Tras los pasos de la realeza en cuatro lugares históricos de Madrid
TURISMO

Tras los pasos de la realeza en cuatro lugares históricos de Madrid

Un paseo por Alcalá de Henares, Aranjuez, Chinchón y San Lorenzo del Escorial, villas vinculadas a la historia de la realeza

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un paseo por Alcalá de Henares, Aranjuez, Chinchón y San Lorenzo del Escorial, villas vinculadas a la historia de la realeza

1234
  1. Aranjuez, sinónimo de jardines y palacios

    Exponente de una magnífica simbiosis entre naturaleza y obra humana, Aranjuez recrea paisajes en los que bosques y cursos de agua entran en simbiosis con jardines y palacios, en una aplicación de los conceptos urbanísticos de la Ilustración. Precisamente los jardines son uno de sus bienes más preciados. Ante la fachada del Palacio Real se encuentra el anglófilo Jardín del Parterre, con bellas esculturas en las fuentes. El jardín de la Isla, se extiende entre el curso del Tajo y la Ría, mientras que el del Príncipe es más boscoso y afrancesado.

    El Palacio Real es una joya madrileña, actualmente fruto de varias reconstrucciones y añadiduras. Su factura la empezó Juan Bautista de Toledo, arquitecto de Felipe II y fue evolucionando por orden de otros reyes. En su interior descansa una completa colección de piezas barrocas como relojes, porcelanas o pinturas varias. En el resto de la villa destaca la barroca disposición de calles arboladas y amplias avenidas. Un trazado abierto que facilita el deleite visual con monumentos como la Fuente de la Mariblanca, el Teatro Real, la Casa de Oficios y Caballeros o el Mercado de Abastos.

    El conjunto palaciego lo completan el de Osuna, Medinaceli o Godoy, mientras que la arquitectura sacra queda más que satisfecha con el Convento de San Pascual y las iglesias de Alpajés y San Antonio, cada cual con sus particularidades. Otro edificio ilustre es la estación de ferrocarril de estilo neomudéjar. Como ciudad cortesana también conserva santuarios del ocio, como la plaza de toros y su museo o las Cocheras de la Reina Madre, que hoy son un centro de exposiciones y recitales.

    Fuente: Guía Repsol

  2. Alcalá de Henares, cuna de Miguel de Cervantes

    Esta localidad madrileña es famosa por su prestigiosa universidad y por haber visto nacer a Miguel de Cervantes, cuya Casa Museo se puede visitar. Cuenta con un ingente patrimonio monumental que transporta al visitante al Siglo de Oro. Se distinguió como foco cultural a partir del siglo XV con la fundación de la ‘Universitas Complutenses’, que atrajo eruditos y religiosos, levantándose así edificios como el Palacio Arzobispal.

    Las obras del palacio comenzaron en el siglo XIII, con el Torreón del Tenorio, mientras la fachada principal data del siglo XVI. Su patio es anualmente el escenario de la representación del «Don Juan» del día de todos los santos. También la fachada de la Catedral de los Santos Niños Justo y Pastor sirve a este propósito teatral. Se trata de un edificio gótico con posterior torre herreriana. Entre los edificios universitarios sobresale el Colegio de San Ildefonso, que conserva en su interior aulas de la construcción primitiva. La actual fachada plateresca es del siglo XVI. En sus dependencias se encuentran magníficos claustros y patios renacentistas y barrocos.

    Más joyas académicas de Alcalá de Henares son el antiguo Colegio Menor de San Jerónimo, actual Hostería de Alcalá de Henares, y el renacentista y mudéjar Patio Trilingüe, donde se impartían clases de latín, griego y hebreo. El antiguo Colegio del Rey es sede hoy día del Instituto Cervantes, dedicado a la difusión del castellano. En torno a la Plaza de Cervantes se encuentra el Teatro dedicado al escritor, así como el Ayuntamiento, la Capilla del Oidor, el Colegio de Málaga y el Convento de Santa Úrsula.

  3. Chinchón, hermosa Plaza medieval

    Situado en la depresión del Tajo, a 45 km de la capital, Chinchón es uno de los pueblos más pintorescos de la comunidad con cercanos paraísos naturales como el humedal de la Laguna de San Juan o un Parque Regional en torno al Manzanares y el Jarama. Sus orígenes se remontan a la época de los Carpetanos y pasó por manos romanas, visigodas y árabes hasta la reconquista en 1139, año desde el que ha vivido un rico pasado con nombramientos de reyes y otros acontecimientos históricos.

    La villa se resume en su hermosa Plaza medieval, de planta irregular y formada por casas de dos y tres alturas con balcones de madera corridos. En cuanto a edificios destaca la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que fue reconstruida en una mezcla de estilos gótico, plateresco, renacentista y barroco. Su tesoro más preciado es la pintura de Goya, “La Asunción de la Virgen”. Interesante es también el Convento de las Clarisas, la Torre del Reloj o los restos de un castillo del siglo XV. Las típicas casas asentadas en cerros destacan en el centro con las casonas nobles con blasones, bellos patios y galerías soportadas por columnas.

  4. San Lorenzo de El Escorial, un pueblo con monasterio

    Esta localidad encaramada en la Sierra de Guadarrama, tiene en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial su principal atractivo. No obstante su trazado urbano es una obra de arte que armoniza casas señoriales de estilo herreriano, con avenidas racionalistas y recoletas plazas. Un conjunto de arquitectura típica serrana en granito y pizarra rodeado de un entorno natural de bosques y montaña. En el pueblo destacan monumentos como la Casa de los Infantes y la Reina o el Coliseo de Carlos III.

    La complicada estructura del Real Monasterio contrasta con la simplicidad de sus líneas y concentra la atención del visitante en la armonía de patios, fuentes, claustros y torres. La basílica alberga más de 4000 estancias y a ella se accede por el Patio de los Reyes de Judea, que cuenta con un cimborrio de casi cien metros de altura. Alberga también el Panteón Real, esculpido en mármol y jaspe, donde descansan restos de monarcas de las casas de Austria y Borbón.

    Máxima expresión de la grandiosidad de este conjunto monumental son la cúpula de la Basílica, el Patio de los Reyes, o el suntuoso Palacio de los Borbones. Los documentos sobre la construcción de tal magna obra visual se pueden consultar en el Museo de Arquitectura. El patrimonio testimonial y artístico es colosal, con abundantes manuscritos en la Biblioteca y una colección de tapices y pinturas en la que figuran Greco, Velázquez o El Bosco.