Ocho ilusiones ópticas más impresionantes que el vestido azul y negro

Ocho ilusiones ópticas más impresionantes que el vestido azul y negro

Nuestra vista engaña a nuestra mente... ¿o es nuestra mente la que engaña a nuestra vista?

Actualizado:

Nuestra vista engaña a nuestra mente... ¿o es nuestra mente la que engaña a nuestra vista?

12345678
  1. Movimientos estáticos

    ¿Blanco y dorado? ¿Negro y azul? Un acalorado debate sobre los colores de un vestido invadió la red a finales de la semana pasada. Pudiste verlo en tus webs favoritas, apareció en tu muro de Facebook, te lo pasaron por WhatsApp... Realmente hacía bastante tiempo que no veíamos un viral tan sencillo que fuese capaz de despertar tanta controversia. El caso es que el ya mítico vestido y sus colores han puesto de moda los engaños del ojo humano y las ilusiones ópticas; y hoy queremos presentarte algunos ejemplos, encontrados en sitios como «Buzzfeed» o «Telegraph».

    La que ves sobre estas líneas, por ejemplo, es una imagen estática. No es un gif, ni mucho menos un vídeo. Simplemente, la combinación de formas y colores provoca que, si te paras a mirarla fijamente, tu cerebro «crea» que hay movimiento en ella. Si tapas una zona concreta de la imagen utilizando una mano, enseguida te darás cuenta de que no es así.

  2. ¿Hacia dónde va el tren?

    ¿Hacia dónde va el tren? ¿Hacia el túnel del fondo o hacia nosotros? Las dos respuestas son perfectamente válidas... porque depende del espectador «ver» una cosa u otra. No sabemos hacia dónde se desplaza, pero sí que si te concentras bien, tú mismo podrás percibir el viaje en ambas direcciones. Mira en este gif el efecto y opina.

  3. Entre A y B

    Este experimento del doctor Edward H. Adelson (que ya explicamos aquí) deja claro lo mucho que cuentan para nuestra mente las sombras y lo que hay alrededor de la imagen en la que concentramos nuestra atención. Aunque pueda parecerte lo contrario, los recuadros A y B son del mismo color. Agujerea un folio para cubrir toda la imagen menos los dos recuadros y podrás comprobarlo.

  4. Solo gris

    Tranquilo, que este sí es un gif y verdaderamente está en movimiento. Tu cerebro no te está engañando en esta ocasión... al menos en ese sentido. Ahora bien, fíjate bien en el rectángulo del centro: es de un sólo tono de gris. ¿Verdad que cuando se rodea de tonos variados parece cambiar? Pues no lo hace. Otra prueba de lo mucho que el contexto pesa en nuestra percepción.

  5. Mira los puntos

    Si miras fijamente la imagen alucinarás, ¡parece que los circulitos que hay en las puntas de los cuadrados van cambiando de color, como si fuesen bombillas que se encienden y se apagan! Como ya sospecharás, no es así. De nuevo es tu mente «jugándotela», haciéndote ver algo que en realidad no está ocurriendo.

  6. Que vienen curvas

    Ojo que vienen curvas... o quizá no. En este caso son las formas y la disposición de los recuadros blancos y negros lo que te «obliga» a creer que las líneas que van en sentido horizontal describen curvas. Si te quieres hacer la prueba, busca una regla y colócala sobre la pantalla, ¿a que son todas rectas?

  7. Psicodélico

    De nuevo, una imagen estática en la que parece haber algún movimiento, simplemente por cómo procesa nuestro cerebro esta clase de combinaciones de formas y colores. Puedes creerlo: todo está «congelado» en este bonito dibujo. Los incrédulos, ya sabéis: tapando una porción del cuadro, uno se da cuenta al momento.

  8. El centro

    Mira fijamente al centro de la imagen, pon todas tus fuerzas en buscar el centro del agujero negro. ¡No te asustes! No es que la sombra esté expandiéndose para ocupar una zona cada vez mayor, sólo es lo que la mente percibe. Todo mantiene las mismas proporciones de forma constante.