha conservado esta recóndita, solitaria y bella playa prácticamente intacta y ajena al paso del tiempo.

    Oferta de viaje y alojamiento en Aldea de San Nicolás, aquí.