Las cuevas prehistóricas más espectaculares de España
fin de semana

Las cuevas prehistóricas más espectaculares de España

La cornisa cantábrica esconde el mayor legado prehistórico de Europa, avalado por la Unesco

Actualizado:

La cornisa cantábrica esconde el mayor legado prehistórico de Europa, avalado por la Unesco

12345678910
  1. Altamira, capilla sixtina del arte rupestre (Cantabria)

    Desde 2002 la cueva de Altamira recibe muy pocas personas y sólo están vinculadas con su conservación e investigación. En 2010, el Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira acordó mantener este régimen de acceso y no establecer, por tanto, ningún tipo de visita. Lo que sí se puede visitar es el Museo de Altamira que se encuentra junto a la cueva original, a dos kilómetros del centro de Santillana de Mar.En 1868 y 1879 se descubrieron en esta cueva grabados del Homo Sapiens, correspondientes al Paleolítico Superior Magdaleniense y un número más pequeño del Solutrense. De esta última etapa destacaban varias pinturas en rojo monocromas que representan caballos, una cabra, manos en negativo, y otras sin identificar. Se atribuye al magdaleniense, hace 14.500 años aproximadamente, el resto de pinturas del Techo de los Polícromos: una manada de bisontes, una cierva, caballos, un posible jabalí y otros signos sin clara identificación. En la galería más alejada y estrecha, se encuentran los caballos, ciervos, bisontes y figuras abstractas “tectiformes” de la Cola de Caballo. Las figuras, algunas de ellas con dimensiones de hasta dos metros, crean una escena conjunta y son únicas por la perfección en la técnica del grabado, que obtiene claroscuros con sólo dos pigmentos, el negro del carbón vegetal y el rojo de óxidos.La considerada capilla sixtina del arte rupestre tiene una longitud total de 270 metros y existe una magnífica reproducción del techo de la cueva de las pinturas en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.Situación: Avda. Marcelino Sanz de Sautuola s/n. Santillana del Mar (Cantabria). De mayo a octubre: De martes a sábado de 9.30 a 20.00 h; Domingos y festivos de 9.30 a 15.00 h. De noviembre a abril: De martes a sábado de 9.30 a 18.00 h; Domingos y festivos de 9.30 a 15.00. El Museo permanece cerrado todos los lunes del año; 1 y 6 de enero; 1 de mayo; 28 de junio; 24, 25 y 31 de diciembre. Tarifas Museo: 1,5-3 euros. Información: Teléfono: 942 81 88 15 - 942 81 80 05

  2. Monte Castillo, espectacular Paleolítico (Cantabria)

    El Conjunto de cuevas de Monte Castillo constituye uno de los referentes más significativos de la riqueza arqueológica de Cantabria y es, junto a Altamira, uno de los yacimientos prehistóricos más conocidos a nivel mundial, dada su importancia científica y artística.Además de la Cueva El Castillo, el conjunto arqueológico cuenta con otras tres cavidades de gran valor que también han sido declaradas como Patrimonio de la Humanidad en esta convocatoria. Éstas son las cuevas de Las Monedas, La Pasiega y Las Chimeneas. El Castillo y Las Monedas están abiertas al público, mientras que La Pasiega y Las Chimenas no pueden visitarse. Dichas cavidades ya eran frecuentadas hace 150.000 años.En torno a la localidad cántabra de Puente Viesgo, se concentra este importante número de cuevas que aportan innumerables vestigios del hombre prehistórico de alto valor histórico y artístico. La cueva del Castillo, descubierta en 1903, ofreció la primera y más clara secuencia de un asentamiento humano desde el Paleolítico hasta la época histórica. En ella se pueden observar sedimentos de distintos periodos prehistóricos y en su interior sus habitantes dejaron huellas de lo que se supone sus manifestaciones místicas y religiosas. La cueva del Castillo alberga pinturas, con un margen de 6.000 años entre las primeras y las últimas figuras. Las representaciones, colorido y técnicas utilizadas son muy variadas. Las más representativas son los signos abstractos de puntuaciones y las manos en positivo y negativo.El interior de la cavidad contiene uno de los conjuntos más singulares e importantes de la Prehistoria de Europa, un referente para la Historia. Sus más de 275 figuras, todas ellas correspondientes a los albores de la presencia del Homo sapiens en Europa, representan un paseo subterráneo por los orígenes del pensamiento simbólico, la mente abstracta y la expresión artística. Las paredes de los casi 275 metros que el visitante recorre, y en los cuales se encuentran repartidas la mayor parte de las representaciones, ejemplifican las técnicas, los temas y los recursos gráficos que los artistas del Paleolítico superior (36.000-10.000 a.C.) utilizaron para expresar una parte de su mentalidad. Caballos, bisontes, ciervas, uros, ciervos, cabras, un mamut... forman el elenco figurativo animal, un bestiario variado que representa una parte de los animales que cohabitaron con el hombre. Las referencias a la figura humana son numerosas pero abreviadas, expresadas mediante la mano, un motivo especial en esta cueva debido a su elevado número, más de 50.La cueva de la Pasiega, situada a escasa distancia, contiene una importante acumulación de animales pintados y signos, realizados en varias técnicas y estilos.Las Chimeneas, perteneciente al mismo grupo, contiene pinturas en negro y grabados en arcilla y muchas de ellas representan animales con un estilo muy expresivo. Las Monedas, la cuarta cueva situada en el monte Castillo, es la más espectacular por las formaciones geológicas y el colorido natural de sus cascadas estalactíticas. Sus pinturas, realizadas en negro y con pocas indicaciones de volumen, son más monótonas y concentradas que las del resto de las cuevas. Hay representados caballos, renos, cabras, bisontes, ciervos y uno oso incompleto.Situación: Monte del Castillo, en Puente Viesgo. La visita se efectúa en grupos de 15 personas como máximo del 15 de octubre al 15 de abril (temporada baja) y de 13 personas como máximo del 16 de abril al 14 de octubre (temporada alta). Cerrado el 1 y 6 de enero, el 24, 25 y 31 de diciembre. Temporada baja: del 15 de octubre al 15 de abril. Cerrado lunes y martes, excepto el 26 de marzo, el 1 y 2 de abril y el 20 de mayo. Abierto de miércoles a viernes de 9:30h a 15:30h. Sábados, domingos y festivos de 9:30h a 14:30h y de 15:30h a 17:30h. Temporada alta: Del 16 de abril al 14 de octubre. Cerrado todos los lunes excepto el 20 de mayo. Abierto de martes a domingo de 9:30 h a 14:30h y de 15:30h a 19:30h. Tarifas: 1,5-3 euros. Reservas: www.culturadecantabria.com. Teléfono: 942 59 84 25.

  3. Tito Bustillo (Asturias)

    En abril de 1968 un grupo de miembros del grupo de montaña Torreblanca junto con dos jóvenes riosellanos descendieron por una pequeña sima conocida como Pozu'l Ramu. Durante su incursión descubrieron dos de los conjuntos artísticos más importantes, el Camarín de las Vulvas y el Panel Principal. A los pocos días del hallazgo, uno de sus protagonistas, Celestino Fernández Bustillo, falleció en un accidente de montaña, hecho que motivó que se rebautizara la cueva del Pozu'l Ramu como cueva de Tito Bustillo.La cueva de Tito Bustillo conserva doce conjuntos de arte rupestre distribuidos por toda la cavidad. La rica variedad de estas manifestaciones, con pinturas y grabados de signos, animales y representaciones antropomorfas, hacen que la cueva de Tito Bustillo sea considerada uno de los mejores ejemplos de arte rupestre paleolítico de Asturias y uno de los yacimientos más completos de toda la Cornisa Cantábrica.La sala del Panel Principal es la única visitable de la cueva y la más destacada, tanto por el número de representaciones del conjunto artístico como por su variedad técnica y estilística. Se ha reconocido de un centenar de representaciones, en las que predominaban los animales frente a los signos: 30 cérvidos, 13 caballos, 9 renos, 5 cabras, 4 bisontes, 1 uro, 2 animales indeterminados, 17 signos y 10 líneas de difícil interpretación. Sobresale la Galería de los Caballos, en la que abundan las composiciones grabadas sobre la roca, con seis figuras de este animal y otras dos de un bóvido y un posible oso. Hay también muchas representaciones fálicas y un emblemático Camarín de las Vulvas, espacio donde los prehistóricos valoraban la fecundidad de la mujer, y una de las escasas muestras sexuales femeninas del arte rupestre conocido por los especialistas.Junto a la cueva hay un Centro de Arte Rupestre que brinda un recorrido por la exposición permanente. los visitantes pueden conocer de manera didácticacuándo se produjo el descubrimiento de la cueva, su valor geológico, quiénes la habitaron y cómo son las muestras de arte rupestre que conserva en su interior.Situación: Ribadesella. La visita se desarrolla con un número máximo de 15 personas por pase. Imprescindible tramitar la reserva con antelación. Horario. Abierta del 14 de marzo al 28 de octubre de 2012. De miércoles a domingo, de 10:15 h. a 17:00 h. Lunes y martes, cerrada. Tarifas: Centro de Arte Rupestre + Cueva de Tito Bustillo. General: 7,20 euros. Reducida: 5,20 euros.

  4. El Pindal y su vista hacia los acantilados (Asturias)

    La cueva de arte rupestre de El Pindal se encuentra en Pimiango, muy cerca de Colombres (famoso por su Archivo de Indianos), y al borde del mar con una maravillosa vista hacia los acantilados donde anidan numerosas aves. Fue descubierta para la historia del arte parietal en 1908 y representa la primera manifestación del hombre prehistórico estudiada en Asturias. Sus figuras, agrupadas en varios paneles y esbozadas en color rojo, muestran bisontes, ciervos, caballos, signos claviformes, de puntos e impresiones antropomorfas. Dos de sus figuras más famosas un pez y un mamut con la mancha en forma de corazón, en el fondo de la galería, que se extiende a lo largo de 300 metros de longitud.Estas muestras pictóricas pertenecen al Paleolítico Superior, en una época que nos situaría hace 18.000 años y concluiría en el periodo Magdaleniense, 6.000 años antes de nuestra era. Sus autores eran cazadores, recolectores y mariscadores.Situación: Pimiango. Carretera del Faro. Por motivos de conservación hay un cupo de visitas al día y los grupos no superan las ocho personas. Horarios: Abierta todo el año, de miércoles a domingo, entre 10.00-14.00 y 15.15-16.15 horas. Guía e información: Tfno. 608 17 52 84.

  5. Santimamiñe, junto al bosque de Oma (Vizcaya)

    Las cuevas de Santimamiñe están situadas en un bello paraje en la orilla derecha de la cuenca de Urdaibai, en las faldas del monte Ereñozar y muy cerca del valle de Oma y su famoso bosque pintado por Ibarrola. Fue descubierta por unos muchachos en 1916 y en su interior e pueden ver diversos animales, tales como bisontes, caballos, cabras, ciervos u osos pardos.En las cuevas, que han estado cerradas al público, se ofrecen recorridos guiados de una hora y media de duración. Para empezar, los visitantes acceden a la entrada de la gruta, lo que les permite contemplar la cavidad en sus primeros 40 metros ya que por criterios de conservación el resto de la cueva permanece cerrada. En el vestíbulo se puede comprobar el alcance de los trabajos de investigación del yacimiento reiniciados hace unos años y después se desplazan a la ermita de San Mamés, convertida en improvisado centro de interpretación. Allí, mediante una sofisticada visita virtual, se puede conocer el interior de la cueva, incluyendo las célebres pinturas rupestres del interior de la época Magdeleniense (hace más de 13.000 años).Situación: Barrio Basondo. Kortezubi. Visitas. Todos los días de la semana excepto los lunes. Tarifa: 5 euros (general); 2 euros (reducida); menores de 6 años gratis. Información: 944 651 657 - 944 651 660.

  6. El Pendo, el friso de las pinturas (Cantabria)

    La Cueva de El Pendo fue descubierta en 1878 (un año antes que Altamira) por Marcelino Sanz de Sautuola y desde entonces hasta nuestros días esta cavidad ha sido fuente constante de información y una joya única para investigadores y estudiosos. Los mejores especialistas de la investigación prehistórica nacional e internacional se han dado cita en esta cueva, que ha regalado a la comunidad científica internacional datos muy relevantes para el conocimiento de los asentamientos humanos, desde el hombre de Neardenthal (entre 84.000 y 35.000 años atrás) al del Paleolítco (33.000 años atrás), y varios de los más bellos ejemplares del arte de este periodo histórico, entre ellos el célebre bastón perforado.El Pendo cuenta con una especial formación geológica y registros humanos de hace más de 80.000 años. En 1997 fue descubierto el “friso de las pinturas”, un gran panel de 25 metros de longitud, con 16 representaciones de animales, además de algunos signos, a los que se atribuye una antigüedad de alrededor de 20.000 años atrás. El conjunto del friso es de gran espectacularidad. Lo componen varias ciervas, una cabra, un caballo y otros dos animales sin identificar. Las pinturas están realizadas con pigmento de óxido de hierro de color rojo. Situación: Barrio El Churi, Escobedo de Camargo. La visita se realiza en compañía de un guía y tiene una duración aproximada de 45 minutos, en grupos de 20 personas como máximo. Cerrado el 1 y 6 de enero, el 24, 25 y 31 de diciembre. Temporada baja: Del 15 de octubre al 15 de abril. Cerrado de lunes a jueves y del 8 al 31 de enero. Abierto todos los viernes de 9:30h a 15:30h. Sábados, domingos y festivos de 9:30h a 14:30h y de 15:30h a 17:30h. Abierto en Semana Santa, del 26 de marzo al 7 de abril. Temporada alta: Del 16 de abril al 14 de octubre. Cerrado todos los lunes, excepto el 20 de mayo. Abierto de martes a domingo de 9:30 h a 14:30h y de 15:30h a 19:30h. Tarifas: 1,5-3 euros. Reservas:www.culturadecantabria.com. Teléfono 942 598425

  7. Las Covalanas (Cantabria)

    La cueva de Las Covalanas está localizada a escasos kilómetros de Ramales de la Victoria. En una zona profunda encontramos una galería en la que se localiza el conjunto de representaciones más numeroso de la cueva, con 22 figuras de las cuales 18 son ciervas, animal característico de las cuevas decoradas de Cantabria, un caballo, un reno (animal escasamente representado en la región cántabra), un uro y un animal difícil de identificar. Tradicionalmente se ha dicho que este rebaño rojizo, inquieto en las sombras, ha sido testigo milenario de la vida de la Humanidad. Aparte, existen dispersos por toda la cueva trazos negros y en la zona terminal se ven algunos restos de pintura roja indescifrables. La frescura del color rojo, el tamaño grande de los motivos, el trazado punteado del contorno animal y la concentración de la mayor parte de las figuras en un área bien delimitada, envuelven al visitante en una atmósfera de misterio. Al abandonar la cueva y en la penumbra de la misma parece que las figuras cobran vida como si quisieran escapar de la roca. Las Covalanas es una cueva de reducidas dimensiones y su cronología, aunque difícil de precisar, se sitúa en torno a los 20.000 años a.C.Situación: Monte Pando, Ramales de la Victoria. La visita se realiza en grupos de 8 personas como máximo del 15 de octubre al 15 de abril (temporada baja) y de 7 personas como máximo del 16 de abril al 15 de octubre (temporada alta). Cerrado el 1 y 6 de enero, el 24, 25 y 31 de diciembre. Temporada baja: Del 15 de octubre al 15 de abril. Cerrado de lunes a jueves y del 8 al 31 de enero. Abierto todos los viernes de 9:30h a 15:30h. Sábados, domingos y festivos de 9:30h a 14:30h y de 15:30h a 17:30h. Abierto en Semana Santa, del 26 de marzo al 7 de abril. Temporada alta: Del 16 de abril al 14 de octubre. Cerrado todos los lunes, excepto el 20 de mayo. Abierto de martes a domingo de 9:30 h a 14:30h y de 15:30h a 19:30h. Tarifas: 1,5-3 euros. Reservas:www.culturadecantabria.com. Teléfono 942 598425

  8. Chufín, en el Valle de Nansa (Cantabria)

    En un paraje singular del Valle del Nansa, en un acantilado del embalse de la Palombera, se encuentra la cueva de Chufín. La cavidad tiene una boca amplia y un vestíbulo espacioso que da paso a una galería ancha y baja. En el fondo de la cueva hay una sala amplia donde se forma un curioso lago interior.Por las excavaciones realizadas en el vestíbulo se sabe que la cueva fue ocupada, al menos, durante el Solutrense Superior (hace 17.500 años). Las representaciones artísticas de la cueva, sin embargo, son de diferentes momentos, algunas bastante anteriores, hasta de hace 25.0000 años. El arte de Chufín se puede dividir en dos grandes conjuntos: las representaciones del vestíbulo y las del interior de la cueva. En el vestíbulo, aparecen paneles con grabados de trazo profundo. En el más interesante de los paneles aparecen grabados que representan un bisonte y varias ciervas. Además hay peces, signos... En la sala interior, las figuras se distribuyen por ambas paredes y hay tanto pinturas como grabados. En la pared derecha hay un “macarrón” abstracto, el grabado de una zancuda y un gran panel de pinturas rojas, con un uro y un caballo, puntuaciones y signos complejos. En la pared izquierda hay un antropomorfo grabado en trazo grueso, entre otras figuras de caballos, cérvidos.Situación: Riclones (Rionansa). Horarios. Del 1 de mayo al 30 de septiembre: Todos los días de 9,30 a 14,30 y de 16,00 a 20,00. Del 1 de octubre al 30 de abril: De Miércoles a Domingo de 9,30 a 13,45 y de 14,45 a 17,00. Tarifas: 1,5-3 euros. Reservas:www.culturadecantabria.com. Teléfono 942 598425

  9. Hornos de la Peña, un bestiario prehistórico (Cantabria)

    Visitamos la cueva de Hornos de la Peña en la localidad de San Felices de Buelna. Esta cavidad destaca por su entrada en forma de arco que configura un singular paisaje. En su interior se hallan algunos vestigios artísticos que se han catalogado como parietales. Las primeras figuras que nos encontramos durante la visita es un caballo, pocos son los vestigios que se conservan en esta parte de la cueva ya que debido a la insolación y las condiciones climáticas éstos han ido desapareciendo a lo largo de los años. Sin embargo, en el interior de la cueva se encuentran varios motivos artísticos que conforman uno de los conjuntos de grabados más completos de la región.Una de las figuras más destacadas de la cueva de Hornos de la Peña es un antropomorfo con un brazo levantado y larga cola. Asimismo, acompaña a esta figura un auténtico bestiario prehistórico conformado por figuras de tamaño grande y concepción naturalista que representan caballos, bisontes, uros, cabras, ciervos e, incluso, lo que podría ser un reno.Situación: Tarriba, San Felices de Buelna. La visita se realiza en compañía de un guía y tiene una duración aproximada de 45 minutos. Por razones de conservación los grupos son de 4 personas como máximo todo el año. Cerrado el 1 y 6 de enero, el 24, 25 y 31 de diciembre. Temporada baja: Del 15 de octubre al 15 de abril. Reserva previa. Cerrado de lunes a jueves y del 8 al 31 de enero. Abierto todos los viernes de 10:00h a 15:00h. Sábados, domingos y festivos de 10:00h a 14:00h. Abierto en Semana Santa, del 26 de marzo al 7 de abril. Temporada alta: Del 16 de abril al 14 de octubre. Reserva previa. Cerrado todos los lunes, excepto el 20 de mayo. Abierto de martes a domingo de 10:00h a 14:00h y de 16:00h a 19:00h. Tarifas: 3 euros (mayores); 1,5 euros (reducida – niños 4-12 años). Reservas:www.culturadecantabria.com. Teléfono 942 598425

  10. El Soplao, una maravilla geológica (Cantabria)

    No forma parte de la lista de la UNESCO, pues no hay pinturas en su interior, pero su espectacularidad le ha llevado a atraer a miles de visitantes. Considerada como uno de los grandes tesoros subterráneos a nivel mundial, ha sido calificada como la catedral de la espeleología. La cueva, situada entre los municipios de Herrerías, Valdáliga y Rionansa, es conocida desde finales del siglo XIX debido a la explotación de las minas de La Florida. La cavidad se desarrolla en su totalidad en la denominada sierra de Arnero, que a su vez está encuadrada en la sierra del Escudo de Cabuérniga.El Soplao constituye una maravilla geológica con grandes superficies tapizadas de aragonitos, helictitas, pisolitas gours, estalactitas, estalagmitas y excéntricas, que provocan todo un juego de luces y sombras, sensaciones y olores. Todo un lujo para los amantes de las bellezas subterráneas que descubren en esta cavidad lo caprichosa que ha sido la naturaleza y, por supuesto, también la mano del hombre que ha intervenido en la orografía de la cueva a lo largo de décadas para aprovechar su riqueza minera. No es la más grande, ni la más larga de las 6.500 cavidades que se hallan en Cantabria, pero las concreciones excéntricas y la espectacularidad de las formaciones geológicas que atesora la hacen única: turística (Pasarela) y turismo-aventura. En la primera se visitan 1.500 metros de cueva, en las galerías La Gorda y Los Fantasmas. Se accede a la cavidad a bordo de un tren minero que conduce a la primera galería, la de La Gorda. El nombre de esta primera refleja la primera impresión que le produjo a uno de los primeros espeleólogos al sentirse insignificante antes su dimensiones. A lo largo de sus 1.500 metros se puedene admirar sus techos que están repletos de helictitas de calcita.Desde las grandiosidades de La Gorda, se pasa a Los Fantasmas. Esta galería cuenta con más de 300 metros de recorrido y zonas con 35 metros de anchura. Su nombre se debe a las grandes estalagmitas blancas a modo de típicos fantasmas, que encontramos en la misma.El segundo itinerario es el de turismo de aventura que está especialmente diseñado para que los más intrépidos recorran hasta 3 kilómetros dentro de la cueva. La duración de este recorrido es de unas 2 horas y media y se realiza en grupos como máximo de 20 personas y está prohibida la entrada de menores de 12 años. Antes de comenzar el recorrido e facilita a los visitantes botas, mono, casco y luz, pero e recomienda ir convenientemente abrigado pues la temperatura interior de la cueva es de 10 grados.Situación: Sierra de Arnero, entre los municipios de Herrerías, Valdáliga y Rionansa. Tarifas: 9,5-12 euros. Información:www.elsoplao.es y teléfono 902 820282