Las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes
Gel microbicida que podría prevenir la transmisión del virus VIH por vía sexual durante un periodo de entre 18 y 24 horas, presentado en el Hospital Gregorio Marañón el pasado mes de agosto - efe

Las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes

Existen más de 20 enfermedades. Solo el preservativo (masculino y femenino) protege frente a la transmisión del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Existen más de 20 enfermedades. Solo el preservativo (masculino y femenino) protege frente a la transmisión del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual

12345678
  1. VIH/SIDA

    Gel microbicida que podría prevenir la transmisión del virus VIH por vía sexual durante un periodo de entre 18 y 24 horas, presentado en el Hospital Gregorio Marañón el pasado mes de agosto
    Gel microbicida que podría prevenir la transmisión del virus VIH por vía sexual durante un periodo de entre 18 y 24 horas, presentado en el Hospital Gregorio Marañón el pasado mes de agosto - efe

    Las enfermedades infecciosas son aquellas que se transmiten de una persona a otra. Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se transmiten de una persona a otra durante las relaciones sexuales, incluyendo la penetración, el sexo oral o anal.

    Están causadas por bacterias (como gonorrea, sífilis o clamidia), virus (VIH o hepatitis), o parásitos (como la tricomoniasis).

    Las enfermedades de transmisión sexual causadas por virus pueden ser controladas pero no curadas. Las causadas por bacterias pueden ser tratadas con antibióticos y las provocadas por parásitos pueden ser tratadas con medicamentos recetados por el médico o de venta libre.

    Existen más de 20 enfermedades venéreas de las cuales la más mortal es el SIDA o VIH.

    Entre las ITS más frecuentes se encuentran el VIH, la sífilis, la gonorrea, la clamidia, el herpes genital, el virus del papiloma humano, la Hepatitis B y C y la tricomoniasis.

    El Ministerio de Sanidad señala que hay algunos síntomas que pueden indicar que has contraído una enfermedad de transmisión sexual, que son diferentes en hombres y mujeres.

    En el caso de las mujeres suele producirse: flujo anormal en la vagina con o sin olor desagradable, úlceras, ronchas, verrugas o ampollas cerca de los genitales, ano o boca, inflamación de uno o más ganglios cercanos a la úlcera, dolor en la zona de la pelvis, escozor o picor alrededor de los genitales, ardor al orinar o defecar, sangrado por la vagina sin tratarse de la menstruación o tras la relación sexual, dolor en la vagina durante las relaciones sexuales, de aparición repentina.

    En el caso de los hombres: secreción por la uretra, úlceras, ronchas, verrugas o ampollas cerca de los genitales, ano o boca, inflamación de uno o más ganglios cercanos a la úlcera, dolor e inflamación en los testículos, escozor o picor alrededor de los genitales, ardor y dolor al orinar o defecar.

    Sanidad también señala que solo el preservativo (masculino y femenino) protege frente a la transmisión del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

    Se recomienda que en caso de tener una enfermedad es conveniente avisar a las personas con quienes hayas mantenido relaciones sexualesrecientes para informarles sobre la posibilidad de transmisión aunque no tengan síntomas.

    SIDA

    El SIDA es una enfermedad de transmisión sexual, la más letal de todas las que existen, causada por el virus VIH. Este virus destruye la capacidad del cuerpo para defenderse de las infecciones.

    El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se transmite principalmente por medio de actividad sexual. También se transmite por jeringas compartidas por adictos que usan drogas intravenosas. Las señalas tempranas de la enfemedad incluyen mucha fatiga y fiebre.

    Durante etapas más avanzadas, el paciente puede desarrollar cáncer o pulmonía, enfermedades que pueden causarle la muerte.

    Si bien no existe cura para el SIDA, hay tratamientos que pueden tenerlo bajo control y hacer más lento su progreso.

    El VIH se puede transmitir por el contacto con diversos líquidos corporales de personas infectadas, como la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales.

    Las personas pueden reducir el riesgo de infección por el VIH limitando su exposición a los factores de riesgo. Los principales métodos para prevenir el contagio, a menudo utilizados de manera combinada, son, según la OMS: uso de preservativos; pruebas de detección y asesoramiento en relación con el VIH y las ITS; circuncisión masculina voluntaria practicada por personal médico, la prevención basada en el uso de antirretrovíricos y reducción de daños en los consumidores de drogas inyectables

  2. Tricomoniasis

    El laboratorio de Microbiología del Centro de Salud de Enfermedades de Transmisión Sexual Sandoval de la Comunidad de Madrid
    El laboratorio de Microbiología del Centro de Salud de Enfermedades de Transmisión Sexual Sandoval de la Comunidad de Madrid - francisco seco

    La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual muy común causada por la infección transmitida por el parásito «Trichomonas vaginalis». Los síntomas de la enfermedad pueden variar, y la mayoría de hombres y mujeres que tienen el parásito no saben que están infectados.

    La tricomoniasis es considerada la enfermedad de transmisión sexual curable más común. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres y las mayores son más propensas que las jóvenes a tener la infección.

    Alrededor del 70% de las personas infectadas no presentan signos ni síntomas, explica el CDC.

    Usar condones de látex correctamente todas las veces que tenga relaciones sexuales ayuda a reducir el riesgo de contraer o transmitir la tricomoniasis. Sin embargo, los condones no cubren toda el área y es posible contraer o transmitir esta infección incluso cuando se utiliza uno.

  3. Virus del papiloma humano (VPH)

    Una chica recibe la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH)
    Una chica recibe la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) - efe

    El VPH es la infección de transmisión sexual más común. El VPH es tan común que casi todos los hombres y todas las mujeres sexualmente activos lo contraen en algún momento de su vida. Algunos tipos pueden causar problemas de salud como verrugas genitales y cánceres. Pero hay vacunas que pueden evitar que estos problemas de salud ocurran.

    En la mayoría de los casos el VPH desaparece por sí solo y no causa ningún problema de salud. Pero cuando el VPH no desaparece, puede causar problemas de salud como verrugas genitales o cáncer, señala el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

    El VPH puede causar cáncer de cuello uterino y otros cánceres como el de vulva, vagina, pene o ano. También puede causar cáncer en la parte de atrás de la garganta, como en la base de la lengua y las amígdalas (llamado cáncer orofaríngeo).

    El cáncer generalmente puede tardar años en aparecer —incluso décadas— después de que una persona haya contraído el VPH. Los tipos de VPH que pueden causar verrugas genitales no son los mismos que los que pueden causar cáncer.

    Vacuna

    Para evitar el VPH es necesario vacunarse. Para las personas sexualmente activas, el CDC indica el uso de condón de látex y mantener una relación sexual monógama.

    No existe tratamiento contra el virus mismo. No obstante, existen tratamientos para los problemas de salud que puede causar el VPH.

  4. Gonorrea

    La enfermedad es provocada por la bacteria «Neisseria gonorrhoeae»
    La enfermedad es provocada por la bacteria «Neisseria gonorrhoeae» - abc

    La gonorrea puede infectar tanto a los hombres como a las mujeres. Puede causar infecciones en los genitales, el recto y la garganta. Es una infección muy común, especialmente en las personas jóvenes de 15 a 24 años.

    Se puede evitar la gonorrea evitando tener relaciones sexuales o manteniendo una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS. También se recomienda el uso de condones de látex cada vez que tiene relaciones sexuales, señala el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC)

    La gonorrea se puede curar con el tratamiento correcto. Si bien los medicamentos detendrán la infección, no repararán ninguna lesión permanente que haya causado la enfermedad.

  5. Sífilis

    Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se transmiten de una persona a otra durante las relaciones sexuales, incluyendo la penetración, el sexo oral o anal
    Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se transmiten de una persona a otra durante las relaciones sexuales, incluyendo la penetración, el sexo oral o anal - fotolia

    La sífilis puede causar complicaciones a largo plazo o la muerte, si no se trata de manera adecuada. Los síntomas en los adultos se dividen en fases. Estas fases son sífilis primaria, secundaria, latente y avanzada.

    A la sífilis se la llama «la gran imitadora» porque tiene muchísimos síntomas posibles y muchos de estos se parecen a los síntomas de otras enfermedades. La llaga de sífilis que aparece justo después de infectarse por primera vez no produce dolor y puede confundirse con un pelo encarnado, una cortadura con un cierre u otro golpe que no parece dañino. El sarpullido que aparece en el cuerpo durante la segunda fase de la sífilis y que no produce picazón se puede producir en las palmas de las manos y las plantas de los pies, por todo el cuerpo o solo en algunas partes, señala el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

    El CDC recomienda para evitar la sífilis: no tener relaciones sexuales; mantener una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS; usar condones de látex cada vez que tenga relaciones sexuales.

    La sífilis se puede curar con antibióticos. Sin embargo, el tratamiento no revertirá ningún daño que la infección haya ya causado.

  6. Clamidia

    Esperma infectado de clamidia
    Esperma infectado de clamidia - abc

    La infección por clamidia puede infectar tanto a los hombres como a las mujeres. Puede causar daños graves y permanentes en el aparato reproductor de una mujer y hacer más difícil o imposible que quede embarazada en el futuro. La infección por clamidia también puede provocar un embarazo ectópico (embarazo que ocurre fuera del útero) que puede ser mortal.

    Se puede vitar el contagio si se evitan las relaciones sexuales; se se mantiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS y usando condones de látex cada vez que tiene relaciones sexuales.

    Recurrencia

    La infección por clamidia se puede curar con el tratamiento correcto. La recurrencia de la infección por clamidia es común. Debe volver a hacerse la prueba unos tres meses después del tratamiento, incluso si su pareja sexual o parejas sexuales recibieron tratamiento, señala el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

  7. Herpes genital

    Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se transmiten de una persona a otra durante las relaciones sexuales, incluyendo la penetración, el sexo oral o anal.
    Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se transmiten de una persona a otra durante las relaciones sexuales, incluyendo la penetración, el sexo oral o anal. - fotolia

    El herpes genital es causado por dos tipos de virus. Estos virus se llaman herpes simple del tipo 1 y herpes simple del tipo 2.

    El herpes se puede evitar no teniendo relaciones sexuales; manteniendo una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS o usar condones de látex cada vez que tiene relaciones sexuales, recomienda el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

    Los síntomas del herpes pueden presentarse en las áreas genitales del hombre y de la mujer que se hayan cubierto con un condón de látex. Sin embargo, los brotes también pueden ocurrir en áreas que no se hayan cubierto por un condón, por lo tanto, es posible que los condones no lo protejan completamente del herpes.

    La mayoría de las personas que tiene herpes no presenta síntomas o si los presenta son muy leves.

    No existe una cura para el herpes. No obstante, existen medicamentos que pueden prevenir o disminuir la duración de los brotes. Uno de estos medicamentos para el herpes puede tomarse todos los días y reduce la probabilidad de que se contagie la infección a la pareja sexual o parejas sexuales.

  8. Hepatitis B

    El laboratorio de las pruebas de VIH y Hepatitis del Centro de Saludde Enfermedades de Transmisión Sexual Sandoval de la Comunidad de Madrid
    El laboratorio de las pruebas de VIH y Hepatitis del Centro de Saludde Enfermedades de Transmisión Sexual Sandoval de la Comunidad de Madrid - francisco seco

    La hepatitis B es una enfermedad del hígado que es contagiosa y resulta de la infección por el virus de la hepatitis B. Cuando una persona se infecta, puede desarrollar una infección «aguda», que puede variar en gravedad de una enfermedad muy leve con pocos o ningún síntoma a una afección grave que requiere hospitalización.

    La hepatitis B aguda se refiere a los primeros seis meses después de que alguien ha estado expuesto al virus de la hepatitis B. Algunas personas pueden combatir la infección y eliminar el virus. En otras, la infección permanece y da lugar a una enfermedad «crónica» o de por vida. La hepatitis B crónica se refiere a la enfermedad que ocurre cuando el virus de la hepatitis B permanece en el cuerpo de la persona. Con el tiempo, la infección puede causar problemas graves de salud.

    La mejor forma de prevenir la hepatitis B es a través de las vacunas, señala el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). En adultos, la vacuna contra la hepatitis B se administra en una serie de tres inyecciones durante un periodo de seis meses. Es necesario aplicar la serie completa para lograr una protección a largo plazo. Actualmente no se recomiendan dosis de refuerzo.