Diez lugares donde recoger setas en Castilla y León
navagredos
sociedad

Diez lugares donde recoger setas en Castilla y León

La llegada del otoño y las lluvias caídas hacen que sea el momento idóneo para los amantes de la micología

Actualizado:

La llegada del otoño y las lluvias caídas hacen que sea el momento idóneo para los amantes de la micología

12345678910
  1. Navarredonda de Gredos (Ávila)

    navagredos

    En la localidad abulense de Navarredonda de Gredos se encuentra una gran variedad de setas de alto valor culinario. Así nos encontramos a principios de año con Hygrophorus marzuolus desde enero hasta abril; Boletus pinophilus a partir de mayo y el buscado Boletus edulis, desde finales del verano hasta finales de otoño.

    Durante gran parte del año se pueden observar un amplio abanico de setas, gracias a las proximidades de los arroyos que riegan las raíces de los pinos todo el año, y que dan lugar a la Suillus bovinus. También es habiual que con las primeras nieves prosperen especies como Fomitopsis pinicola y Tricholoma portentosum, así como Gyromitra esculenta en la primavera temprana.

    Las amplias praderas producen setas características de montaña, como los extensos corros de la espectacular «cándida» (Leucopaxillus candidus); así como la «seta de cardo» (Pleurotus eryngii) y distintas especies de champiñón.

  2. Sierra de la Demanda (Burgos)

    ical

    La comarca de la Sierra de la Demanda cuenta con una gran variedad micológica, algo que se traduce en una nutrida presencia de recolectores, así como en un ingreso extra de muchos de los habitantes de la zona. La diversidad de habitas y la alta pluviosidad del territorio dan lugar a una numerosa y variada producción.

    Un amplio surtido micológico que reúne especies como manita cesárea, níscalo, champiñón silvestre, seta de cardo, de caballero, pie azul, boletus edulis, senderilla. Una larga enumeración que provoca que en toda la zona haya una gran actividad turística y económica relacionada con el sector, como se traduce en las numerosas Jornadas Micológicas que se celebran en municipios de toda la comarca.

  3. Tabuyo del Monte (León)

    ical

    La localidad leonesa de Tabuyo del Monte es uno de los lugares de toda la provincia con mayor variedad de setas, tal es así que alberga un Centro de Interrpretación Micológico con el que busca potenciar este tipo de turismo. Además ofrece a los visitantes una amplia gama de rutas para descubrir las diferentes setas y hongos que habitan en la zona

    Una experiencia única que se completa cuando se acaba la ruta y se regresa al Centro de Interpretación, donde se procede al estudio y clasificación de las especies recolectadas.

  4. Ampudia (Palencia)

    ical

    A escasos dos kilómetros de la localidad palentina de Ampudia se pueden encontrar setas comestibles como son las setas de cardo (pleurotus erygii) y los níscalos (lactarius deliciosus). Unas especies que nacen en esta zona gracias a la cercanía con los arroyos de El Salón y del Valle S

    También es posible encontrar setas de cardo (pleurotus erygii) en las zonas no cultivadas y caminos de los alrededores del mismo Autilla del Pino.

    Una tercera alternativa que puede que a la postre sea más fructífera es la Comarca del Cerrato. En esa zona hay municipios como Cevico Navero, donde se pueden llegar a encontrar más de cien tipos distintos de setas, siendo el champiñón y la seta de cardo los reyes de la zona.

  5. Ciudad Rodrigo (Salamanca)

    ical

    En el suroeste de la provincia de Salamanca, en la Comarca de Ciudad Rodrigo, encontramos cuatro subcomarcas naturales, Valle de Azaba, Campo de Agadones, la Pre-sierra de Gata y El Rebollar, donde la Naturaleza, la Gastronomía, el Folklore, la micología, la cinegética, la artesanía, el Patrimonio y los numerosos Restos Arqueológicos conforman un espacio que, sin duda, sorprenderá a los visitantes: La Mancomunidad Alto Águeda.

  6. Navafría (Segovia)

    ical

    El pinar de Navafría se convierte a principios de otoño en uno de los epicentros de la recogida de setas en la provincia de Segovia. Un atractivo turístico que ha obligado a poner en marcha un permiso administrativo para la recolección de setas y a cumplir unas determinadas normas de recogida.

    La abundancia del boletus edulis en la zona hacía que fueran muchos los que abusaban de la recolección de estnormativa de recogida ha surgido después de los abusos cometidos en anteriores épocas, en las que el afán de recoger grandes cantidades hacía que muchos desaprensivos cegados por su avaricia, ya que el boletus edulis alcanzaba altos precios de mercado, rastrillaran el terreno y las guardasen en sacos y bolsas de plástico, cosa que conducía directamente a la extinción de la especie.

  7. Matamala de Almazán (Soria)

    iacl

    Anclada en el municipio de Matamala de Almazán se encuentra la ruta 'La Alberguería'. Así, esta senda de 5,1 kilómetros recorre los alrrededores del corazón de Soria con los níscalos, llanegas, parasoles y champiñones como principal reclamo para quienes recorren estos parajes a la caza de una buena ración de setas con las que acompañar sus comidas. La ruta, que transcurre por el interior de una masa de pino maduro, bordea una zona afectada por un incendio en el año 2000, lo cual aporta una flora micológica excepcional, y es perfecta para recorrer tando a pie como en bicicleta por todos los miembros de la familia.

  8. Cogeces del Monte (Valladolid)

    ical

    Los tradicionales niscalos son el reclamo perfecto para el Camino de Solano, en el municipio vallisoletano de Cogeces del Monte. La ruta ofrece facilidades para que todo aquel que quiera pueda acercarse hasta alli para recorrer los siete kilómetros que conforman el camino. Para completar la oferta micológica se ofrecen una serie de paseos guiados por la senda en los que recolectar y aprender a diferenciar los distintos tipos de hongos que nacen bajo la sombra de los árboles.

  9. Lubián (Zamora)

    ical

    En el límite geogfráfico de Castilla y León con Galicia se encuentra la ruta de Lubían, en la zona zamorana de Sanabria. Esta senda discurre a media camino entre la carretera vieja de Lubián y el río Pedro. Durante el transcurso del camino los visitantes llegarán a las localidades de Hedroso o Aciberos. Al pie de la sierra Segundera los visitantes podrán hacerse con champiñones, cándidas, cucurriles o colmenillas rodeados de un paraje salvaje poblado de robles y castaños. Además, en las inmediaciones se encuentra la 'Fraga da Osa', donde se levanta un pequeño ejemplo de bosque mixto caducifolio recluido en el único valle de origen glaciar de la vertiente suroeste de la Sierra.

  10. Tajueco (Soria)

    ical

    Muy cerca de la anterior etapa se encuentra la ruta 'Valdealcón', en el municipio soriano de Tajueco. En este caso la senda se desarrolla al pie del arroyo que bordea esta localidad, lo que unido a las características del terreno propician un gran caldo de cultivo para cada año broten cientos de setas. Entre pinos, espinos y endrinos, los autóctonos y amantes de la micología aprecian el crecimiento de níscalos, tricholomas, lansarones, champiñones y senderillas a lo largo de los 4,8 kilómetros de senda. La escasa irregularidad de la superficie hacen que en la ruta 'Valdealcón' sea habitual ver a los «cazadores de setas» en bicicleta o caminando por ella.