El Real Madrid ajustará el proyecto del Bernabéu tras el veto de Carmena

El Ayuntamiento advierte de que no cederá suelo para reformar el estadio; el club trabaja para integrar el hotel y el centro comercial en en su perímetro

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La ampliación del estadio Santiago Bernabéu, tal y como la soñó Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, no podrá salir nunca adelante con Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento de Madrid. Ayer, el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, de Ahora Madrid, dejó claro en la comisión del ramo que no permitirán un proyecto de remodelación que pretenda ocupar suelo público. «Se podrían estudiar aquellas propuestas de este club u otros que, en base a la modernización del estadio, puedan realizarse siendo compatibles con el interés público, y que se circunscriban al ámbito privado sin alteración ni ocupaciones de suelo público», advirtió contundente.

El reto del máximo representante del club blanco pasaba por ampliar sus dominios en horizontal y construir un hotel de lujo de hasta 200 habitaciones, un centro comercial y zonas verdes. Para ello, Pérez consiguió que el gobierno de Ana Botella (PP) y el de Ignacio González en la Comunidad de Madrid (PP) dieran luz verde el 15 de noviembre de 2012 a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana de 1997. Este acuerdo incluía la permuta de unos terrenos municipales por otros propiedad del Real Madrid. Botella entregaba el aparcamiento del Paseo de la Castellana, situado junto al coliseo blanco, y Florentino otros a la Administración local en Opañel para la construcción de nuevas redes públicas, zona verde y equipamiento.

Inicialmente el TSJM frenó la operación en verano de 2012 al entender que entraban «en conflicto con otros bienes e intereses constitucionalmente protegibles como es la necesaria sostenibilidad del desarrollo urbano con el interés general». En febrero de 2015 anulaba la modificación del PGOU y en abril volvía a pronunciarse en este sentido atendiendo a una denuncia de Ecologistas en Acción.

Buenas relaciones

El Real Madrid manifiesta que las conversaciones con el Ayuntamiento para llevar a cabo la reforma son «excelentes» y destaca la intención de la alcaldesa de realizar este proyecto, que será bueno para el club y para la capital. La entidad madridista ensalza la colaboración de la Alcaldía para abordar una obra que transformará El Paseo de la Castellana.

En la idea inicial, la nueva sede incluía áreas verdes, un nuevo parking, un hotel, un centro comercial y la instauración de una cubierta por encima de todo el perímetro del estadio que impediría la lluvia y permitiría que siempre se jugasen los partidos, sin importar la climatología. Ahora, todos estos objetivos deberán ser rediseñados, pues el Ayuntamiento de la capital ha expuesto que la reforma deberá ejecutarse sobre el mismo terreno que ocupa el estadio en la actualidad.

El Real Madrid ha expuesto que se ceñirá al área que cubre hoy en día su sede y atacará una de las metas que su presidente se ha marcado en su segunda etapa al frente del club. En su primera época, desde el año 2000 al 2006, creó la Ciudad Real Madrid en Valdebebas, inaugurada junto a Di Stéfano y el chaval Dani Carvajal en 2004. Regresó a la dirección de «la empresa» en 2009 y se trazó como objetivo renovar el estadio.

Entre 300 y 400 millones

«Estamos en el principio de todo el proyecto», señalaba ayer la casa blanca. Club y Ayuntamiento acaban de empezar los trabajos conjuntos para acometer la idea y, una vez aprobada, necesitará cuatro años para verla finalizada. Ello significará que habrá obras en los graderíos a lo largo de cuatro temporadas.

El club tiene planificado colocar diversas zonas de grada provisionalmente cuando haya espectáculo y desmontarlas en cuanto terminen para reiniciar inmediatamente las obras y reducir los tiempos de ejecución. El coste de la remodelación variará entre los 300 y los 400 millones de euros.

La marcha adelante de la reforma significará la búsqueda de un gran patrocinador que ponga nombre al estadio. La empresa árabe IPIC, propietaria de Cepsa, ha mostrado al Real Madrid su interés en dar nombre al nuevo coliseo, que podría denominarse IPIC Bernabéu o Cepsa Bernabéu. Hay otras grandes multinacionales que estudiarán esta opción de esponsorización. Ese patrocinio costaría un mínimo de 40 millones por temporada, dinero que podría ser aportado por adelantado y financiaría la propia reforma.