Hay que apagarlas tan pronto como mejora la visibilidad
Hay que apagarlas tan pronto como mejora la visibilidad - ABC.es

Cómo se usan las luces antiniebla de forma correcta

Utilizarlas cuando la visibilidad no es mala puede suponer una multa de 200 euros

MadridActualizado:

En más de una ocasión nos habremos sorprendido cuando un vehículo que circula en sentido contrario al nuestro nos hace señales con las luces. Ese es el momento crítico en el que nos damos cuenta de que llevamos las antiniebla puestas, y estamos deslumbrando a los coches con los que nos cruzamos por la carretera. Pero ese deslumbramiento también lo podemos provocar a los vehículos que nos siguen. Lo cierto es que las luces antiniebla se deben de usar únicamente para ver y ser vistos en condiciones de baja visibilidad. Utilizarlas en otro tipod e circunstancias puede conllevar una multa de 200€.

Los faros delanteros antiniebla no son obligatorios, al contrario que la luz trasera. Este antiniebla posterior es obligatorio, y suele montarse doble, es decir, con una luz a cada lado del coche.

La luz antiniebla delantera es una luz muy brillante, con ella no se busca tener mucho alcance sino iluminar lo que hay inmediatamente delante del coche. Por esta razón no sirve para iluminar la carretera en los casos en los que no hay niebla. Según recuerdan desde el portal de la aseguradora Mapfre, la luz trasera antiniebla es una luz también muy intensa, tanto como la luz de freno, y cuando no hay niebla o mala visibilidad puede confundirse por una luz de freno e incluso molestar a otros conductores.

Hay que estar, por lo tanto, muy atento ante posibles olvidos, ya que según el Reglamento de Tráfico, las luces antiniebla solo se podrán utilizar en caso de niebla, lluvia muy intensa, tormenta, fuerte nevada o nube de polvo. Sobre el sistema de luz delantero dice que, cuando haya condiciones de baja visibilidad por niebla, lluvia intensa o nube de polvo, aunque sea de día, hay que llevar las luces encendidas, sean las antinieblas, las de cruce o las de largo alcance, y matiza que la luz antiniebla sólo podrá usarse en esos casos.

Sobre la luz antiniebla trasera dice que sólo puede usarse cuando las condiciones meteorológicas o ambientales sean «especialmente desfavorables». Esto quiere decir niebla espesa, lluvia muy intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo.

Poir lo tanto, deberemos encender la luz trasera antiniebla siempre que haya baja visibilidad por una niebla espesa, una lluvia muy fuerte que provoque una estela de agua detrás de los coches o en momentos de fuertes nevadas. Pero se debe apagar la luz trasera antiniebla en el momento que las condiciones mejoren.

En cuanto a las luces delanteras, habría que encenderlas al entrar en un banco de niebla espeso, junto con las luces de cruce. Si la visibilidad sigue siendo baja es conveniente reducir la velocidad, pero nunca conectar las luces largas porque su luz rebotará en la niebla y te deslumbrará. Si la niebla no es muy espesa, la lluvia no muy fuerte o caen pocos copos de nievel las luces de cruce serán suficientes.

Para evitar una multa, pero sobre todo para evitar provocar molestias a los conductores con los que compartimos la carretera, tenemos que evitar usar los faros antiniebla en condiciones de lluvia suave, ya que el fuerte brillo que producen se ve amplificado por las gotas que se depositan en el parabrisas de los demás conductores ocasionando molestias en su visibilidad.

Tampoco podemos utilizarlas en condiciones de buena visibilidad, con tiempo seco y sin niebla.