Los 10 objetos más robados en los hoteles
Los cestillos con objetos de aseo causan furor entre los clientes ladrones - abc
sucesos

Los 10 objetos más robados en los hoteles

El buscador de vuelos y hoteles Jetcost ha elaborado un ranking con los objetos más curiosos y robados en los hoteles: desde el relleno de los edredones a ejemplares de la Biblia

Actualizado:

El buscador de vuelos y hoteles Jetcost ha elaborado un ranking con los objetos más curiosos y robados en los hoteles: desde el relleno de los edredones a ejemplares de la Biblia

12345678910
  1. «Amenities» del cuarto de baño

    Los cestillos con objetos de aseo causan furor entre los clientes ladrones
    Los cestillos con objetos de aseo causan furor entre los clientes ladrones - abc

    Aunque se considera que estos objetos son obsequios del hotel a sus clientes (como frutas y dulces), no lo son las bandejas o cestillos en los que van colocados y que son de lo más sustraído en los hoteles, según jestcost.es.

    También desaparecen piezas de vajilla o cubertería del servicio de habitaciones que dejan en el pasillo otros clientes tras su consumición. Los saleros y los cuencos para poner huevos pasados por agua causan verdadero furor, así como los tarritos de mermelada, quesos y estuches con panecillos.

  2. Toallas grandes

    Holiday Inn cifra en medio millón las toallas desaparecidas
    Holiday Inn cifra en medio millón las toallas desaparecidas - abc

    Son un clásico, pero no pierden vigencia. Sobre todo, las de mayor tamaño. Ya se sabe que en tiempo de crisis, no hay pan duro, como dice el refrán popular. Llama la atención que este tipo de sustracciones se produzca también en hoteles con precios de más de 100 euros por habitación. Pero así ocurre.

    Y no es un problema baladí para estos establecimientos. La cadena Holiday Inn reconoció en 2008 que habían desaparecido más de medio millón de toallas. «Cualquier hotel de tipo medio tiene un gasto anual en 'amenities' que supera los 200.000 euros», indica jestcost.es.

  3. Pilas de mandos a distancia

    Las pilas de los mandos a distancia (y los propios mandos, aunque no tengan utilidad fuera del establecimiento) y las bombillas son otros de los extraños y oscuros objetos de deseo de muchos clientes de hoteles.

    Los albornoces son otro clásico; de hecho, hay cadenas hoteleras que han optado por colocarles microchips para evitar su robo, que se ha convertido en todo un problema para ellos.

    Más del 81% de los españoles reconoce que alguna vez se ha llevado algo de un hotel; mientras que el 88% de los daneses asegura que jamás ha hecho algo similar.

  4. La Biblia

    Ejemplar de La Biblia en español
    Ejemplar de La Biblia en español - abc

    Aunque parezca extraño, los hay que se llevan hasta ejemplares de La Biblia de sus habitaciones. Completas, incluidos los pasajes que hablan del séptimo mandamiento (no robarás).

    Los objetos de papelería, como bolígrafos, blocs de notas y revistas, son otro clásico, aunque muchas veces están incluidos dentro de los servicios reponibles de los clientes.

  5. Jarrones de flores

    Un jarrón preside la mesa de centro de esta suite de hotel
    Un jarrón preside la mesa de centro de esta suite de hotel - abc

    Que los clientes opten por llevarse las flores que decoran algunas habitaciones puede parecer hasta normal. Pero que lo hagan con jarrón incluido ya no tiene pase.

    Las perchas son objetos de lo más «robable», aunque muchísimas cadenas hoteleras han optado por ponerlas fijas en los armarios de las habitaciones, lo que ha logrado disminuir el número de sustracciones, muchas de ellas practicadas por verdaderos cleptómanos que no recuerdan haberse apoderado de enseres que les son ajenos.

  6. Bebidas del minibar

    Minibar de un hotel británico
    Minibar de un hotel británico - abc

    ¿Quién no ha tenido la tentación alguna vez de no declarar lo consumido del minibar de un hotel? Demasiada gente. Hay hoteles que incluso han colocado un sistema electrónico que registra cada vez que un cliente consume algo de la habitación. Pero, ojo, que los empleados siguen haciendo el mismo control de la manera tradicional, avisan en jetcost.es.

    Hay gente que, para dar el pego, incluso beben de las botellas de güisqui o ginebra y luego las rellenan con agua u otros líquidos, como té.

  7. Cubertería, vasos y copas

    Aunque la vajilla sea barata, hay quien no se resiste a llevársela a casa
    Aunque la vajilla sea barata, hay quien no se resiste a llevársela a casa - abc

    Las vajillas de hotel, ya sean de la propia habitación o de otros clientes, suelen ser otro de los quebraderos de cabezas de las cadenas del sector.

    Porque cada vez más gente se apropia de ellas, aunque su valor sea mínimo.

    Algunos hoteles de marca que tienen productos de calidad los venden en la boutique del lobby, con la firma del establecimiento, desde muebles a vajillas, albornoces y almohadas.

  8. Rellenos de edredones y almohadas

    Algunos edredones invitan a no irse del hotel
    Algunos edredones invitan a no irse del hotel - abc

    El pillaje llega a tal punto, que hay quienes quitan el relleno de los edredones y los cambian por otros de calidad inferior, según www.jetcost.es.

    Algo parecido ocurre con las almohadas. «Lo chocante es que en muchos casos esos objetos valen apenas unos euros, incluso unos céntimos», apostilla el portal de viajes.

  9. Secadores de pelo y toalleros

    Un secador de pelo
    Un secador de pelo - abc

    Los hay mejores y peores, pero los secadores de pelo, sobre todo entre la clientela femenina, siguen siendo uno de los electrodomésticos más robados en los hoteles.

    Hay otros elementos del cuarto de baño que suelen desaparecer por arte de los turistas. Son los toalleros y hasta los espejos.

    Uno de los casos más curiosos dados en Madrid es el de un cliente que se encaprichó de la percha planchador de unos pantalones. Desmontó la de su habitación, la escondió en un falso techo y pidió a recepción otra percha. Así fue cómo consiguió llevarse la primera sinn que pareciera que la había robado.

  10. Planchas, relojes y DVD

    Plancha de un hotel
    Plancha de un hotel - abc

    Las planchas que ofrecen algunos hoteles a sus clientes son objetivo de los cacos. También los relojes, apliques de todo tipo y hasta los reproductores de DVD.

    En algunos establecimientos se ha comprobado el uso de destornilladores y otras herramientas para llevarse cuadros, picaportes y hasta aparatos de música.

    Uno de los lugares más peligrosos son las salas bussiness en establecimientos para ejecutivos, donde es fácil encontrar ordenadores, impresoras y hasta paquetes de folios que desaparecen.