Diez peligros de la primavera y cómo sobrevivir a ellos
Con la llegada de la primavera, muchas personas sienten mermadas sus fuerzas - fotolia

Diez peligros de la primavera y cómo sobrevivir a ellos

Hormigas y avispas, la astenia primaveral, el cambio de armario, más dolores de cabeza, el sol... la lista es más larga de lo que parece

Actualizado:

Hormigas y avispas, la astenia primaveral, el cambio de armario, más dolores de cabeza, el sol... la lista es más larga de lo que parece

12345678910
  1. Astenia primaveral

    Con la llegada de la primavera, muchas personas sienten mermadas sus fuerzas
    Con la llegada de la primavera, muchas personas sienten mermadas sus fuerzas - fotolia

    Con la llegada de la primavera, muchas personas sienten mermadas sus fuerzas y se quejan de apatía, fatiga física y psicológica, irritabilidad y somnolencia. Un conjunto de síntomas que se conoce como astenia primaveral y que suelen remitir en un par de semanas. De hecho, a cuatro de cada diez españoles les cuesta más trabajo levantarse por las mañanas con el cambio de horario y el 31 por ciento de la población confiesa que le afecta de forma negativa, según Colegio Oficial de Psicólogos de la Región de Murcia.

    ¿La solución? Ejercicio físico, cenas ligeras y paciencia. «Se pueden proporcionar algunas medidas sencillas como mantener el horario de sueño-vigilia regular, tomar cenas ligeras al menos dos horas antes de ir a la cama, ejercicio físico moderado, dieta variada, beber agua abundante y no automedicarse», explicaba la psicóloga Ángeles Ruiz a este medio. Los síntomas son pasajeros, hasta que el organismo se acostumbre. Solo en caso de que el malestar perdurara en el tiempo y/o los síntomas sean intensos, hay que consultar al médico dado que en ocasiones es la manifestación de una enfermedad subyacente como anemia o un trastorno psicológico.

  2. Las dietas milagro

    Con la llegada del buen tiempo comienza la llamada «operación bikini»
    Con la llegada del buen tiempo comienza la llamada «operación bikini» - abc

    Y con el buen tiempo, también llega el «destape»: las ganas de lucir palmito, el adiós a los jerseys, los abrigos y las capas de ropa y la ocasión de, si se puede, hacer una visita a la playa y comenzar a coger color. Con ello, para algunos también es el momento de iniciar la «operación bikini» y probar alguna dieta que deje en el olvido los excesos del invierno. Y ahí está el peligro: el tiempo se echa encima y resurgen las «dietas milagro».

    «Las dietas milagro siempre intentan hacernos creer que sus métodos van a permitir adelgazar todos los kilos que nos sobran y que lo conseguirán sin ningún tipo de sufrimiento», su brayaba ya hace tiempo la especialista de la Unidad de Investigación de la Facultad de Ciencias de la Salud de Las Palmas, quien alertaba de que la primavera hace resurgir su peligro.

    «El problema de fondo es que comemos de forma poco saludable, por falta de tiempo, incomodidad o por la escasa información científica que tenemos», opinaba María Jesús Fernández. Por ello, además del asesoramiento médico, la dieta mediterránea es la mejor opción. Además, con el buen tiempo, las verduras, frutas, ensaladas, cremas y comidas poco pesadas se hacen más apetecibles. También la subida de las temperaturas y el sol invitan a salir a dar un paseo o practicar algo de deporte al aire libre, ayudando así a mantenernos en forma.

  3. Más dolores de cabeza

    Durante la primavera, aumenta el número de cefaleas y de dolores de cabeza
    Durante la primavera, aumenta el número de cefaleas y de dolores de cabeza - Alberto Sáiz

    Durante la primavera, aumenta el número de cefaleas y de dolores de cabeza. La razón está en los cambios de tiempo que se producen en esta estación del año —con variaciones en la presión atmosférica y la temperatura—, tal y como asegura el profesor Hugo Liaño, experto en cefaleas y jefe de Neurología del Hospital Puerta de Hierro.

    Lo cierto es que hay personas que sufren crisis cuando se van a producir cambios atmosféricos: un estudio publicado en la revista Neurology (2009 Oct 27; 73 (17):1428) y llevado a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de Harvard (EE.UU.) en más de 7.000 pacientes, comprobó que los cambios meteorológicos, como un aumento de la temperatura y un descenso de la presión atmosférica, eran factores que incrementaban el riesgo de padecer dolor de cabeza, aunque es cierto que la cefalea es una enfermedad estrechamente ligada a factores hereditarios, de sexo, edad, además de a factores medioambientales y cambios de tiempo.

    Para combatirlo, lo remedios usuales son el ibuprofeno, el paracetamol o la aspirina, aunque cada uno es diferente entre sí. [ Consulta aquí las diferentes cualidades de estos fármacos]

  4. El sol

    Dos jóvenes disfrutan del sol primaveral en El Retiro
    Dos jóvenes disfrutan del sol primaveral en El Retiro - isabel permuy

    Por fin el sol brilla, las temperaturas se suavizan, vestimos con manga corta… y se hace imprescindible no olvidarse de cuidar la piel, que tras el invierno está más blanca y sensible que en otros momentos del año. De hecho, el periodo más crítico del bronceado se da en esta época, no sólo por el tono de la piel sino porque nos confiamos con un sol que no creemos nocivo pero que ya pega fuerte. Por ello, es importante no olvidarse de utilizar crema protectora, especialmente si salimos a tomar el sol, dar un paseo, hacer deporte al aire libre, ir a la montaña o, por supuesto, a la playa, en las primeras vacaciones del año. Sin olvidar los complementos que pueden jugar a nuestro favor como las gafas de sol, los sombreros, las gorras o los pañuelos.

    [ Tomar el sol en primavera sin protección, tan peligroso como en verano]

  5. Cambio de armario

    Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Colección Primavera-Verano 2014
    Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Colección Primavera-Verano 2014 - abc

    Es otro de los efectos colaterales del paso de estación: el cambio de armario. Hay que hacer frente a la decisión de qué guardamos, qué tiramos, dónde lo metemos todo y cómo. Y las polillas y el espacio son los peores enemigos de esta «misión».

    Para los edredones, la mejor opción es, una vez limpios, guardarlos en fundas herméticas a las que se les vacía el aire. Ocupan menos espacio, están ordenadas y visibles (suelen ser transparentes), evitan olores y la entrada de suciedad. Para la ropa, lo más cómodo son las cajas de plástico flexible, que pueden guardarse debajo de la cama, aunque también se pueden «reciclar» maletas viejas. Pero, por si ese día primaveral que parecía iba a ser soleado y caluroso, se parece más a un desapacible día de otoño, es conveniente hacer una lista donde se haya guardado todo para no tener que revolver entre diferentes cajas y lugares.

    Por otra parte, para evitar esos agujeritos que aparecen como por arte de magia cuando sacamos la ropa de invierno del altillo del armario es conveniente mantener los armarios limpios y sin humedades, usar las tradicionales bolitas de naftalina o el alcanfor, deshacerse de ropa que haya estado en contacto con polillas o planchar las prendas para acabar con las posibles larvas. [ Lea aquí ocho consejos para guardar la ropa de invierno]

  6. Insectos

    Existen diferentes métodos de prevención caseros contra las avispas
    Existen diferentes métodos de prevención caseros contra las avispas - ALEX DOMíNGUEZ

    La flora y la fauna pueden ser un placer si están presentes en el lugar indicado y por el tiempo justo. Porque el primer componente para los alérgicos es una tortura y, el segundo, cuando aparece en casa, es una molestia que en algunos casos desata fobias. Hormigas, avispas, abejorros y cucarachas parecen vivir una explosión demográfica en esta época, dispuestas a desarrollar una actividad frenética que muchos desearían que no se cuzara con la suya.

    En el caso de las hormigas, limpiar con frecuencia y no dejar alimentos al descubierto son las mejores armas para evitarlas, ya que acuden en legión a los hogares atraídas por los alimentos. No obstante, también basta con colocar montoncitos de espliego en aquellos lugares donde suelen aparecer.

    Con las avispas, la cosa se complica, ya que su picadura es algo que no gusta a nadie. Sin embargo, existen diferentes métodos de prevención caseros para esos momentos en los que apetece tomar algo al aire libre y estos insectos se empeñan en acudir al olor de la comida. Aunque lo ideal es alejar azúcares y proteínas, además de la basura, también, como solución popular, está colocar rodajas de pepino en los alrededores, ya que contiene un olor que no gusta nada a las avispas. Asimismo, se venden trampas especiales que pueden colocarse en el jardín o terraza.

    Respecto a las cucarachas, el laurel puede ser nuestro aliado a la hora de mantenerlas lejos de nuestros hogares. Hay que colocarlo en todas las rendijas y agujeros por las que pueden acceder a nuestras viviendas. Además, otra de las «recetas de la abuela» consiste en impregnar trozos de lechuga con levadura y colocarlos en sitios estratégicos del hogar.

    [ Consulte aquí algunos remedios naturales para combatir las picaduras de diferentes insectos]

  7. Alergias

    Se van a duplicar los niveles de polen en comparación con los obtenidos en 2012
    Se van a duplicar los niveles de polen en comparación con los obtenidos en 2012 - afael Carmona

    Si ya de por sí la primavera es una época crítica para los alérgicos, este año más aún. Los expertos creen que se van a duplicar los niveles de polen en comparación con los obtenidos en 2012, superándose los 5.600 granos de polen por metro cúbico. Por eso, es especialmente importante tomar ciertas medidas siendo la primera visitar al médicos en cuanto se detecten síntomas.

    No obstante, sí que hay cosas que cada uno puede hacer, como evitar salir de casa en días de brisa suave, ambiente seco y soleado; usar gafas de sol, viajar en el coche con las ventanillas cerradas o poner filtros especiales en el sistema de aire acondicionado.

    [Lea aquí diez consejos para sobrevivir a las alergias primaverales]

  8. Sinusitis primaveral

    Senos maxilares afectados por una sinusitis
    Senos maxilares afectados por una sinusitis - abc

    El aumento de catarros (por los cambios de temperatura) y de procesos alérgicos (por el polen) durante esta estación del año tiene también otro efecto más: incrementa la incidencia de la sinusitis. Una afección que, aunque no presenta graves complicaciones, sí que resulta muy molesta: provoca dolor facial, secreción mucopurulenta, tos, fiebre y cefaleas, por lo que ocasiona numerosas bajas laborales. Para evitarla, lo mejor es intentar evitar constiparse y tratarse la alergia lo mejor posible, pero una vez con sinusitis, en el tratamiento ha de incluirse la terapia farmacológica, basada en descongestionantes y corticoides que disminuyen el edema nasal y mejoren la ventilación del paciente.

    Los expertos también recomiendan el uso de los mucolíticos, que disminuyan la viscosidad de la mucosidad nasal, y facilite así su evacuación, y de antihistamínicos para reducir la frecuencia de los estornudos y el volumen de la destilación nasal en el caso de los procesos alérgicos.

  9. Ansiedad

    En primavera se dan más ataques de ansiedad
    En primavera se dan más ataques de ansiedad - BERRIDI

    Aunque suelen ser transitorios, también se dan más ataques de ansiedad en esta época del año. Los cambios climatológicos obligan al cuerpo a adaptarse y provocan cambios hormonales, que en ocasiones llevan a la gente propensa a ello a sufrir estos efectos adversos hasta que finalmente se adaptan a las variaciones estacionales. No obstante, los ataques pueden prevenirse: una dieta equilibrada, una buena hidratación, infusiones relajantes y una adecuada rutina diaria puede ayudar a superar mejor los cambios que se producen en nuestro cuerpo.

  10. También en las mascotas

    Un perro ovejero
    Un perro ovejero - efe

    También para las mascotas, la primavera encarna algunos peligros: alergias, picaduras de insectos, leishmaniasis, parásitos y orugas… En algunos casos se puede prevenir estos peligros, como con el uso de productos antiparasitarios —para pulgas, garrapatas, lombrices...—, en otros tan sólo es cuestión de mantenerse alejados de los pinares, como para evitar la procesionaria —por mucho que le duela a nuestras mascotas—. Pero en otros casos lo único que queda es mantenerse atento a los síntomas que presenten los animales y, en caso de notar algo, llevarlos al veterinario.