Cómo elegir las gafas de sol correctas para conducir

Se recomienda un modelo de calidad que además de protegernos del sol cuide nuestra salud visual

MADRIDActualizado:

La visión es tan importante que a la hora de elegir unas gafas de sol no convendría jugársela. En España el 30% de las gafas de sol vendidas provienen de los llamados «top manta», tiendas asiáticas o de bisutería. El 20% de los conductores nunca usa gafas de sol al conducir, aunque el 5% de los accidentes suceden por deslumbramiento en horas crepusculares (al amanecer o atardecer). En concreto, el 20% de los siniestros responden a colisiones frontales o alcances y el 16% a salidas de la calzada, según datos de Formaster.

Además, los ópticos y optometristas advierten que el 45 por ciento de los conductores no protege habitualmente sus ojos del sol. Además, el 70% de las gafas de sol que se venden en España «no cumplen la normativa sanitaria de seguridad y calidad»

Fruto del desconocimiento de los riesgos que implica la mala calidad de las gafas de sol y los precios abusivos de éstas en algunas ópticas, han supuesto un incremento del consumo de gafas de sol baratas y de mala calidad. Antes que usar gafas de sol malas es preferible no usar», explica Emilio Capela, fundador de Lord Wilmore. Existen varios riesgos para la vista debido al uso de gafas de sol de mala calidad aunque, a corto plazo, no los apreciemos, pueden llegar a ser graves para nuestra salud.

Según la legislación europea, las gafas de sol tienen 5 niveles o categorías, según su capacidad de filtrar el sol. Los niveles 2 y 3 son los más adecuados para la conducción. Además, hay que tener en cuenta que las gafas y lentes polarizadas ofrecen imágenes más nítidas y sortean los reflejos de luz. Por lo tanto, nos ayudan a evitar la fatiga visual. Por otro lado, no podemos olvidar que el Reglamento General de Circulación solo obliga al uso de gafas de sol – en este caso, graduadas – en conductores con problemas de visión que les obliguen a llevar gafas siempre.