Más de 4,5 millones de conductores españoles admiten ser delincuentes viales

El 17% de los automovilistas españoles admite haber cometido delitos contra la seguridad vial, tales como conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas, ir a más de 200 km/h por una autopista o circular sin permiso

Actualizado:

Los delincuentes más habituales en España no llevan una pistola o una navaja, sino un volante. Los delitos contra la seguridad en el tráfico se han convertido en unos de los más habituales en los juzgados españoles, ya que suponen el 35% del total de delitos que se cometen en España, según el estudio «Delitos y criminalidad vial en España. Evolución de la delincuencia contra la seguridad vial (2012-2015)», presentado este lunes por la Fundación Línea Directa y realizado en colaboración con Fesvial (Fundación Española para la Seguridad Vial).

Las cifras impresionan: desde 2008 se han celebrado casi 900.000 juicios sobre seguridad vial, de los cuales 650.000 han terminado en condena. En este sentido, la proporción de sentencias condenatorias también ha experimentado una gran evolución en los últimos años, pasando del 66% registrado en 2008 al 85% en 2015.

Los autores del estudio alertan de que los españoles aún no se han concienciado de que un coche, conducido de forma negligente, puede convertirse en un arma mortal. Así, más de 4,5 millones de conductores reconocen haber realizado alguna vez conductas delictivas al volante, tales como conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas, ir a más de 200 km/h por una autopista o circular sin permiso.

Desde la Fundación Línea Directa creen que, en parte, esta falta de responsabilidad colectiva se debe a que la mayoría de los conductores desconoce que su conducta les puede llevar a la cárcel. Así, más de 9 millones de conductores ignoran que los delitos viarios pueden ser causa de prisión, y casi 11 millones desconoce que conducir bajo la influencia de las drogas puede provocar el ingreso en prisión.

Pero más allá del desconocimiento, estas conductas conllevan un problema mucho más grave en la sociedad, ya que tienen una influencia directa en las cifras de siniestralidad. De hecho, se puede estimar que el 14% del total de los fallecidos en accidente de tráfico murió por conductas delictivas de otro conductor, lo que supone que se estima en más de 2.400 las personas que han perdido la vida por estas prácticas en los últimos 8 años

El informe, que analiza en profundidad más de 580.000 juicios por delitos contra la seguridad vial y alrededor de 450.000 condenas impuestas entre los años 2012 y 2015, se completa con una encuesta realizada a 1.700 conductores de toda la geografía nacional que recoge la percepción de los españoles sobre estos tipos penales.

La Fundación Línea Directa también ha realizado una radiografía de los delitos viales más habituales en nuestro país. En este sentido, pese a las campañas de concienciación y el esfuerzo de las Administraciones, la conducción bajo la influencia del alcohol o las drogas supone más del 60% del total de los casos. Les siguen tipos penales tan diferentes como conducir sin carné (27%), provocar un grave riesgo para la conducción (7%) o negarse a realizar las pruebas de alcoholemia o de drogas (3,5%). En cuanto a los ingresos efectivos en prisión, la población reclusa por estos delitos ronda en la actualidad las 1.200 personas, siendo la conducción sin carné (39%) y el homicidio imprudente (22%) los casos más habituales.