Diez lugares para disfrutar de Galicia bajo la lluvia
En Santiago de Compostela «la lluvia es arte» - miguel muñiz

Diez lugares para disfrutar de Galicia bajo la lluvia

La lluvia, fuente de inspiración para artistas y seña de identidad para gallegos, es el referente meteorológico de Galicia por antonomasia. Estos son los diez rincones más hermosos para disfrutarla

Actualizado:

La lluvia, fuente de inspiración para artistas y seña de identidad para gallegos, es el referente meteorológico de Galicia por antonomasia. Estos son los diez rincones más hermosos para disfrutarla

12345678910
  1. Donde la lluvia es arte

    En Santiago de Compostela «la lluvia es arte»
    En Santiago de Compostela «la lluvia es arte» - miguel muñiz

    De lluvia saben un rato. Los gallegos, acostumbrados a pasar un invierno mojado por agua, aseguran que en la capital de la Comunidad «la lluvia es arte». Las calles de Santiago lucen con un brillo especial cuando las precipitaciones empapan sus piedras.

  2. En Vigo «poalla»

    Vistas desde el cielo vigués
    Vistas desde el cielo vigués - abc.es

    Los gallegos tienen más de cincuenta maneras de identificar la lluvia. En algunas zonas babuxa, en otras chuvisca y en Vigo, por ejemplo, poalla. Tres palabras diferentes para designar una misma acción, la de llover. Se dice que babuxa, chuvisca o poalla cuando la lluvia es débil y poco intensa. Un tipo de precipitación típico en la ciudad olívica, menos acostumbrada al cielo gris.

  3. Gota a gota

    Cambados, cuna del vino Albariño
    Cambados, cuna del vino Albariño - muñiz

    Una de las estampas más bonitas, y típicas en Galicia, es la de las hojas de la vid mojadas. En las Rías Baixas, cuna del vino Albariño, es frecuente toparse con esta imagem, principalmente en otoño, cuando se recoge la uva que dará lugar a este caldo.

  4. En un pueblo con mar

    Muros es un pueblo costero de la provincia de La Coruña
    Muros es un pueblo costero de la provincia de La Coruña - miguel muñiz

    Entre sus plazas y callejuelas se esconde el encanto de los soportales marineros de la localidad coruñesa de Muros. Un encanto amplificado en días de lluvia, en los que las calles empedradas de su casco antiguo se «barnizan» y el mar, embravecido, ofrece estampas únicas en el lugar.

  5. Con nocturnidad

    Plaza Mayor en Orense
    Plaza Mayor en Orense - miguel muñiz

    La magia de la lluvia en Galicia se multiplica por las noches. En el corazón de ciudad de Orense, sus calles, sus soportales, sus plazas, todos y cada no de sus rincones, se vuelven encanto bajo el invisible manto de la lluvia, atrapada por la oscuridad nocturna. Cada esquina es un lucero en estas noches de invierno orensano.

  6. Entre España y Portugal

    A Guarda, al sur de la provincia de Pontevedra
    A Guarda, al sur de la provincia de Pontevedra - abc.es

    Un triple paisaje marítimo fluvial y montañoso alberga uno de los más típicos pueblos marineros de Galicia, al sur de Pontevedra. Desde el Monte de Santa Tecla, uno de los lugares más altos de la localidad, se encuentra una vista privilegiada de la desembocadura del río Miño, frontera entre España y Portugal. Una vista preciosa especialmente cuando la lluvia acompaña al atardecer.

  7. Botes amarrados

    Fisterra, en la provincia de La Coruña
    Fisterra, en la provincia de La Coruña - abc.es

    Las gaviotas sobrevuelan el puerto y los botes permanecen amarrados. Es otra de las estampas más características de Galicia. Las localidades costeras de la Comunidad, como Fisterra, cosechan un encanto especial cuando la lluvia es la protagonista.

  8. Paseos con paraguas

    A Lama, en el corazón de la provincia de Pontevedra
    A Lama, en el corazón de la provincia de Pontevedra - miguel muñiz

    El paraguas es un complemento imprescindible en el día a día de los gallegos. El rural es uno de los lugares más hermosos para pasear por las callejuelas y los caminos más verdes de la Comunidad. Un color que se vuelve más intenso cuando las precipitaciones hacen acto de presencia.

  9. Un triángulo con lluvia

    El río Eume a su paso por Pontedeume
    El río Eume a su paso por Pontedeume - efe

    Pontedeume, un pueblo costero de las Rías Altas, es el símbolo de la perfecta unión entre río, mar y montaña. Un triángulo más atractivo si se suma la lluvia, signo de belleza en una Comunidad que conviven a partes iguales con las precipitaciones y las temperaturas suaves.

  10. Del transparente cristal

    Los paraguas son una constante en la ciudad herculina
    Los paraguas son una constante en la ciudad herculina - miguel muñiz

    La Coruña es conocida como la ciudad de cristal debido a las múltiples galerías que adornan las fachadas de los edificios. Unas cristaleras desde las que se puede apreciar con detenimiento la hermosura de la lluvia gallega. La Torre de Hércules o los miradores de la playa de Riazor son algunos de los puntos de la ciudad en los que vale la pena «empaparse» bajo la lluvia.