Una ruta por los diez castillos con más encanto de Castilla-La Mancha
Castillo de Almansa - abc

Una ruta por los diez castillos con más encanto de Castilla-La Mancha

Estas grandes fortalezas y sus piedras han sido «testigos mudos» que hablan de tiempos pretéritos de batallas, señores feudales y órdenes militares

Actualizado:

Estas grandes fortalezas y sus piedras han sido «testigos mudos» que hablan de tiempos pretéritos de batallas, señores feudales y órdenes militares

12345678910
  1. Castillo de Almansa

    Castillo de Almansa
    Castillo de Almansa - abc

    Espectacularmente alzado sobre el perfil de la localidad, el castillo de Almansa es uno de los mejor conservados de la provincia de Albacete. Es una fortaleza edificada en el siglo XIV por el infante don Juan Manuel, posiblemente sobre fortificaciones anteriores, en cuyo interior conserva interesantes y bellas obras de cantería góticas.

    La construcción original corresponde a los almohades (musulmanes). Éstos edificaban utilizando la técnica del tapial, de los cuales se conservan algunos restos primitivos, sobre todo en las partes más cercanas a la roca y restaurados en 2008, siendo esta parte la más antigua.

  2. Castillo de Chinchilla de Montearagón

    Castillo de Chinchilla de Montearagón
    Castillo de Chinchilla de Montearagón - abc

    El Castillo de la localidad albaceteña de Chinchilla de Montearagón, fue construido en el siglo XV por el Marqués de Villena, Juan Pacheco, sobre otra fortificación árabe de la que quedan lienzos de murallas, por lo que fue conocido como Castillo del Marqués. Vigilante desde su elevada posición, en su cárcel estuvo preso César Borgia.

    En las inmediaciones del castillo se han encontrado vestigios arqueológicos de todas las culturas que han habitado en la Península: íberos, romanos, visigodos... También los árabes habitaron, estas tierras, que con el nombre de Ghen ghalet aparecen en algunas crónicas.

  3. Castillo de Calatrava la Nueva

    Castillo de Calatrava La Nueva
    Castillo de Calatrava La Nueva - abc

    El Sacro Convento y Castillo de Calatrava La Nueva, situado en la localidad ciudadrealeña de Aldea del Rey, es una impresionante fortaleza edificada en el siglo XIII como sede de la Orden de Calatrava, cuya fábrica de pedernal se recorta magnífica sobre el cielo manchego, dominando el paso estratégico de La Mancha a Sierra Morena. El conjunto está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento Histórico.

    El castillo tiene su origen en el traslado de la Orden de Calatrava desde la ciudad-fortaleza de Calatrava La Vieja, en Carrión de Calatrava, hasta este lugar, que tomó el nombre de Calatrava La Nueva. Este hecho se produjo en 1217, tras ser consolidada la línea fronteriza de Sierra Morena en la Batalla de Las Navas.

  4. Castillo de Belmonte

    Castillo de Belmonte
    Castillo de Belmonte - abc

    El castillo es uno de los monumentos emblemáticos de la localidad conquense de Belmonte. Fue construido por el Marqués de Villena, Juan Pacheco, en el siglo XV y sometido a una restauración parcial en el siglo XVIII. Por su interés, fue declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, en 1932.

    Es de estilo gótico-mudéjar-plateresco y gótico-arábigo y tiene dos recintos. Tras años cerrado por obras, el castillo de Belmonteha reabierto recientemente sus puertas para visitas turísticas, recepciones y eventos.

  5. Castillo de Sigüenza

    Castillo de Sigüenza
    Castillo de Sigüenza - abc

    El castillo de Sigüenza, convertido en Parador Nacional, remata con su gallarda y solemne silueta el perfil de la ciudad, en la que, vista de lejos, se confunden las torres de la catedral, los chapiteles de los templos románicos y los frontispicios de palacios y conventos, con la algarabía tierna de la arquitectura popular genuína de estas sierras ibéricas. Resultando el conjunto de la ciudad seguntina, desde cualquier perspectiva, inolvidable y sorprendente.

    El castillo de los Obispos de Sigüenza es un palacio-fortaleza situado en el municipio español de Sigüenza en la provincia de Guadalajara. Fue erigido en el primer cuarto del siglo XII sobre otro anterior musulmán. Sufrió reformas en los siglos XIV, XV, XVI y XVIII, y fue parcialmente destruido en el siglo XIX, en el año 1811 y durante las guerras carlistas, y en el siglo XX, durante la guerra civil (1936 y 1939), lo que obligó a una restauración casi total siguiendo los planos y documentos antiguos.

  6. Castillo de Jadraque

    Castillo de Jadraque
    Castillo de Jadraque - abc

    El Castillo del Cid está situado en la localidad guadalajareña de Jadraque, en lo alto del cerro «más perfecto del mundo», como aseguró don José Ortega y Gasset. Llamado así por fervor popular, pudo haber sido conquistado a los árabes por Rodrigo Díaz de Vivar.

    Este castillo defensivo de origen árabe de los siglos X y XI, es conquistado definitivamente por Alfonso VI en el año 1085, quedando en calidad de aldea bajo la villa de Atienza, de la que se consigue independizar a comienzos del siglo XV. Más tarde, en 1434, el rey Juan II lo donaría a su parienta doña María de Castilla, nieta del rey Pedro I el Cruel.

  7. Castillo de Molina de Aragón

    Castillo de Molina de Aragón
    Castillo de Molina de Aragón - abc

    Alcazaba medieval de presencia desafiante y grandiosa perspectiva, que permite evocar el poder que llegó a tener este señorío soberano e independiente de la provincia de Guadalajara. Hoy en día, el castillo de Molina de Aragón es uno de los más grandes y expresivos de cuantos guarda.

    Dando la bienvenida majestuosamente desde la lejanía, ha permanecido a lo largo de los siglos muy entero y ha sido protagonista de múltiples batallas, tanto en la Edad Media como en la Guerra de la Independencia, de guerras carlistas, sirviendo además de sede a un castro celtíbero fortificado para la defensa, y cercano al beneficio de las aguas del río Gallo.

    Una de sus torres, la llamada Torre de Aragón, en lo más alto del cerro, domina la población y el bello entorno paisajístico. Además conserva la torre del homenaje, la de armas y la de veladores.

  8. Castillo de San Martín de Montalbán

    Castillo de San Martín de Montalbán
    Castillo de San Martín de Montalbán - juan gavancha

    El castillo es una de las grandes obras arquitectónicas de la localidad toledana de San Martín de Montalbán. Fue construido en el siglo XII por los templarios, con torres pentagonales muy salientes para favorecer la defensa.

    El castillo de Montalbán, según la descripción que se relata en el Corpus de castillos medievales de Castilla, es una obra cristiana del siglo XII, efectuada por los templarios, a quienes Alfonso VII debió de concederlo al mismo tiempo que les daba la gran plaza de Calatrava; aunque muchos autores consideran que fue construido sobre otra fortaleza de origen islámico.

    Se trata de una gran fortaleza rodeada por el norte y por el oeste por el río Torcón, que pasa por allí a gran profundidad, lo que hizo innecesario construir defensas por esa parte. En los frente sur y parte del este sí que hay defensas, compuestas por una larga barbacana.

  9. Castillo de Guadamur

    Castillo de Guadamur
    Castillo de Guadamur - ana pérez herrera

    El castillo es, sin duda, lo que más personalidad da a la villa toledana de Guadamur. Está situado al este de la localidad, en el cerro llamado de la Natividad, junto a la ermita de la Natividad. En 1964 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento y, después de 16 años, la fortaleza podrá visitarse gracias a un convenio entre el Ayuntamiento y el propietario.

    El castillo de Guadamur fue construido en el siglo XV por el Conde de Fuensalida y señor de Cedillo, Pedro López de Ayala. En el siglo XVIII fue abandonado y, posteriormente, en 1887, fue restaurado por el Conde de Asalto. Además, durante la Guerra Civil sufrió numerosos saqueos.

  10. Castillo de San Servando

    Castillo de San Servando
    Castillo de San Servando - ana pérez herrera

    El castillo de San Servando está situado en un bello emplazamiento de la ciudad de Toledo, dominando la orilla izquierda del Tajo y el acceso al Puente de Alcántara.

    El castillo de San Servando es una de las mejores obras de arquitectura militar mudéjar de España. Fue utilizada en diferentes épocas para defender la confluencia de caminos que accedían al puente y como fortaleza de defensa militar de la ciudad, por lo que fue objeto de numerosos destrozos. En la actualidad se encuentra muy restaurado.

    Fue levantado en el siglo XI por Alfonso VI, quien lo entregó a lostemplarios. Se cree que en él veló armas El Cid antes de su reconciliación con el rey. Luego pasó a ser ocupado por los frailes de Santiago hasta la extinción de la orden, quedando desde entonces abandonado, hasta que fue mandado reconstruir por el conocido arzobispo don Pedro Tenorio en 1386.