Más corto, más ancho y más bajo, su presencia destaca sobre el resto
Más corto, más ancho y más bajo, su presencia destaca sobre el resto

Volkswagen PassatVolkswagen Passat Sport 2.0 TDI 150CV, el líder

Aunque no está considerado como un coche premium, a la hora de la verdad le falta muy poco o casi nada para serlo

MadridActualizado:

En la guerra que libran los constructores generalistas hay un segmento, el de las berlinas medias, donde se libra una batalla feroz.

Es un segmento cada vez más pequeño por el empuje de los SUV pero que todavía representa una parte muy importante del pastel casi más que por una cuestión de números, por prestigio e imagen. Son los coches más altos y caros de las gamas generalistas y suelen incorporar los últimos adelantos tecnológicos.

Volkswagen Passat, el líder

De entre todos los modelos del segmento, si hay uno que destaque es el Passat tanto por sus ventas «es líder destacado del segmento» como por todo lo que ofrece, y que como decíamos en el subtítulo le acerca a las tres berlinas premium del mismo origen germano sin ningún complejo: el Mercedes Clase C, el BMW Serie 3 y su primo de lujo, el Audi A4.

Exteriormente, la octava generación del Volkswagen Passat no ha crecido en tamaño respecto de la anterior versión «es incluso 2mm más corto aunque ha aumentado 12mm de ancho y perdido 14 de altura» pero en su interior y gracias a la adopción de la nueva plataforma MQB del grupo Volkswagen- Audi «la misma que el nuevo Golf», el espacio para los pasajeros ha crecido 79mm que son muchos y se notan. Ahora hay más espacio para los hombros, las piernas de los pasajeros traseros y el maletero, que con 21 litros más llega hasta los 586 litros en la berlina y 47 en la familiar hasta unos enormes 650 litros. Una cifra más que respetable para el segmento.

La versión familiar o Variant presume de las mismas virtudes que la berlina
La versión familiar o Variant presume de las mismas virtudes que la berlina

Volkswagen Passat Sport 2.0 TDI 150CV

La versión que hemos probado, el Passat Sport de 2 litros TDI de 150 caballos con la caja de cambios manual es realmente cómoda de conducir «lo será aún más con la caja de cambios automática DSG, pero sube el precio unos 2.500 euros» y aunque es un coche grande el tamaño no representa problemas. Incluso en calles estrechas y gracias a la nueva dirección asistida eléctrica se maneja sin problemas.

El salpicadero es limpio y fácil de usar
El salpicadero es limpio y fácil de usar

La postura al volante es casi perfecta gracias a unos asientos amplios que agarran el cuerpo sin presionar pero que te mantienen en el sitio incluso en las curvas más complicadas. Además, en el coche se ha hecho un muy buen trabajo de ergonomía y todos los mandos se manejan con facilidad dentro de un salpicadero sobrio «como todos los Volkswagen» pero en el que no falta de nada y donde sobresale el Volkswagen Digital Cockpit. Este sistema, heredado de sus primos de Audi, es el sustituto digital de los tradicionales relojes del cuadro de mandos y probablemente uno de los aciertos del coche. En él se puede configurar a nuestro gusto toda la información disponible de una forma realmente intuitiva y muy sencilla.

El Volkswagen Digital Cockpit sustituye los relojes tradicionales por la información más completa posible
El Volkswagen Digital Cockpit sustituye los relojes tradicionales por la información más completa posible

2 litros y 150 caballos diésel muy eficientes

La otra parte importante de un coche es el motor y en este caso el motor diésel TDI de 2 litros resulta más que correcto. Aunque nada más arrancarlo puede sonar algo más de lo deseado será siempre fuera del coche porque dentro no se oye nada. Además, en cuanto coge temperatura pasa a ser bastante silencioso y el rodar se hace con mucho agrado.

Empuja con mucha fuerza y se nota que el peso del coche se ha reducido considerablemente porque los consumos que se consiguen incluso a buen ritmo no suben más allá de los 6,4 litros cada 100 kilómetros. Una buena cifra.

Los asientos del Passat nos acogen casi como en casa
Los asientos del Passat nos acogen casi como en casa

Las suspensiones se ajustan bien a las imperfecciones del asfalto y resulta muy cómodo para viajar sin vaivenes en las curvas.

Conclusión

El Volkswagen Passat tanto esta versión Sport como el resto de versiones son una buena opción si no llegamos a las marcas premium de toda la vida. Aunque resulta caro es más barato que aquellas y nos va a dar muchas satisfacciones. El equipamiento de la versión Sport es el más alto de la gama aunque se le pueden seguir añadiendo extras, algunos prácticos y útiles y otros menos. Si podemos es interesante la caja de cambios DSG.