Cinco paisajes mágicos para redescubrir la belleza de Cuenca
ernesto agudo
turismO

Cinco paisajes mágicos para redescubrir la belleza de Cuenca

Un fin de semana entre pucheros, arte y, por supuesto, casas colgadas. Lo que hay que saber para aprovechar el tiempo

guía repsol
Actualizado:

Un fin de semana entre pucheros, arte y, por supuesto, casas colgadas. Lo que hay que saber para aprovechar el tiempo

12345
  1. Las Casas Colgadas

    ernesto agudo

    Proclamada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, una visita a Cuenca y sus alrededores constituye una oportunidad única para cargar pilas y dejarse invadir por una agradable sensación de tranquilidad y relax. El silencio que se experimenta al recorrer sus calles es difícil de encontrar en cualquier otro lugar.

    Entre las hoces del Júcar y Huécar, el casco histórico de Cuenca es el centro de operaciones de la visita. Atractivos como las famosas Casas Colgadas, construidas en equilibrio sobre acantilados de vértigo o la catedral, reclaman una visita en la que el reloj no cuenta.

    Como curiosidad, hay que señalar que la catedral se construyó en estilo gótico francés, ya que esta era la procedencia de la esposa de Alfonso VIII de Castilla. Pero más allá de la arquitectura y la tradición, Cuenca reúne interesantes opciones culturales para relajarse o disfrutar en familia.

    Una arquitectura urbana muy peculiar

    Las Casas Colgadas son un conjunto de tres edificios civiles del s.XV. Restaurados en fecha reciente y situados junto a la Hoz del Huécar, que han dado fama mundial a la ciudad. Desde donde se ven mejor es del imponente puente de San Pablo, de 100 metros de longitud y realizado en hierro en 1902. A sus pies, se encuentra el parador, antiguo convento dominico dedicado al mismo santo.

    El claustro se ha cubierto con un techo de cristal y la capilla es hoy una original cafetería para disfrutar en pareja o en familia. También es especial el Museo de Arte Abstracto Español, una de las mejores colecciones de arte contemporáneo del Estado que se exhibe nada menos que dentro de una de las Casas Colgadas. Destacan en él las obras de Millares o Tàpies. Entre septiembre y junio, la Fundación Juan March organiza allí cursos de arte y conferencias.

    Fuente: Guía Repsol.

  2. Una ciudad con historia cristiana, árabe y judía

    Paseo otoñal por el casco histórico de Cuenca
    Paseo otoñal por el casco histórico de Cuenca - ciudades patrimonio

    Por detrás de las Casas Colgadas, la visita a la judería de Cuenca comienza en la plaza Mayor y sigue hasta la anteplaza, donde empezaba el desaparecido alcázar árabe. En cambio, hoy hallamos aquí el Convento de las Blancas. Las escaleras que hay a un lado llevan a la plaza de la Merced, antigua sede de los mercedarios calzados, que reúne lugares de interés como la iglesia y el convento del mismo nombre. La calle Zapaterías hasta alcanzar la de Alfonso VIII y la de Santa Catalina, cierran el paseo. Al lado, en la iglesia de la Santa Cruz, hay una exposición permanente de artesanía de la zona.

  3. Un museo científico en el núcleo antiguo

    Panorámica desde el Museo de las Ciencias
    Panorámica desde el Museo de las Ciencias - jles

    En un conjunto de edificios del siglo XVIII y XIX, asentados sobre restos medievales y muy cerca de la judería, el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha nos acerca a los misterios del cosmos. Su planetario constituye una visita inevitable si viajamos en familia. Algunas de las actividades del museo, como el reciente Congreso Internacional de Relojes de Sol, han dejado huella en la ciudad. Este es el caso del reloj de la plaza Taiyo, construido expresamente para la ocasión. Con una aguja de 6,72 metros y una superficie de más de setecientos metros cuadrados, es el más grande del mundo.

  4. Telón de fondo para un cuento de hadas

    fernando cuenca romero

    A diecisiete kilómetros de Cuenca, en Valdecabras, la Ciudad Encantada es una excursión complementaria inevitable. Sitio Natural de Interés Nacional, en plena serranía conquense, esta “ciudad” está formada por un conjunto de rocosas calcáreas erosionadas durante miles de años. El agua, el viento y el hielo han esculpido la roca y han creado formas plásticas sorprendentes y espectaculares. Un recorrido guiado permite conocer las diversas formaciones, bautizadas con nombres de animales y objetos, siendo el símbolo del lugar el Torno Alto.

  5. Sugerencias gastronómicas

    Figón del Huécar
    Figón del Huécar

    El ajoarriero y el morteruelo son dos de los platos tradicionales de la cocina conquense. El primero se prepara con almendras y ajo, mientras que el segundo es un guiso que lleva hígado de cerdo, especias y pan rallado, machacados con el mortero. Estos platos y otros elaborados con cangrejo de río los podremos encontrar en restaurantes tan renombrados como el Mesón Casas Colgadas (Recomendado por Guía Repsol) (Canónigos s/n, teléfono: 969 223 509), instalado dentro de uno de los famosos edificios, o el Figón del Huécar, recomendado por la Guía Repsol (Ronda Julián Romero 6. Teléfono: 969 240 062), en la que fue la casa del cantante José Luis Perales.