Los ostentosos caprichos de los «narcos» gallegos
Vista del pazo Baión - Corina arranz

Los ostentosos caprichos de los «narcos» gallegos

Codiciadas obras de arte, oro y diamantes, impresionantes mansiones, embarcaciones de lujo... Estos son algunos de los antojos más llamativos de los capos de la droga en Galicia

Actualizado:

Codiciadas obras de arte, oro y diamantes, impresionantes mansiones, embarcaciones de lujo... Estos son algunos de los antojos más llamativos de los capos de la droga en Galicia

12345
  1. El Pazo Baión de Laureano Oubiña

    Vista del pazo Baión
    Vista del pazo Baión - Corina arranz

    Un hotel de lujo en cuyos terrenos se cultiva el albariño «más elegante y chic», como reza en su propia web. El pazo Baión, bastión del narcotraficante gallego Laureano Oubiña y su mujer Esther Lago, fue intervenido cinco años después de la «operación Nécora», en 1995, para hacer frente a la multa de esta trama.

    Con una extensión de casi 300 hectáreas, las tierras del pazo Baión, símbolo tiempo atrás de la lucha contra el narcotráfico, es hoy por hoy una joya centenaria convertida en una exclusiva bodega.

  2. El Vista Real del clan de los «Charlines»

    Pazo de Vista Real, al fondo
    Pazo de Vista Real, al fondo - efe

    El pazo de Vista Real, ubicado el municipio pontevedrés de Vilanova de Arousa, es una antigua casona gallega construida en el siglo XVIII cuya riqueza histórica y arquitectónica está catalogada con el más alto grado de protección integral por la Dirección General de Patrimonio. Sin embargo, esta edificación, propiedad del ayuntamiento de Vilanova desde 2011, se dio a conocer por ser uno de los caprichos del histórico clan de narcotraficantes de los «Charlines».

    Hoy en día está proyectado que el pazo de los «Charlines» se convierta en un centro de día para mayores.

  3. El Ferrari de Sito Miñanco

    Modelo de Ferrari Testarrossa
    Modelo de Ferrari Testarrossa - abc

    Pionero por cambiar el contrabando de tabaco por el de cocaína, el narcotraficante gallego Sito Miñanco destacó por su vida ostentosa, acostumbrado a desplazarse en un Ferrari Testarrossa.

    En 1986, Sito Miñanco compró el equipo de fútbol de su pueblo, el Juventud Cambados, al que, tras una fuerte inversión, llevó de la Preferente gallega a Segunda B en tres años, quedando a las puertas de ascender a Segunda la temporada siguiente. En la comida que organizó en su chalet para la prensa deportiva se sirvió champán y se degustó el mejor marisco de la ría.

    José Ramón Prado Bugallo coleccionó numerosos bienes, entre los que destacan 17 pisos, 27 fincas, cinco locales comerciales, tres plazas de garaje, tres edificios, tres chalés y tres puntos de amarre en el puerto deportivo de Sanxenxo.

  4. Los bienes de «Culebras»

    «Culebras» manejaba grandes cantidades de dinero
    «Culebras» manejaba grandes cantidades de dinero - reuters

    Naves y locales comerciales, chalés, pisos y fincas en pleno centro de Vigo, Pontevedra y Gondomar, tres coches de alta gama y un yate. Son algunos de los bienes tasados en torno a unos 18 millones de euros, embargados al empresario y narcotraficante afincado en Vigo, Juan Carlos González Martín, «Culebras», el año pasado.

    Vivía en un lujoso chalé de Nigrán, conducía coches de lujo y manejaba grandes cantidades de dinero pese a no conocérsele oficio que hiciera justicia a tal fortuna. Entre las propiedades de «Culebras» también figuran 79 obras de arte y más de 6 millones en efectivo.

  5. La «Repesca» del clan de los «Charlines»

    Parte del dinero y material incautado
    Parte del dinero y material incautado - efe

    La «operación Repesca», en la que fueron detenidas 14 personas vinculadas al clan de los «Charlines» por blanqueo de dinero, ha permitido el embargo de 58 inmuebles y el bloqueo de 3 millones de euros en varias cuentas en entidades suizas.

    Fue en el 2008 cuando Teresa Charlín, hija del patriarca del clan, Manuel Chalín, y otros miembros de su familia recuperaron en una puja varias propiedades que les habían intervenido. Las autoridades sospecharon de este movimiento y decidieron bautizar la investigación policial como «operación Repesca» en alusión a la subasta en la que el clan consiguió repescar varios de sus bienes. Dos años después, a mediados del 2010, se sucedieron los arrestos y decomisos.